El ministro de Finanzas realizó una teleconferencia como prueba de credibilidad para fomentar inversiones extranjeras sin la intervención del Fondo Monetario Internacional y frente a sanciones de Estados Unidos.

El ministro turco de Finanzas, Berat Albayrak, descartó ayer ante inversores internacionales que su país vaya a pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para superar la crisis monetaria que atraviesa.

Albayrak, que también es el yerno del presidente Recep Tayyip Erdogan, hizo un discurso por la tarde ante miles de inversores originarios de Estados Unidos, Europa y Asia, durante una teleconferencia considerada como una prueba de credibilidad.

“Saldremos aún más fuertes de estas turbulencias”, declaró el ministro, según la televisión estatal TRT. Añadió que su país no tenía previsto recurrir al FMI y que su gobierno trabajaría para atraer inversiones extranjeras directas. La lira turca, que se hundió la semana pasada en un contexto de crisis diplomática con Estados Unidos, mejoró a raíz de sus declaraciones, repuntando ayer por tercer día consecutivo.

Sin embargo, las tensiones entre Ankara y Washington, que desencadenaron la caída de la moneda turca la semana pasada, no muestran sin embargo ninguna señal de mejoría. El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, avisó ayer que su país impondría más sanciones a Ankara si no libera a Andrew Brunson, un pastor estadounidense detenido en Turquía.

“Planeamos aplicar más si no lo liberan rápidamente”, dijo sobre el religioso, arrestado en octubre de 2016 por las autoridades turcas, que lo acusan de espionaje y actividades “terroristas”.

El presidente Donald Trump volvió a defender por su parte al pastor Brunson, al que calificó de “hombre muy inocente”, y consideró que Turquía no era una buena “amiga” de Estados Unidos

El caso Brunson deterioró las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, que tomaron sanciones recíprocas e incrementaron sus aranceles aduaneros respectivos para determinados productos.

El pastor evangélico fue encarcelado en octubre de 2016 durante la ola de detenciones que realizó el gobierno de Turquía tras el fracasado intento de golpe de Estado de julio de ese año contra el presidente Recep Tayip Erdogan.

Inicialmente, Brunson fue acusado de formar parte de un grupo terrorista armado. En 2017, fue imputado con cargos por espionaje e intento de derrocar al gobierno.

En este periodo de malas noticias económicas, Turquía recibió el miércoles una ayuda de peso. El emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad al Thani prometió durante un encuentro con Erdogan en la capital que su país invertiría 15.000 millones de dólares en Turquía. En una señal de que la crisis con Washington incita al gobierno turco a restablecer sus vínculos con Europa, Erdogan habló por teléfono el miércoles con la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, el jueves. Albayrak conversó por su parte con el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, y ambos acordaron reunirse el 21 de setiembre en Berlín, anunció el gobierno turco.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados