Abogado, políglota y lector de jeroglíficos, Abraham Rosenvasser fue un destacado intelectual. El Centro de Estudios Orientales de la UBA lleva su nombre.

Pocos conocen que, durante el siglo XX, la Argentina contó con un destacado egiptólogo quien llevó adelante notables exploraciones, investigaciones y descubrimientos en la tierra de los faraones. En efecto, nos referimos al Dr. Abraham Rosenvasser ((1896-1983) , a quien queremos recordar al cumplirse cuatro décadas de su fallecimiento.

Abogado, hablaba varios idiomas y leía jeroglíficos. Amigo Jorge Luis Borges, estando muy vinculado a Ernesto Sábado y Manuel Mujica Láinez. Ese último fue, precisamente, quien lo propuso para su ingreso a la Academia Argentina de Letras, entidad de la que fue miembro de número.

Comenzó siendo docente del Colegio Nacional de la Universidad Nacional de La Plata (1923-1942), luego profesor en la Facultad de Humanidades de esa casa de altos estudios entre 1939 y1946; asumiendo como decano de la misma (1957- 1958). Enseñó Historia Antigua de Oriente en el Instituto Superior de Formación docente durante 1940, ocupando –luego– el mismo cargo en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

Despertó su interés en la temática cuando encontró un papiro egipcio en el Museo Etnográfico Juan Bautista Ambrosetti, de la ciudad de Buenos Aires, y tomó la decisión de traducirlo. Su versión fue publicada en las principales revistas de egiptología del mundo. A comienzos de los años 50 viajó, por su cuenta, a Egipto. Entre 1961 y 1963 tuvo la posibilidad de dedicarse al trabajo de campo, directamente en aquellas tierras.

Ante un pedido de la UNESCO, dirigió junto al egiptólogo francés Jean Vercoutter la misión arqueológica franco-argentina que tuvo la misión excavar en Aksha , localidad situada a escasos veinte kilómetros de Uadi Halfa, en la antigua Nubia, al norte de la actual Sudán; donde ya se conocía la existencia de los restos de un templo dedicado al faraón Ramsés II.

ADEMÁS: Nada que el humano imagine es imposible/ Por Antonio Las Heras

Usermaatra Setepenra o Ramsés Meriamón, también conocido como Ramsés II, –“Ra-mss” significa “engendrado por Ra”, el dios Sol, conocido como el “Padre de todos los dioses”– fue el tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto, que gobernó unos 66 años, desde 1279 a. J. hasta 1213 a. J. En la cultura egipcia es recordado como el faraón más grande, celebrado y poderoso del Imperio Nuevo, que a su vez es el período álgido del Antiguo Egipto. Sus sucesores y los egipcios posteriores lo llamaron «Gran ancestro.»

La momia de Ramses II se encuentra, hoy en día, en el Museo Nacional de la Civilización Egipcia, situado en El Cairo. Hizo erigir templos en Nubia, entre los cuales los más célebres son sin duda los de Abu Simbel; dedicados a Ra, Ptah , Amón, e incluso al propio Ramsés como divinidad (donde trabajó Rosenvasser); el menor está dedicado a la diosa Hathor .

Los trabajos debían hacerse –como siempre– con extremo cuidado para no dañar los materiales obtenidos pero –a la vez– con rapidez puesto que toda la zona sería pronto inundada a causa de la construcción de la nueva represa de Asuán.

La labor del equipo de egiptólogos fue muy exitosa, obteniéndose piezas arqueológicas que sirvieron a los historiadores para un mejor conocimiento de lo ocurrido en aquellos tiempos.

Es importante destacar que, luego de la primera campaña conjunta en 1961, los franceses se retiran del proyecto, por lo que Rosenvasser decide completar el trabajo por su cuenta, logrando rescatar una cantidad de tesoros que aún permanecían enterrados en el templo de Aksha y sus alrededores.

En la actualidad, quien así lo desee, puede observar parte de los interesantes objetos hallados, en la Sala de Egiptología del Museo de La Plata (provincia de Buenos Aires)

Egipto - Antonio Las Heras.JPG

Concluidas las tareas en el Cercano Oriente, Rossenvasser fue designado –en 1963– primer Director del Centro de Estudios Orientales (creado en respuesta a su iniciativa) de la Universidad Nacional de Buenos Aires; el cual en 1972 fue resignado como Instituto de Historia Antigua Oriental y hoy lleva su nombre: Instituto de Historia Antigua Oriental Dr. A. Rosenvasser, que funciona en la calle 25 de Mayo 217 de la Ciudad de Buenos Aires.

Rosenvasser fue profesor y colega del reconocido egiptólogo argentino Ricardo Caminos (1916/1992). También dejó discípulos dispuestos a continuar su obra, entre quienes podemos mencionar al egiptólogo Jorge Roberto Ogdon (1954/2007) y las egiptólogas Perla Fuscaldo y Alicia Daneri; ambas especialistas en la cerámica del Antiguo Egipto.

Escribió numerosos libros; entre ellos: “La poesía amatoria en el Antiguo Egipto” (Alejandro en Egipto, la narración de aventuras en la literatura del antiguo Oriente, traición y traidores en tiempos de las Guerras Médicas.); “Un Ex Voto dedicado a Osiris” (A propósito de una estela del Museo de la Plata.); “Fundamentación histórica del Código de la Alianza” y “Torneos de acertijos en la Literatura del Antiguo Egipto.”

En 2022 fue estrenado una película documental destinada a mostrar su vida y obra. Se trata de ”De la Nubia a La Plata”, film dirigido por el cineasta argentino Ricardo Eugenio Preve. Film que participó en varios festivales internacionales, recibiendo múltiples premios y menciones especiales. Tuvo su estreno oficial en Buenos Aires el 3 de noviembre de 2022.

Su tumba se encuentra en el Cementerio Británico de la ciudad de Buenos Aires.

Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social, filósofo, historiador y escritor. “Masonería en la Argentina: Enigma, secreto y política” es su más reciente libro. www.antoniolasheras.com

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados