El Presidente fue expuesto a un mensaje “tranquilizador” que terminó alterando el mercado, en un día que admiten en el gobierno como “malo”. La oposición peronista “huele sangre” y tensa relaciones.

La escalada del dólar a 34,50 pesos luego del mensaje del presidente Mauricio Macri no sólo generó preocupación por el futuro de la economía -y los bolsillos de los argentinos por una inflación hoy sin techo- sino ruidos dentro del oficialismo: algunas de las versiones sobre la renuncia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que circularon ayer partieron desde el seno del gobierno y, aunque fueron desmentidas oportunamente en Balcarce 50, también quedó bajo la lupa la comunicación gubernamental ante la crisis.

Muestra de esto último fue la improvisada rueda de prensa ofrecida por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que habló al atardecer en Casa Rosada tratando de tranquilizar al mercado aseverando que el presidente no tenía detalles de la última negociación con el FMI para que se aceleraran los desembolsos que despejen la incertidumbre financiera hacia 2019. En paralelo un comunicado del organismo multilateral admitió que se estudia ajustar el “cronograma” del préstamo, sin dar definiciones.

Con todo, el funcionario tuvo que salir a dar la cara luego del breve mensaje de Macri grabado bien temprano desde Olivos, antes de la apertura de los mercados, que no conformó a los operadores que empujaron la divisa casi un 7 por ciento arriba de su cotización anterior. Desde comienzos de año el peso se devaluó casi un 75% con salarios claramente a la baja.

Lo cierto es que la nueva corrida cambiaria mostró una Casa Rosada prácticamente sin funcionarios de peso. Es que Macri tuvo actividad oficial en Olivos y pasado el mediodía mantuvo una nueva reunión de la Mesa de Comercio en un predio de Vicente López. Y luego se recluyó en la residencia presidencial en distintas reuniones con sus ministros.

Pasadas las 15 un asesor de Jefatura Gabinete salía presuroso de Balcarce 50 para una cita. Al ser consultado sobre si estaba preocupado por la crisis, soltó que “se complica, pero la cuestión de fondo se está ordenando”.

Ese singular razonamiento quizás explique la decisión de exponer al jefe de Estado a un mensaje “tranquilizador”, sin precisiones, que terminó alterando el ánimo del mercado. “Garantizar el financiamiento para 2019 nos va a permitir fortalecer la confianza y retomar el sendero de crecimiento lo antes posible”, dijo Macri con un tono zen.

Ayer en Casa Rosada los integrantes del equipo de Comunicación intentaron minimizar los costos de tamaña decisión. “Fue una decisión del equipo de gobierno que hablara el Presidente, no de alguien en particular”, dijo una calificada fuente consultada al tiempo que admitió que “fue un día malo, raro. Mañana (por hoy) esperemos haya repercusiones del mensaje (presidencial) y baje el dólar”, indicó.

Los funcionarios se burlaron de las versiones de cambios en el gabinete, como aquellos que aventuraban el desplazamiento de Marcos Peña por Rogelio Frigerio u Horacio Rodríguez Larreta, y la eventual llegada a Interior de Ramón Puerta, como un gesto hacia el PJ.

“No va a haber ningún cambio”, enfatizaron.

Pese a todo, algunos ministros sostienen en la intimidad la necesidad de oxigenar el gabinete, llamar a una mesa de diálogo intersectorial y cerrar el Presupuesto como un paquete de medidas que muestre un cambio de rumbo. Luego del fracaso de las mesas de Diálogo y Producción, Marcos Peña se opuso a la convocatoria a estas instancias de debate.

Por la tarde un dirigente del oficialismo bonaerense consideró “arriesgado” el mensaje tempranero de Macri y expuso cierto malestar que se respira en la administración provincial. “Nos tiraron por la cabeza EDENOR y EDESUR y el año próximo vamos a tener la mitad de los recursos que teníamos pensados, o sea $ 40 mil millones, por lo del Fondo del Conurbano. La situación en el Conurbano está difícil más que nada en el tercer cordón, se ven situaciones de pobreza que duelen”, graficó ante la consulta de este diario.

En este marco, la oposición peronista “huele sangre” y tensiona el vínculo con el oficialismo. Por la mañana la CGT anunció un paro para el próximo 25 de setiembre, una medida no sólo vinculada por la situación económica sino por la interna con el moyanismo.

El triunviro Juan Carlos Schmid dijo que “el empleo está en una curva descendente, la inflación aumenta y los índices hablan por sí solos, mientras los jubilados sufren los efectos de la reforma previsional y la educación vive un momento trágico. Por estas razones y más es importante expresar nuestro rechazo con el paro del 25”.

Poco más tarde, 6 gobernadores junto a Sergio Massa se reunieron en el CFI, en el microcentro, para rechazar la propuesta oficial del Presupuesto 2019. De hecho, se suspendió la reunión del Ejecutivo con ministros de Economía provinciales prevista para esta semana. Ahora los mandatarios opositores piden eliminar los ATN, algo que rechazaron los negociadores oficiales en la reunión de la semana pasada, y activar las retenciones a la minería, que Macri no considera pertinente.

Por ello se avizoran diferencias en las negociaciones. Dujovne fue tajante frente al pedido de los gobernadores de buscar compensar los recortes con una ampliación de “la base imponible” -hay consultas con la AFIP, pese a todo- al asegurar ayer que “escuchamos los pedidos si son razonables y no distorsionen la actividad pero ratifico que vamos a seguir trabajando por el lado del gasto y la baja de impuestos”, cuyo fin último es garantizar la reducción del déficit fiscal comprometida con el FMI.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados