La central obrera ayer volvió a mantener un encuentro con la dirigencia empresaria para reclamar políticas públicas que promuevan el empleo registrado y movilicen la capacidad productiva

En su agenda de "reconstrucciòn" para la postpandemia, el gobierno acerca propuestas a la CGT, como la probable extensión de la prohibición de despidos hasta fin de año, mientras la central obrera ayer volvió a mantener un encuentro con la dirigencia empresaria para reclaman en forma conjunta políticas públicas que promuevan el empleo registrado y movilicen la capacidad productiva.

El lunes al atardecer integrantes del Ejecutivo, la vicejefa de gabinete Cecilia Todesca, los ministros Claudio Moroni (Trabajo), Matías Kulfas (Producción) y la secretaría de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, visitaron la sede del gremio de Sanidad donde fueron recibidos por el anfitrión, Héctor Daer, junto al otro cotitular cegetista Carlos Acuña y los jefes sindicales Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (Uocra), entre otros.

El objetivo de la sorpresiva reunión fue brindar detalles del plan de reactivación que el gobierno está delineando y ya comenzó a esbozar como una forma de atenuar las críticas de opositores por la supuesta falta de previsión para encarar la crisis que se viene.

La presencia de Ibarra que se vincula a la necesidad de dar precisiones sobre el articulado de las propuestas: en el oficialismo quieren extender hasta fin de año la prohibición de despidos tal como ya lo hicieron con la doble indemnización.

Y, tras la reunión del sábado en el Olivos en la que el presidente Alberto Fernández y el jefe de gabinete Santiago Cafiero definieron el esquema de anuncios económicos, el gobierno quiere dar señales hacia afuera de medidas orientadas al control de la inflación, el impulso de la inversión productiva y la generación de empleo tras la destrucción de 270 mil puestos de trabajo en los últimos meses que informó el SIPA pese al decreto que prohibía las cesantías.

"La doble sigue hasta fin de año. Eso ya fue decidido y anunciado. El 31 de julio vence el decreto de la prohibición de despidos que estamos analizando renovar", informó ayer una fuente oficial consultada, al tiempo que contó que el lunes los funcionarios "se reunieron largamente con más de 12 autoridades de la CGT en FATSA. Se escuchó a todos, porque hablaron todos".

Consultada por las medidas para reimpulsar la actividad, contestó que "hay varias pero no fueron definidas. Ayer (por el lunes) se acordó trabajar en consensos y sobre la base de acuerdos con los sectores. Siempre sobre acuerdos".

Ayer Trabajo dio otro gesto, en este caso, a los gremios aeronáuticos al rechazar el pedido de PPC (Procedimiento Preventivo de Crisis) de la empresa LAN Argentina, con el que pretendía despidos con indemnizaciones por debajo de lo que marca la ley. Y, enmarcado en decreto antidespidos, declaró "nulos" los mismos.

A falta de mesa tripartita, un viejo reclamo de la cúpula cegetista, estos encuentros tampoco son soslayados por los jefes gremiales. Pero, en privado, admiten que lo que viene será "muy duro". Traducido: un escenario con caída de la actividad, más pobreza y desempleo.

Tal vez para por ello, y para no quedarse con los brazos cruzados, varios integrantes del consejo directivo de la CGT mantuvieron ayer una teleconferencia con los ejecutivos de la Asociación Empresaria Argentina (AEA). Anteriormente, la central sindical había acordado con el otro nucleamiento empresarial, la UIA, el pago del 75% del salario para empleados licenciados de empresas afectadas por la cuarentena.

Ayer ambas instituciones coincidieron "en profundizar el diálogo entre ellas y con otros sectores de la sociedad, de modo de avanzar en la formulación de consensos básicos, que den lugar en el tiempo a la implementación de políticas específicas".

Los asistentes al encuentro virtual de ayer por la tarde también coincidieron que la crítica situación económica demandará un "esfuerzo enorme" para mantener en actividad al aparato productivo y al empleo formal en el país. Por ello, reclamaron al Ejecutivo políticas específicas "para promover el empleo registrado y para "movilizar la capacidad productiva y las exportaciones de bienes y servicios" y también mayores capacitaciones.

Entre los ejecutivos presentes, además de nombres como Luis Pagani (Arcor) o Paolo Rocca (Techint) también participó el CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, que viene manteniendo una dura pulseada con Hugo Moyano por el encuadre gremial de los trabajadores de carga y descarga del centro de almacenamiento que la firma tiene en el Mercado Central. Claro, tanto Daer como otros de los integrantes de la mesa chica cegetista no comulgan con muchas de las acciones del dirigente camionero, que lidera otra facción sindical por afuera de calle Azopardo.

El gobierno, de hecho, no salió a auxiliar a Moyano en esa compulsa, tal como hubiera pretendido el titular de Independiente. Otros dirigentes sindicales de buen diálogo con el oficialismo también hicieron sentir sus reclamos. Tal es el caso del titular del sindicato de empleados de la ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (Secasfpi), el cristinista Carlos Ortega, que pidió por un "diálogo fundacional y patriótico que corra la lógica que no nos deja despegar" e insistió en la necesidad de continuar con el pago del IFE tras la salida de la cuarentena.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados