Andrés Serebrenik quería recuperar el vínculo que tenía con su abuela, quien había estado presente en su niñez, pero con el paso del tiempo ya no era el mismo. Comienza a visitarla y a través del juego y la música logran transformarlo.

La historia de la recuperación del vínculo entre un nieto y su abuela, en los últimos años de la vida de ella, los recuerdos, la valorización de las relaciones intergeneracionales mediante el juego, la música y la reminiscencia fue registrada en videos grabados con celulares para guardarlos para la familia. Pero ante lo valioso del material, lo significativo de esos encuentros y la transformación de la relación, se convirtió en una serie documental.

"La Abuela Sofía" consta de once capítulos de ocho minutos donde se narra el reencuentro entre Andrés Serebrenik y su abuela Sofía Raizman. Lo que empezó siendo una despedida terminó transformándose en momentos de disfrute, canto, baile, abrazos, charlas pendientes, historia familiar, idas y venidas.

"Esto empezó en 2015. Mi abuela tenía 93 años y yo, 32. No surgió con la idea de una serie. Un día, mi papá me llama para pedirme que vaya a tocarle el acordeón a mi abuela porque ya estaba bastante desconectada, no reconocía mucho. Me lo pidió un poco como para despedirla, compartir algo, y la grabé porque quise guardarme algún recuerdo. Tras varios intentos, ella volvió a cantar que era algo que había apagado, estaba como sin ganas de un montón de cosas. Comencé a visitarla más seguido y a grabar esos momentos", señala Andrés Serebrenik a Diario Popular.

Serebrenik es psicoterapeuta, actor y músico. "Sentía que en el juego y al compartir la música, había algo que la animaba, tenía un objetivo, un incentivo para encontrarnos al día siguiente", explica.

"En el primer video le propongo jugar a que era un presentador de un programa ucraniano, ella viene de allá, y quedó como esa idea de presentación. Empezamos a jugar que teníamos nuestro propio programa de televisión. Veía que se divertía y que cada vez que grabábamos íbamos encontrando la excusa para poderle hablar a alguien detrás de la cámara. Y con cada encuentro me fui dando cuenta que había un hilo de lo que iba pasando, con anécdotas sencillas", agrega.

Asimismo comenta que Sofía fue una abuela muy presente en su niñez pero luego en la adolescencia y con el paso de los años el vínculo "ya no era el mismo" y durante mucho tiempo quiso recuperarlo, "siempre aparecía esa necesidad de cambiar la relación antes de que sea tarde".

"Cuando mi papá me llamó para que vaya a despedirme sentí la necesidad de aprovechar y valorar el tiempo que podíamos pasar juntos, era una nueva oportunidad", afirma emocionado.

"Nunca había un guión"

"Iba varias veces a la semana. Nunca había un guión para el día, los disparadores eran los que proponía mi abuela. Todo giraba en torno a lo que le pasaba y yo veía cómo la podía acompañar; a veces salía bien, a veces mal. La serie habla también un poco de eso, de las cosas que aprendí acompañando a mi abuela", destaca.

Serebrenik grabó "más de dos mil videos" junto a su abuela, "algunos duran un minuto, otros seis".

También contó con la ayuda de las acompañantes de Raizman y de familiares, quienes grababan con el celular y/o aparecen en los videos.

"Yo no tenía grabadas escenas para hacer una serie sino que tenía grabados momentos con mi abuela. Era un gran lío, ver cuántos capítulos, de qué iban a tratar, construir una historia", explica.

Para la postproducción recibió ayuda del canal UN3, de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).

Desde el comienzo de las visitas hasta el armado de la serie llevó "cinco años", indica.

Los once capítulos pueden verse en el canal de la Universidad, www .un3 .tv

"Una linda propaganda"

La serie comienza con la primera visi ta, tras el pedido del padre a Andrés para que vaya a tocarle el acordeón a Sofía. "Siempre tuve la necesidad de sentirme más cerca de ella pero nunca supe bien cómo", relata, y más ade lante afirma que "desde ese día que cantamos juntos me di cuenta que me hacía bien visitar y compartir más tiempo con mi abuela".

En ese capítulo, Sofía dice: "¿Te imaginás si no seríamos abuela y nieto? Ni no nos hubiésemos conocido. Ahora tenemos una linda amistad, un cariño. Y una linda propaganda". A lo que Andrés le pregunta: "¿Propaganda de qué Abu?". "Una propaganda de cariño, de unión -responde ella-, para que todos los nietos estén así con las abuelas, como yo con vos. Eso le hace bien a todos".

En los capítulos siguientes se aborda la reminiscencia, la historia familiar, la identidad, el reencuentro, el juego, el canto, el baile, las risas, la escucha, los abrazos, la contención, el acompañamiento, el amor.

ADEMÁS:

Policía héroe: salvó a tres adolescentes de morir ahogados en Martínez

La Fragata Libertad llegó este sábado a Mar del Plata

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados