Los futbolistas que llegan a niveles de élite tiene habilidades y capacidades para trabajar las presiones, los miedos y las ansiedades, es decir para manejar el estrés, pero en una final del calibre como la que jugarán Boca y River aumentan ese estrés, las presiones y los miedos, y eso tiraniza las mentes de los jugadores aún recibiendo ayuda.

Que los dos planteles cuenten con un psicólogo deportivo es un avance. River lo tiene hace muchos años y Boca lo incorporó hace poco. Estos psicólogos son profesionales especializados en el deporte, nada de brujos, ‘coachs’ ni pseudo profesionales. Esto ayudará a los jugadores a manejar el estrés, aunque se trate de hombres consagrados y tengan mil batallas encima.

Ya un River-Boca es una presión extra; una final es una presión extra, una Copa Libertadores es una doble presión y si sumamos todo, es un combo que se multiplica. Con toda la carga externa que se le pone a estos partidos, sólo un diez por ciento de los jugadores dará el mismo potencial que alcanza en un partido común de campeonato.

Pablo Pérez, futbolista de Boca, dijo que no se puede disfrutar un partido así, pero la mayoría de los jugadores de élite no disfruta salvo cuando el equipo va ganando 5-1.

Será interesante ver cómo hace Agustín Rossi para rendir bajo la presión que significa el arco de Boca; ya que siempre le estén trayendo a alguien para ocupar su lugar.

Desde lo psicológico están muy parejos, aunque también juegan lo técnico, lo táctico y lo físico. Es un 25 por ciento de cada factor en la torta del rendimiento.

(*) Licenciado en psicología

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados