El cese de McFields, retroactivo a ayer, y su reemplazo por Francisco Campbell, fue dispuestos por sendos decretos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

El gobierno de Nicaragua relevó formalmente este jueves a su embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, al que había desconocido ayer después de que dijera que su país sufre "una dictadura", informó la prensa local.

El cese de McFields, retroactivo a ayer, y su reemplazo por Francisco Campbell, fueron dispuestos por sendos decretos del presidente Daniel Ortega publicados en La Gaceta (Boletín Oficial), según el diario nicaragüense La Prensa.

"Denunciar la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible", aseguró McFields ayer ante la sorpresa de sus pares en plena reunión del Consejo Permanente de la OEA.

El diplomático sostuvo que desde las protestas iniciadas en abril de 2018 "no hay libertad de publicar un simple tuit, un comentario en las redes sociales", y que "todos" los organismos de derechos humanos "fueron cerrados, expulsados o clausurados".

"Tengo que hablar; aunque tenga miedo, tengo que hablar, aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos, tengo que hablar, porque si no lo hago las piedras mismas van a hablar por mí", agregó.

McFields dijo que "hablaba en nombre de más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida desde 2018", y subrayó que en Nicaragua "no hay partidos políticos independientes, ni elecciones creíbles, no existe separación de poderes sino poderes fácticos".

"El señor Arturo McFields no nos representa, por lo cual ninguna declaración suya tiene validez", replicó inmediatamente la cancillería nicaragüense en un comunicado.

Además, el Gobierno dijo que el verdadero embajador ante la OEA era Campbell, quien en realidad estaba acreditado ante Estados Unidos.

McFields: "Me quité un yunque del alma"

Arturo McFields dijo este jueves que "sentí que me quité un yunque del alma". En contacto con la agencia AP reveló que no le había dicho a nadie lo que planeaba hacer, sólo a su esposa.

Ahora enfrenta una "campaña de desprestigio que arrancó ayer mismo". El también periodista explicó que alrededor de 2018, cuando estallaron en Nicaragua protestas en las que murieron decenas de personas, empezó a sentir que su gobierno podía tomar caminos distintos. En aquel momento era agregado de prensa de la embajada nicaragüense en Washington y luego primer secretario.

arturo-mcfields.jpg

"En el último año y medio es que a mí se me promociona a ministro consejero y después a embajador, pero yo siempre tuve cargos menores hasta hace año y medio", aclaró.

Y sostuvo que la "gota que derramó el vaso" fue el caso de Tamara Dávila, una feminista que lleva presa nueve meses sin poder abrazar a su hija de cinco años. Él tiene una hija de la misma edad. "Eso me quebrantó. Me conmovió demasiado. Me puse a llorar", aseguró.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados