Rescatan a perro atado y abandonado en taller de Parque Chacabuco, a partir de reiteradas denuncias de los vecinos

Un perro que estaba abandonado y atado en la terraza de un taller de Parque Chacabuco fue rescatado con lesiones y falta de alimentación, mientras que su dueña fue imputada por los delitos de maltrato y crueldad animal, motivos por los que desde 2016 fueron rescatados más de 3 mil animales sólo en Capital Federal.

En este último caso, a partir de reiteradas denuncias de los vecinos por violación de la Ley de Protección al Animal 14.346, veterinarios de la Gerencia de Protección Animal del Gobierno de la Ciudad se acercaron al lugar con el objeto de constatar el maltrato.

Sin embargo, la dueña se opuso al procedimiento, por lo que el fiscal Matías Michienzi, de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental, debió solicitar una orden de allanamiento para poder ingresar y examinar al perro.

Una vez que el procedimiento fue autorizado por Pablo Casas, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 10 de la Ciudad, se verificaron lesiones visibles y falta de alimentación, así como un ámbito inadecuado sin agua ni comida.

A raíz de este diagnóstico, el fiscal Michienzi dispuso el traslado del perro al Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires, para que se realice una evaluación integral del animal.

Posteriormente, el perro será llevado a la ONG “La banda de Sarita”, que conduce Sara Godoy, en la localidad de Florencio Varela, especializada en la recuperación progresiva de animales.

“La denuncia de los vecinos nos ayuda a detectar los casos de maltrato. La Fiscalía puede rescatar a los animales e imputar a sus responsables”, resaltó el fiscal. La imputada por actos de maltrato y crueldad animal enfrenta penas que van de 15 días a un año de prisión.

En ese sentido, según el informe de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (Ufema), que comenzó a funcionar en marzo del año pasado, más de 3 mil animales fueron rescatados de la “venta ilegal, el maltrato y el uso indebido en actividades lucrativas” desde 2016 en la ciudad de Buenos Aires.

“El mayor núcleo de secuestro fue en las cinco causas de la Feria Ilegal de Pompeya, donde en un principio se rescataron especies silvestres y en la actualidad también animales domésticos y aves en el marco de la contravención de uso indebido del espacio público en el desarrollo de actividad lucrativa”, precisó la Ufema.

LEA MÁS:

Desde el organismo apuntaron además que el otro flujo de secuestros y rescate de fauna lo generaron los casos de “ejercicio ilegal”, donde “comercios habilitados como casas de mascotas y veterinarias vendían ilegalmente especies silvestres”.

“El otro gran porcentaje son los casos de maltrato animal, ya sea por personas a las que se las denomina ‘acumuladores’ o por los criaderos ilegales de animales, principalmente de perros y gatos”, detallaron las autoridades. El 50% del total de las especies rescatadas son remitidas a la Fundación Azara, en la localidad de Tigre, mientras que un 15% va a la Reserva Costanera Sur (Recs) del gobierno porteño para su cuarentena y posterior liberación a su hábitat natural.

Asimismo, el 30% son animales domésticos como perros y gatos, que son remitidos a ONGs donde son recuperados y, por orden judicial, se genera un proceso de adopción responsable de las mascotas.

El 5% restante son equinos, principalmente ponys y caballos, que son remitidos al Centro de Asistencia Equina (CAE).