p EXHIBIO SUPERIORIDAD DE PRINCIPIO A FIN. SE PUSO EN VENTAJA AL MINUTO Y SE FRENO EN EL 2 A 0 ANTES DE LOS TREINTA Y SU GENTE NO SE OLVIDO DEL EX IDOLO QUE AHORA VISTE LA CAMISETA DE BOCA. NEWELL’S, UNA SOMBRA.

S e puede dar rienda suelta a la ilusión en tan solo un partido?. En este fútbol sí, claro que sí. Vélez ofreció un muy buen primer tiempo. En menos de media hora liquidó el partido como para pensar que, después de haber estado abocado, la temporada anterior, a situaciones a las que no está habituado, ahora puede soñar con objetivos que por historia le corresponden. Armó una fiesta, le sobró un tiempo y encima, su gente se acordó de Mauro Zárate (“el que no salta es un traidor” fue el hit más escuchado, junto a canciones que insultaban a Boca). Newell’s fue un alma en pena, mejoró algo cuando entró Figueroa (no se entendió porqué De Felippe lo tuvo sentado en el banco todo el primer tiempo). Pero nunca alcanzó la estatura de equipo suficiente como para no pensar en el descenso.

Siempre es fácil caer en un lugar común. Pero Vélez tuvo la “facilidad” de salir con un gol “desde los vestuarios”. Vargas empezó a edificar su gran partido ejecutando un tiro de esquina, Nico Domínguez (de buena adaptación también a lo que le pide Heinze) intervino para que Abram, que se mostró bastante en posiciones ofensivas, pusiera en ventaja a su equipo, de cabeza.

No fue casualidad. El equipo de Heinze no frenó su apetito ofensivo, haciendo circular la pelota en forma más que correcta, con un extraño doble volante central que rindió a satisfacción (generoso aunque intermitente en la primera media hora fue el aporte de Giménez, más retrasado que de costumbre) y en ese contexto llegó el segundo cuando Fontanini, de manera casi infantil, bajó al peruano Abram dentro del área, para que Vargas, ejecutando con clase el penal, decretara lo que iba a ser la chapa final del partido, antes de la media hora. El resultado podía ser mayor. La defensa hacía agua por los cuatro costados, salvo Paredes, que salvó una clara situación.

La única herramienta con la que contaba Newell’s en el primer tiempo, como para inquietar era Amoroso, pero De Felippe lo sacó. De todos modos, hay que anotarle un acierto al entrenador: haber incluido a Figueroa con el cual, Newell’ s creció bastante en lo futbolístico y tuvo una situación clara, por intermedio del volante, que exigió a Domínguez a ir abajo y cuando se iba al gol, Laso no tuvo miramientos a mandarla a cualquier parte. Aunque se expuso a un par de contras bien solventada por Ibañez, la más clara, ante Bouzat.

Pero no se preocupó demasiado su gente en el “Teatro Colón del Fútbol Argentino”, se prepara para nuevas y buenas funciones.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados