La FAB está estudiando reglamentar y fomentar el boxeo infantil sin contacto en el país, para lo cual creará una Comisión con especialistas, convocando a dirigentes de todas las Federaciones y Asociaciones del país. Era una deuda.

isaac-torres-vs-angel-santos-buena-pelea-de-estos-ninos-tato-boxeo-bcs.mp4

Parece un pequeño paso, y hasta quizás pase inadvertido en este contexto, pero es gigante a nivel social y deportivo.

La FAB, a través de su Consejo Directivo, decidió reglamentar una ausencia notoria –por qué no discriminatoria- en más de un siglo de existencia, que es el boxeo infantil sin contacto en nuestro país.

Para ello convocó a todas las Federaciones y Asociaciones del interior, además de profesionales de la salud y las leyes de los Departamentos Médicos y Legal de la entidad, para formar una Comisión que trate el tema y darle así un marco normativo, a fin de controlar la protección y cuidar la formación del niño.

Este es un paso comparable a la reglamentación del boxeo femenino en su época, allá por el 2001, cuando parte de la sociedad comenzó a presionar sobre ese asunto, que entonces parecía un despropósito. Hoy, 20 años después, no sólo nadie lo discute, sino que nadie se acuerda de eso, al punto que los más jóvenes hasta creen que el boxeo femenino existió toda la vida, mientras que a los más informados les cuesta entender por qué no existía.

A decir verdad, si un deporte no contiene versión femenina ni infantil, algo malo hay en ese deporte, o en la sociedad que lo reprime. Y si la mujer –con todas las delicadezas anatómicas que tiene en su organismo- puede ejercerlo, todos pueden. Por supuesto, siempre y cuando estén aptos para ejercerlo, tanto orgánica, física, como salubremente.

En muchos otros países, incluso a nivel escolar, el boxeo no sólo está permitido, sino que es una disciplina protocolar en la educación dentro del programa escolar, claro que en forma recreativa, sin contacto, o con contacto leve.

En Cuba, por ejemplo, desde la primaria los chicos boxean, y lo mismo ocurre en muchos otros, como USA, México o España, donde hay muy poco boxeo profesional. Sin ir más lejos, el puertorriqueño Wilfred Benítez fue campeón mundial a los 17 años -el más joven de la historia-, y a los 15 hizo su primera pelea profesional.

No hay deporte alguno que aparezca en nuestra memoria que no se permita ejercer desde niño, más allá del deseo y gusto de éste. Hasta las artes marciales pueden practicarse a cualquier edad, en cualquier gimnasio. ¿Qué tendría de distinto el boxeo para que no se pueda, siempre y cuando se limite la competencia?

Es cierto que no es éste el problema existencial del pugilismo nacional, y que reglamentando eso no se solucionarían los problemas, pero seguramente será algo que fortalezca las bases, especialmente las del boxeo amateur, depurando la técnica y la disciplina desde temprano, amén de contenerlos y darles un marco social para cultivar cuerpo y mente. A falta de potreros y espacios verdes, bueno sería ese recinto sagrado donde pasa la vida en un cuadro.

Y qué mejor que sumar una opción que no sea encerrarse en una pantallita cada vez más pequeña, cada vez más aislados, cada vez con menos contacto, menos límites y menos experiencias personales, que quitan primero registro de uno mismo, y luego conciencia respecto del otro.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados