La casi segura transferencia al Barcelona del joven delantero argentino e integrante de la Selección, despierta expectativas que trascienden inclusive el territorio del club catalán, provocando la opinión del entrenador campeón del mundo en Argentina 78, quien hace un análisis profundo de sus virtudes y características

Atardece en Buenos Aires. Después de algunos comentarios relacionados con la marcha de la pandemia, recordando en otro plano aquel encuentro de hace 60 años que en La Habana mantuvieron el Che Guevara, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir y sacándole punta a la histórica entrevista de Truman Capote a Marlon Brando en 1957, publicada por The New Yorker, le preguntamos al Flaco Menotti sobre la inminente llegada de Lautaro Martínez al Barcelona.

Su respuesta fue amplia y certera: “Ya era figura en Racing. Por eso Zanetti lo siguió y lo llevó al Inter. Tiene potencia, gol, carácter, mucha personalidad. Y además una buena relación con Messi por su paso en la Selección. Es un muchacho educado, serio, aplicado, que sabe moverse en el área y fuera del área. Tiene raza, calle. Las calles de Bahía Blanca, donde nació. Y todo esto se nota en la cancha. Es muy decidido, valiente para jugar, con técnica, velocidad, manejo. En definitiva, es un muy buen jugador. Distinto a Batistuta en sus características, en el caso que intentemos compararlo. Este pibe puede arrancar de atrás y ser segunda punta. Y también complementarse con Luis Suárez, porque juega al servicio del equipo con generosidad y sin vanidades. No creo que sufra en el Barça grandes problemas de adaptación, como por ejemplo los tuvo el francés Griezmann. Claro que el Barça no es el Inter. En Inter tenía la contra. Y de contra él es mortal. En Barcelona la idea es otra. Pero confío en su personalidad y en sus condiciones, que no son pocas”.

¿A los 22 años, Lautaro Martínez ya es un monstruo del fútbol mundial? La respuesta es taxativa: no. Sin embargo, el Barcelona podría desembolsar 111 millones de euros pagándole al Inter la cláusula de rescisión por el delantero argentino o 60 millones y la cesión de dos jugadores.

En poco más de un año y medio en Italia, Martínez logró conmover a Europa, convirtiendo 27 goles en 69 partidos. ¿Qué lo distingue? Una gran capacidad resolutiva, incluso en circunstancias de alta complejidad. O barriendo el piso como suelen hacer los defensores para ir a la intercepción de una pelota imposible de controlar.

Sin ser la expresión clásica de un delantero con una extraordinaria riqueza de maniobra, sabe imponerse en el mano a mano porque conjuga potencia, lectura del juego y un nivel de agresividad ofensiva infrecuente. Su explosión inmediata en el Inter también expresa una adaptación, sin pausas, a las demandas físicas, técnicas y estratégicas del fútbol europeo.

No padeció el síndrome del jugador que tiene que encontrar sus tiempos y sus espacios para desarrollar sus capacidades. Arribó al Inter como suplente de Mauro Icardi y rápidamente comenzó a rendir desde que convirtió su primer gol el 28 de septiembre de 2018 ante el Cagliari. Cuando Icardi en junio de 2019 partíó al París Saint Germain (PSG), Martínez fue confirmado como titular, creciendo de manera progresiva en su rendimiento.

Y creció de tal manera que se convirtió en la última temporada en un futbolista atrapado por ofertas irresistibles. De hecho, el Inter no podrá retenerlo. El Barça, a pesar de contar con el uruguayo Suárez (33 años) como atacante central, se enfocó en Lautaro como si fuese la representación del intérprete más destacado y desequilibrante de las nuevas generaciones.

Ni el Kun Agüero en otros momentos y en otras etapas brillantes de su carrera, generó el interés que hoy le despertó al club catalán el ex goleador de Racing. ¿Qué reúne Lautaro Martínez para liberar tantos millones de euros? La cara y el perfil de una renovación que pueda encuadrarse como el ladero perfecto de un Messi que a los 33 años ya no observa tan lejano su crepúsculo.

¿Martínez, como diría el Flaco Menotti, podría encarnar el talento complementario de Messi? ¿Y ser la versión enriquecida del uruguayo Luis Suárez? Neymar, en su paso por el Barça, no se planteó la posibilidad de ser la segunda guitarra de Messi. Él quería ser la primera estrella. Y como no lo logró, abandonó el Barcelona buscando en el PSG esa corona que finalmente no encontró. Ahora quiere volver. Pero en el caso que vuelva (prácticamente imposible que se concrete su retorno), nada seguiría igual que antes.

El pibe de oro en el 2020 es Martínez, aunque Messi por encima de cualquier consideración, sea calificado, con razón, como el mejor jugador del mundo. Lautaro no llegará para ser el heredero de Messi como soñaba Neymar, sino para acompañarlo sin resignar en absoluto su protagonismo.

Las palabras iniciales de Menotti editaron una especie de radiografía futbolística muy positiva. Esas virtudes que el entrenador campeón del mundo reivindicó, también conquistaron al Barcelona. Es evidente que la aventura de Martínez por Europa adquirirá otras dimensiones. Jugar en el Barça y funcionar en la frecuencia de ese fútbol que el entrenador Quique Setién pretende imponer, no guarda muchas equivalencias con lo que le pedían en el Inter junto a su compañero de ataque, Lukaku.

Las señales que iluminan a Lautaro es que ya compartió el juego con Messi en la Selección. Es cierto, le faltó una mayor sintonía fina para tocar y devolver. En el Barça tendrá que encontrarla. Y en lo posible, sin grandes demoras.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados