“Con Juan Eduardo estamos preparando una bomba atómica”, dispara de entrada Juan Marcelo para referirse a su proyecto musical. “Lleva tiempo. No es para ahora. Seguimos como estando. Estamos tranquilos. Estamos preparando algo para el futuro. Es un proyecto integral. Tiene que ver con el armado de una cosa especial. No es hacer un disco, sino un par de canciones. Después, de acuerdo a cómo evoluciona, si las canciones llegan a producir un fuerte impacto, armamos un proyecto muy grande. Es como ir a pescar, por ahí pescás y por ahí no”, anticipa sobre el trabajo discográfico que está pergeñando junto a su ex compañero del recordado dúo Juan y Juan.

Tras vivir durante casi tres décadas en Miami, comenta que “me volví hace 6 años. Las razones entre otras es que me separé. No es por eso que me vine, pero fue una de las razones que me impulsó a tomar la decisión. Tenía ganas de estar en Buenos Aires después de 30 años de estar afuera. No me iba a morir en los Estados Unidos. Vengo a mi patria. Soy ciudadano americano. Voy y vengo. No es que no voy a volver más. Voy a ver a mi hijo que vive allá. En 20 y pico de años no vine nunca. Cuando empecé a venir me gustó el encuentro con mis cosas y la gente que uno ha sembrado en el camino. La verdad es que me va bien. Siento un agradecimiento enorme por el hecho que la gente me recuerde con tanto cariño. Todo dura un segundo. Yo me río cuando escucho a los mediáticos que van a los programas de televisión y hablan de trayectoria. ¿Cuál es la trayectoria? ¿Que fue a Infama o trabajó en la sexta fila de una comedia? Un tipo que tiene 50 años de trayectoria puede hablar de trayectoria... Trayectoria tenemos los artistas viejos. No podés hablar de trayectoria porque apareciste tres veces en TV. Como yo no soy mediático y ya estoy de vuelta con la carrera no me importa”.

Cuando se le pregunta por qué nunca experimentó con el tango y por qué no se animó a cantar un temita de música ciudadana, responde: “Le tengo mucho respeto al tango. Si ponés un cantor de tangos a cantar baladas, las puede cantar afinado pero no las va a cantar bien. El tango es para los tangueros. Un tanguero no puede cantar un rock. Yo puedo cantar baladas y rock. Acá, en nuestro país, hay unos cantantes de tango fabulosos, como Guillermito Fernández que canta como un pajarito. Sin embargo cuando cantó baladas, no pasó nada. Yo daría todo de mí. La voz la tengo para cantar tangos sin problema. Tengo todo el sentimiento. El tango se lleva en la sangre”. Pícaro y seductor como siempre, al final confiesa en voz alta: “Me gustan las minas con locura. También la música. No hay nada que me guste más que la música. Cantar lo llevo adentro de toda mi vida. Soy compositor, autor, compongo y canto. Yo no me creo que canto bien. Canto ahí, canto mis canciones y eso le gusta al público”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados