Con el simple besuqueo de una teta femenina, un diputado desbordado por la lascivia y la desidia, escandalizó a todo el país y provocó la reacción inmediata de toda la clase política. Así fijó el límite que no se debe pasar: legislar y copular al mismo tiempo no está permitido. Por ahora, peor que Ameri no hay nadie (solo por ahora).

El Sargento Juan Bautista Cabral murió el 3 de febrero de 1813 en el combate de San Lorenzo cuando heroicamente socorrió al general José de San Martín que había caído de su caballo y estaba indefenso. Sin pensarlo, con un arrojo innato, salvó a su jefe, sin saber que con ese acto salvaba la Independencia de la Argentina y de toda América del Sur.

El 25 de septiembre de 2020, durante una sesión del Congreso a través de una video conferencia, el diputado Juan Emilio Ameri (Frente de Todos) murió política y civilmente, cuando sin pensarlo, con una desidia natural le besaba un pecho a una señorita mientras el mundo veía la escena porque la cámara de su computadora estaba encendida- Con ese acto "heroico" se convirtió en "el peor de todos" y salvó -al menos por un tiempo- al resto de los políticos por efecto de la comparación.

Sin proponérselo, Juan Emilio Ameri -un ejemplo absolutamente contrario al Sargento Cabral-, le brindó un gran servicio a toda la dirigencia política y probablemente al país. Si arriesgar su vida, siendo un impresentable y con el solo acto de besar una teta, marcó un límite que no deben traspasar los diputados, senadores, funcionarios y cualquier individuo que cobre un sueldo del Estado, es decir, que pagan todos los contribuyentes. Los ciudadanos se bancaron la foto del senador Esteban Bullrich (Juntos por el Cambio) que puso en su reemplazo durante una sesión por videoconferencia de una comisión de la Cámara alta y otras desprolijidades "en vivo", pero dejaron en claro que copular y legislar mismo tiempo y en directo es algo que no soportan. Aún cuando algunas leyes producen consecuencias similares a una virrtual violación de los derechos civiles.

El primero en reaccionar fue Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados e integrante de la alianza Frente de Todos que gobierna la Argentina. La tuvo clara antes que todos. El hombre es rápido y supo que si no reaccionaba inmediatamente el escándalo se los podía llevar puestos a todos. Los autoconvocados y la oposición no llegaron ni siquiera a mandar un twit antes de que Ameri fuese rajado/renunciado. El resto de la clase política no tuvo opción y todos repudiaron al legislador mimoso y exhibicionista.

Por ahora, peor que Ameri no hay nadie

Otra de las consecuencias de la inconducta del exdiputado Ameri es que se convirtió en el antimodelo. Sus excolegas tendrán que esforzarse mucho para superarlo y que pueda decirse: "Este es peor que Ameri".

Quizás alguno se anime e intente participar de próximas sesiones virtuales desde el baño de su casa, o desde la cama acompañado por una o más personas, pero parece poco probable. Se necesitarían ciertos conocimientos y facilidades técnicas de los que la mayoría de los legisladores argentinos carece.

Podría darse una escena en la que el legislador X estuviese en la cama con un hombre y una mujer y al ser visto por sus pares del Congreso y todo el mundo se justificara diciendo: "Quise adherir a la política de diversidad de género impulsada por nuestro presidente", si es oficialista. O, en caso de ser opositor, podría argumentar: "Son dos militantes de La Cámpora que me pusieron en la cama para desacreditarme".

Un impresentable enorme en un mercado chico

Un escándalo de la magnitud del protagonizado por Ameri merecía un mercado más grande. En Estados Unidos su historia fulminante y viral hubiese merecido la inmediata oferta para la producción de una o varias películas triple X y decenas de notas en shows televisivos con chachets en dólares de seis cifras o aún más grandes. "Chupo y legislo", podría ser una de las películas de la saga del diputado succionador.

Hasta el próximo escándalo

Invariablemente, en la Argentina un escándalo tapa a otro y así nos vamos olvidando del anterior. Por eso, la superación del "affaire Ameri" es sólo cuestión de tiempo. ¿Cuánto?. Nadie lo sabe, pero puede ser poco porque cuando toma estado público un hecho como el diputado succionador significa que, seguramente, hay otros similares.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados