Señor director:

Para los nostálgicos los ‘canillas’, seguramente el lunfardo viene de algún hecho (creo que fue por los pibes chicos con pantalones cortos que vendían diarios y se les veían las rodillas ‘canillas’), el ‘diente’, un anarquista español del que no recuerdo el nombre terminó en esa época al menos con la explotación. Yo tengo mi canilla amigo, es un hombre grande que se llama Aldo Lallopizzi y su hijo Diego lo ayuda. Quiero recordarlo simbólicamente como el canilla del barrio, el vecino, el repartidor, el que fía y a veces pierde. Es un trabajo ingrato, el amigo, siempre amable, atento, tranquilo. No quisiera verlo enojado. Son los que más reaccionan enérgicamente, el canilla, el kiosco del barrio, uno de los últimos símbolos de una época en que éramos país. Carlos Saúl Menem les quitó conquistas y el sindicato no hizo nada. Siempre la política ¿no? Todo es política. Recién ahora a reconquistaron algo. Domingo Cavallo quiso sacarlos. Eso no pudo. Para los liberales no existe la cordialidad, el vecino, el fiado, la gente, el pueblo. Le debía esta carta a mi amigo Aldo, el canilla amigo.

Edmundo Mayorga

mayorgapensamientolibre @gmail.com

Faltas

Señor director:

Durante el tiempo de secundario y universidad, tantísimas veces nos hemos pegado un ‘faltazo’. Es que había que disfrutar de una tarde primaveral y se buscaba cualquier excusa. Por ejemplo que en Hungría se aplastaba la revolución con tanques rusos. O que había caído la legión de Batista en Cuba o que había muerto Stalin, también por la guerra de Corea o Vietnam. Algo trataba de justificar la inasistencia a clase. ¡Cómo nos costaba regresar a las aulas! Como las clases continuaban, se dejaban atrás muchas hojas del libro. Eran irrecuperables. Al contemplar las acciones de los políticos que nos gobiernan, pensamos ¡cuántos ‘faltazos’ se habrán pegado! Es evidente que muchísimas hojas de los libros se les pasaron y no se leyeron. Al rendir examen, se habrán gastado muchas velas y promesas para que el bolillero no cayera en los números que ni se tenía idea. Entonces, al fracasar en los estudios, se dedicaron a la música de percusión y al canto. Y dale al bombo y a gritar estrofas. Pero aquel caudillo que se endiosó y todo era San.... dijo ‘Se terminó San Perón, hay que trabajar’ Allí, en ese momento, se cayó del pedestal. Se le trajo para seguir con la vagancia y ahora los traicionó. Todos se pusieron en contra y los más acérrimos seguidores, fueron despedidos de la plaza. Hoy en el poder, tratan de emular al ex santo. Domingos libres, feriados con cierre obligatorio y ni producir ni trabajar mucho. Así nos va.

Oscar L Guido

DNI 6.682.441

Reparto

Señor director:

Es posible que en los países más conocidos, se encuentre una persona que comprenda lo que nos sucede. Es un país rico en todo tipo de materias primas, mano de obra y gente. Pero somos un país donde la gente se muere de hambre. Compatriotas que a la noche van a la cama con el estómago vacío. Los grandes sabemos controlarlo, hasta que con el correr del tiempo, esa pieza anatómica pierde sentido y casi desaparece. Pero ¿qué le decimos a un hijo chico? Espera que los gobernantes terminen de robar y veremos si quedan migajas. Ellos no entienden, solo sienten hambre. Esos son los recuerdos que se fijan en sus mentes. La falta de comida les produce ulceras gástricas, mal humor, desazón, angustia, rabia y solo guardan rencor. Pero tenemos estamentos en el país donde el comer lo hacen hasta el hartazgo. Y acumulan grasa y sus días están contados ya que se les revienta el corazón. El repartir mejor, hasta sería una forma de hacerse bien a sí mismo. Pero como las aves de corral, engullen y se atragantan al ver tanta comida junta. Todo es ‘a gogo’, en abundancia dicen en Francia. Y los que tienen el 4º poder no ‘age quod agis’ que es hacer bien lo que se hace. Solo practican el ‘bon vivant’ que disfrutan los placeres de la vida. No importa mi hermano. ‘Vanitas vanitatum, et omnia vanitas’ vanidad de vanidades y todo es vanidad. Pero ‘sursum corda’, levantad vuestros corazones.

Ángela S Harmon

DNI 22.435.842

Para publicar en esta sección escriba a Intendente Beguiristain 146, Sarandí - CP 1872. Por teléfono al 4204-3161/2778/7865. Por fax al 4203-2517. WhatsApp: 15-6006-2506 E-Mail: redaccion@dpopular.com.ar. Al pie de las cartas debe adjuntarse nombre, documento, dirección y número telefónico.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados