¿Democratizar el punto de vista, medir conocimientos, fanatismos o audiencia? Que gente vote al ganador de una pelea de boxeo podría dejar expuestos a jueces.

La gente opina sobre todo, en off. Y el deporte no escapa a eso, con las polémicas en fútbol a la cabeza. Pero nada más polémico que el boxeo, tan apreciativo y rápido, con tantas cosas para evaluar y tanto desconocimiento general, incluso porque se opina en el aire, sin llevar una tarjeta numérica en lápiz y papel que corrobore las palabras.

TyC Sports, la pantalla deportiva del país, que televisa nuestro boxeo casero del fin de semana por un contrato de exclusividad con la FAB, ha instrumentado el sueño de muchos quienes tras cualquier pelea hablan de robo, protestan, cuestionan –a veces con argumentos débiles-, pero en el desierto, porque nadie los escucha: “La tarjeta de la gente”.

Es bajar una aplicacióny escanear un código QR para mandar round por round un voto, y así ver cómo cada cual va llevando la pelea (solamente la de fondo).

Pero no es una tarjeta, sino un voto. No hay medio punto, ni se evalúan las caídas. Tampoco hay discriminación en cuanto a porcentajes, ni de cada boxeador en particular, es decir, se hace un promedio de los votantes y se le otorga el round al más votado, por lo tanto se ignora cuántos votaron por uno y cuántos por el otro (empates en el round no hay en las reglas del boxeo moderno).

¿Sería esto competir con los jueces y dejarlos expuestos con sus malos fallos? ¿Les saldrá el tiro por la culata en esos casos extremos donde hay discrepancias, y así se deje de decir que los periodistas no saben nada?

Sería un control más. Claro, habría que confiar en la neutralidad de los votantes para darle cierto rasgo de seriedad a esas opiniones, porque se corre el riesgo de que se lo haga por fanatismo, simpatías, nacionalidades, o broncas.

Por ejemplo, sería difícil –suponemos- que “la gente” le diera perdida una pelea al Chino Maidana contra Floyd Mayweather, y sin ir más lejos -salvo que la “muestra” sea muy amplia y abarque el largo y ancho del país-, si ambos son argentinoscada púgil tendrá el respaldo incondicional de sus comprovincianos, por lo que no sería distinto a los votos del “Bailando” o “Cantando”, donde gana el que ladra.

Pedro Freire, jefe de programación de TyC Sports, se lo explica a DIARIO POPULAR: “Se lo llama “Tarjeta de la gente” pero no es otra cosa que una encuesta round por round, no es una tarjeta. Y es muy subjetiva la opinión. Sería imposible instrumentarlo de otra forma, porque si no habría que hacer un programa para que entre solamente gente calificada. Pero no es distinto a las encuestas que se hacen en otros deportes”, refirió aclarativamente.

“Suena sencillo, pero es más complejo de lo que parece, porque una encuesta para un medio periodístico implica homologarla, tener el ok de un escribano, porque no podés inventar los números, ni tampoco proponerla y no cumplir por más que no haya premio, ni monetización, o sea, es todo un despliegue. Después, la gente va a votar más por favoritismo que por ojo boxístico, eso no lo podés regular. Y la idea es implementarla solamente en la pelea de fondo, justamente por lo complejo que resulta, aunque parezca una tontería. De a poco se va a ir completando con más datos, mostrando más detalladamente cuánta gente votó y demás. Tené en cuenta que cualquiera puede hacer una encuesta por Tweeter, pero los números van a ser relativos. Nosotros para publicar resultados tenemos que tener algo muy seguro y certificado, por eso vamos a avanzar sobre datos seguros. Por el memento promediamos unos 5000 votantes por pelea, pero la muestra es aún muy chica”, explicó Freire. Un foco más de polémica se avecina.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados