Al advertir que muchas familias no pueden pagar ni el codificado ni el abono básico de la televisión por cable, la entidad barrial decidió ofrecerlos en su sede para la comunidad, con entrada libre y sin cargo.

Tras el regreso de las transmisiones televisivas codificadas de fútbol de primera división, las autoridades del Club Atlético y Social Independiente de Hurlingham (CASIH) -ubicado en Francisco Miranda 849- decidieron abrir las puertas de la institución para que los vecinos puedan ver gratis los partidos de la Superliga Argentina.

”Entendemos que el club es un actor clave de inclusión en el barrio como eje articulador de una diversidad de iniciativas que toman forma allí. Por eso surgió la propuesta de ofrecer nuestra sede para pasar los partidos y recibir a todos aquellos que quieran venir, sin obligación de compra, con entrada libre y gratuita”, afirmaron los miembros de la comisión directiva del CASIH.

En marzo, la Comisión Audiovisual de la AFA cerró el acuerdo para que la alianza empresarial Fox-Turner obtenga la exclusividad de los derechos de televisación del fútbol argentino.

De ahora en más, y por los próximos cinco años, no se podrán ver los encuentros de la Superliga Argentina por la televisión abierta, como ocurría a través del programa Fútbol Para Todos.

Con el nuevo contrato, todo aquel que quiera ver en directo los encuentros deberá pagar una cifra aproximada de 1400 pesos, entre el abono del servicio al cable operador y el plus por el pack del fútbol. ”Muchísimas familias que no están en condiciones de abonar dicha suma estarán excluidas de la posibilidad de acceder a este bien cultural y social”, señalaron los directivos de Independiente de Hurlingham.

Ante esta situación, los representantes de dicha entidad deportiva -que recientemente cumplió 90 años de vida-, se pusieron como objetivo reposicionar al club en su rol social y cultural, y resolvieron poner a disposición de sus socios y de los vecinos de la zona las instalaciones de la institución para que todos puedan ver los partidos del fin de semana.

La iniciativa fue puesta en marcha el domingo pasado, día en el que se invitó a la comunidad a palpitar el superclásico en el propio establecimiento.

”Creemos que el mercado no debe ser el que decida quién puede y quién no ver los partidos de nuestro fútbol en directo. Creemos que colectivamente podemos resolver necesidades que en forma individual serían imposibles. Estamos convencidos de que si nos organizamos, ganamos todos”, expresaron las autoridades del CASIH. ”Por todo esto, los esperamos a todos el próximo domingo y todos los demás a compartir en un ambiente familiar el deporte que a los argentinos más nos gusta y mejor sabemos jugar”, concluyeron.

Aparecen en esta nota: