L a fiscalía venezolana prometió ayer actuar para “extirpar” conspiraciones contra Nicolás Maduro, tras el atentado que el presidente dijo haber sufrido con drones cargados de explosivos.

El fiscal general, Tarek William Saab, calificó de “intento de magnicidio” el estallido de un dron cargado con explosivo C4 frente a la tarima en la que Maduro encabezaba una parada militar el sábado en Caracas.

La Fiscalía “va a perseguir dentro del marco de la ley a quienes conspiren”, dijo Saab, de línea oficialista y quien acompañaba al gobernante socialista en la tribuna. Denunció además que la oposición ha recurrido habitualmente a “la violencia” durante la era chavista. “Que este hecho sirva para extirpar de una vez por todas cualquier intento violento de atentar contra la paz”, advirtió. Maduro tenía previsto recibir una marcha de partidarios en el palacio presidencial de Miraflores, pero su aparición fue cancelada. Suele ocurrir que el gobierno convoque a actos con el mandatario en los que éste no aparece.

“Vinimos a apoyar al presidente luego del acto terrorista que sufrió”, dijo a la AFP Francisca Harvey, de 53 años, mientras avanzaba hacia una tarima con una enorme pantalla en la que se leía: “Maduro parato”.

Desde allí, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, alertó que un magnificio desataría una ola violenta: “No piensen, señores de la burguesía, de los partidos de oposición, que gobernarían un instante. Se encendería Venezuela”.

El fiscal confirmó que dos hombres fueron detenidos “en flagrancia” mientras operaban desde un automóvil un segundo dron que se estrelló contra un edificio.

No los identificó, como había prometido, y tampoco se refirió a otras cuatro capturas anunciadas previamente. En los incidentes, ocurridos durante el aniversario de la Guardia Nacional, resultaron heridos siete militares.

Según Saab han sido identificados “todos los autores materiales” del ataque y “sus colaboradores”. Maduro asegura que el ataque “fue ordenado” desde Colombia, con vinculación del presidente saliente Juan Manuel Santos, y que los “financistas” están en Estados Unidos.

Un informe policial al que tuvo acceso la AFP identifica a uno de los hombres como César Saavedra, apresado cerca del edificio donde estalló el segundo artefacto.El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “está preocupado” y “rechaza cualquier acto de violencia”, dijo ayer un portavoz del organismo.

Santos, quien entregará hoy el poder al derechista Iván Duque, juzgó como insólita la acusación de Maduro. “No se preocupe. El sábado estaba en cosas más importantes, bautizando a mi nieta”, respondió a Maduro por Twitter.

Entre esos cruces, un militar venezolano murió y dos resultaron heridos en la región del Catatumbo, limítrofe con una zona cocalera colombiana donde operan guerrilleros, narcotraficantes y paramilitares, según un parte oficial conocido por la AFP.Un supuesto grupo de militares y civiles rebeldes, que se define como Movimiento Nacional Soldados de Franelas y hasta ahora desconocido, se atribuyó el atentado contra Maduro. El gobierno vincula a un detenido con el asalto al fuerte militar Paramacay (estado Carabobo), ocurrido hace exactamente un año y durante el cual una veintena de hombres, comandos por un excapitán de la Guardia, robó 21 fusiles.

Esa irrupción fue reivindicada por el policía Oscar Pérez, abatido junto a otras seis personas el 15 de enero, seis meses después de lanzar granadas y disparar desde un helicóptero contra la Corte Suprema y el Ministerio de Interior, en Caracas, sin heridos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados