Diario Popular entrevistó a vecinos del barrio Haras Santa María de Escobar. Gastos excesivos, amenazas, una violación y un intento secuestro.

Cuando se piensa en calidad de vida y seguridad, la mayoría de las personas tienen en su mente que eso es posible en los barrios privados. Pero no siempre es así. En esta primera parte de la investigación especial de Diario Popular, un grupo de vecinos del Haras Santa Maria de Escobar narró los graves hechos de violencia que vienen padeciendo desde 2012.

Los hechos denunciados incluyen desde gastos de administración sin comprobantes y expensas excesivas hasta una violación y el intento de secuestro de una copropietaria del costoso barrio de Escobar.

Reclamos colectivos desde hace 9 años

En 2013, un grupo de 80 copropietarios del Barrio Santa María de Escobar reclamaron a la Administración -por nota y carta documento- una mayor transparencia de las cuentas, "ya que -indicaron- figuraban gastos que en realidad veíamos que no se realizaban, sueldos de personal inusualmente onerosos y servicios que no se prestaban, así como graves falencias en la seguridad pese a que se abonaban y abonan (hasta hoy) cifras millonarias por tal servicio, aumentos de las expensas y contrataciones de servicios sobre los que los propietarios no podíamos decidir".

En diálogo con Diario Popular, los vecinos dieron el detalle de algunos de esos gastos desmesurados e inexplicables. "Uno de los reclamos mas fuertes es que los servicios de luz de las áreas comunes en desarrollo y de los futuros lotes que debía entregar la desarrolladora se incluían en las gastos comunes o expensas, así como servicios telefónicos que superaban los 700 mil pesos mensuales hace mas de 8 años, una deuda con ARBA de 10 millones de pesos que correspondía pagar legalmente a la desarrolladora del barrio" y no a sus nuevos copropietarios, explicaron los vecinos perjudicados.

Inseguridad: Violación, intento de secuestro y robos

A los gastos excesivos e injustificables denunciados por los copropietarios de Santa María de Escobar, se sumó la absoluta falta de seguridad.

Una de las copropietarias -que es abogada y que fue la patrocinante de las denuncias judiciales- refirió: "El tema más grave es el de la seguridad. Llegamos al límite cuando en 2009, una propietaria fue violada en su casa, donde estaba con su familia, con dos hijos pequeños", aseguró. Hecho por el cual la administración del barrio fue condenada a abonar una importante suma indemnizatoria a la familia damnificada.

A este gravísimo hecho, se sumo otro no menor: "En 2015 intentaron secuestrar a una propietaria llevándosela en el baúl de un auto, pese a que se cuenta con cámaras y personal de seguridad que debe recorrer permanentemente el interior y el perímetro del barrio para proteger a sus habitantes".

Además, agregó el vecino, en Santa María de Escobar "sufrimos hurtos y robos frecuentes que, llamativamente, ocurren cuando el personal de seguridad no está donde debe estar o se encuentran 'distraídos'".

En ese sentido, indicaron la falta de control de nuevos inquilinos y recordaron que en marzo pasado fueran allanadas dos viviendas en las que habitan delincuentes-inquilinos que habían cometido robos dentro del barrio.

Video: así entran y salen los ladrones

Robo, así entraba y así salían

Pedofilia y prostitución

Los vecinos también recordaron un hecho aberrante ocurrido en marzo de 2018, cuando la policía allanó una vivienda del barrio, donde funcionaba una red de pedofilia y de prostitución de menores.

"Obviamente -indicaron- no responsabilizamos a la Administración por este hecho. Pero nos preguntamos: ¿se controlan los antecedentes de quienes ingresan al barrio sea como propietarios, inquilinos o visitas? ¿Cómo es posible que estos hechos resultaran tan visibles para toda la sociedad y ausentes para la vista de quienes deben velar por la seguridad del barrio?

Abril 2021: Violento robo a metros de la puerta de acceso

"El año pasado, en abril, a metros de la entrada principal, donde se encuentra instalada la garita de seguridad para el ingreso al barrio, un vecino sufrió un robo violento en el interior de su vivienda, en el que perdió su dentadura por los golpes que le dieron los ladrones, que lo maniataron y torturaron durante más de cuatro horas, con el fin de que indicara dónde guardaba su dinero. Todo pasó llamativamente inadvertido para la seguridad del barrio que estaba a metros del lugar", recordó otro de los vecinos.

Audio de uno de los vecinos:

Audio Robo

Como ocurre con las mafias, apriete y silencio

En este punto, varios de los vecinos consultados por Diario Popular narraron lo mismo: "Siempre tratan de silenciarnos, como si fueran parte de una organización mafiosa que se maneja con la ley de la omertá (ley de silencio de la mafia siciliana)".

"Los vecinos son desalentados para que no reclamen por diversos medios -explicaron-. Colocan (a los propietarios) en la liquidación de expensas como morosos con grandes deudas incausadas y multiplicación de intereses punitorios para que los otros vecinos los señalen, multas por supuestas infracciones al reglamento de copropiedad, cobro de canon de construcción de obras no realizadas....".

Pero, según los vecinos, los presuntos "aprietes" no terminan allí. "Otra metodología de presión -explicó un vecino- es impedir el acceso a la propiedad del denunciante de delibery, visitas, materiales de construcción y hasta parar obras con argumentos tales como supuestas infracciones a un reglamento interno que modifican a su antojo y de acuerdo con su conveniencia".

"Tampoco dejan que los vecinos que se quejan y denuncian puedan ingresar muebles u otros pedidos, provocan actos de violencia e, incluso, turbación de la posesión (no dejan disponer libremente de las viviendas)", añadió otro propietario de Santa María de Escobar.

Divide y vencerás

Según la narración de los vecinos, la sutileza de los presuntos "aprietes" de la Administración del barrio contra los vecinos llega hasta imponer la máxima "Divide y vencerás" usada por Julio César y Napoleón.

Un vecino empresario del Haras Santa María de Escobar contó que la Administración "genera disidencias entre vecinos, como poner a la comisión de golf contra la de tenis, la de tenis contra la de futbol y otras artimañas por el estilo con el fin de que unos hablen mal unos de los otros".

Comunicaciones controladas

En este punto, el denunciante se refirió al control de las redes sociales aplicado por personeros de la administración del predio y mencionó al "Señor Andrés S., quien maneja las comunicaciones entre vecinos y dispone quién puede acceder al barrio". "De hecho -agregó- las comunicaciones de los grupos de WhastApp y Telegram también están controladas y cualquier manifestación contraria a la Administración es borrada por el propietario Marcelo S. que es del entorno de la administración. De hecho, es casi imposible armar grupos en redes porque los infiltran y desarticulan", aseguró.

También destratan y echan sin causa a personal del barrio

La metodología mafiosa también se aplica al personal del barrio escobarense. Según los vecinos entrevistados por Diario Popular, "mediante aprietes de todo tipo se deshacen del personal que no acepta cometer irregularidades". "Solo les prohíben el ingreso al barrio y después ven qué hacen".

Caballos pasados de droga

Siempre según el testimonio de vecinos del Haras Santa María de Escobar, en 2014 se produjo un caso que tuvo repercusión interna y externa porque incluía maltrato animal y un grave riesgo para los niños que acudían a practicar equitación.

Ese año, el encargado del Haras fue echado con violencia -junto a su mujer embarazada y su hija de cinco años de edad- de la vivienda que la Administración le había asignado en el barrio para que pudiera cumplir con su trabajo. "Con amenazas, los echaron una noche de lluvia y frío, sin posibilidad de sacar sus cosas", contó un vecino.

El empleado había pedido que se dejara de drogar a los caballos que el cuidaba, narraron los vecinos que dijeron contar con pruebas documentales de tal actitud. Lo había hecho no solo para proteger a los animales, sino también por algo mucho más importante: cuidar la integridad de los niños que acudían a la escuela de equitación y montaban esos equinos.

Esta notable injusticia y falta de humanidad terminó con una demanda judicial en trámite. Se trata de la Causa Número 28647/2016- Díaz, Noemí Liliana c/ Emprendimientos Ecuestres SA y Otros/ Despido- Juzgado de Trabajo Número 20.

Pero, señalaron los vecinos, "no es el único juicio contra la Administración del barrio".

La Policía de Loma Verde ausente

Siempre según el pormenorizado y documentado relato del grupo de vecinos del Haras Santa María de Escobar que fueron entrevistados por este medio, las irregularidades cometidas allí "cuentan con la inoperancia o complicidad de la Comisaría Loma Verde-Escobar y la falta de celeridad en la resolución de las demandas por parte de la Justicia local", a la que acusan de "archivar las causas contra la Administración e impulsar aquellas que afectan a los vecinos denunciantes que se levanten contra los atropellos, habiendo llegado al extremo de detener a una propietaria en su propio domicilio, siendo brutalmente golpeada en el piso, sin orden de allanamiento ni presencia fiscal, en un proceso más que confuso, en el que más de 20 uniformados procedieron a su detención sin constatar delito alguno ni contar con prueba alguna que motive tal violento como abusivo acto en contra de una mujer mayor completamente indefensa, lo que derivó en la causa IPP-18-01-008925-20/00, la que llamativamente una vez más pese a las abundantes pruebas que comprometen gravemente tanto a las autoridades policiales, judiciales como del barrio no ha tenido ningún avance investigativo desde junio de 2021.

En este punto, los denunciantes exhibieron grabaciones, videos, y prueba documental que no entregaron y aseguraron que están en resguardo en dos escribanías de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Técnicas de miedo y captación. El uso de las debilidades

En su denuncia, los vecinos sostienen que "para seguir manteniendo el suculento negocio de la Administración del barrio, la desarrolladora no respeta lo dispuesto en el Código Civil y Comercial de la Nación -modificado en 2015- que obliga a la escrituración de todos los bienes raíces y dejar en manos de los propietarios la administración de los barrios privados".

Por ello, explicaron los denunciantes, la empresa que desarrolló el barrio "entrena a los administradores en esta estrategia, utilizando para ello uno de los puntos de mayor fragilidad que tienen los propietarios del barrio que es, entre otras, no poder justificar las mansiones que tienen frente a AFIP y/o el origen del dinero".

"Cuando eso no funciona -añadieron- compran a los propietarios con negocios. Por ejemplo, si son arquitectos les ofrecen obras, si venden productos (pinturas, luminarias, cables, etc.) les compran, o les dicen que si estas irregularidades se hacen públicas, bajarán los precios de sus casas o no conseguirán inquilinos, con lo cual evitan la mayoría de los reclamos".

Dos reclamos judiciales contra la desarrolladora del Haras Santa María de Escobar

Frente a los atropellos denunciados por los propietarios, un grupo inicial de 80 de ellos demandó, en 2014, a la Administración, ante el Juzgado Comercial Número 15, Secretaría Número 29, Expediente Número 9945/2014 – “Álvarez, Walter Fabián y Otros c/Haras Los Cerros SA y Otros/ Ordinario”. A lo largo de los años, esa causa solo fue sostenida por tres de los denunciantes que la comenzaron. Funcionó la estrategia de desgaste y apriete en contra de ellos.

Pero en 2019, después de un robo violento dentro del barrio, 250 vecinos contrataron un estudio de abogados que terminó cobrando honorarios (unos 50.000 dólares) de la Administración, que prorrateó entre todos los copropietarios al incluirlos de modo compulsivo dentro de las expensas. Así el reclamo quedó en la nada.

Nada cambió

Al cierre de esta primera parte de la investigación, la Administración del Barrio Haras Santa María de Escobar sigue a cargo de la empresa Haras los Cerros SA que, originalmente, fue la desarrolladora del predio pese a las graves irregularidades que reiteradamente se vienen denunciando en la justicia.

Los vecinos consultados aseguran que esa situación es injusta y quieren un cambio urgente.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados