El espacio reúne desde turistas a visitantes humildes, permitiendo que durante décadas los locales se vayan adaptando a las diferentes necesidades de consumo.

El piso quedó marcado por el paso de una lustradora. Los dos pasillos que confluyen en uno entremezclan sonidos: algún reggaetón, una cumbia en la entrada de la avenida Sáenz, el boletín informativo de una radio FM. Transeúntes que miran las vidrieras, otros que pasan a comprar, un grupo de pasajeros que acorta distancia desde la parada del 42 en la calle Traful. ‘Y sí, esto era un cine’, cuenta Diego, propietario de un pequeño bar en la Galería Monumental.

Es difícil imaginarlo y encontrar algún indicio en su estructura que dé cuenta de que ahí funcionó un cine-teatro: el Cine Pompeya, el punto de encuentro del barrio para ver películas en continuado de Los Tres Chiflados, Sandro, Clint Eastwood o escuchar los tangos de Homero Manzi y Carlos Gardel.

Galería Monumental

Pero nada de eso quedó desde comienzos de la década del sesenta cuando se transformó en la galería, esos eslabones escondidos en la urbe porteña que luego serían lo símil a los grandes shoppings de los inversionistas. Un espacio multirrubro ubicado en Sáenz 946 que combina locales comerciales que van desde delicadas joyerías y peluquerías hasta venta de ropa para niños y un bar-buffet en su fondo.

‘Primero se hicieron fuertes las joyerías por la cultura de los primeros italianos del barrio, pero después también por los bolivianos y peruanos que acostumbran a regalar oro’, relata Mario, del local Rossano, que se encuentra hace dos décadas y forma una de las tres joyerías instaladas en la Monumental.

La Galería Monumental resiste el paso del tiempo
dLa Galería Monumental tiene su entrada original por Sáenz 946 y otro acceso por Traful.
dLa Galería Monumental tiene su entrada original por Sáenz 946 y otro acceso por Traful.

Con el paso del tiempo y con la necesidad de juntar más ingresos por parte de la organización administradora Asociación Mutualistas del Bañado, a la entrada de Sáenz 946 se le agregó otra por Traful, a comienzos de los ochenta. Se generó una conexión entre dos arterias que atrajo mayor movimiento y más locales en una zona denominada ‘de paso’, por la influencia de los trasbordos con los colectivos, tren y Metrobus.

Para las propietarias de un local de venta de ropa interior ‘la galería atrae a turistas que visitan la Iglesia (por la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Nueva Pompeya), que está enfrente, además de gente que vive en lugares humildes, como la villa 1-11-14’. Los precios, comodidades y cercanía con sus casas benefician a los comerciantes.

‘La vi tranquila y decidí comenzar con mi mamá. En dos años acá ya hice varios clientes’, comenta Fran, un peluquero dominicano que corta al ritmo de Los Ángeles Azules. ‘Sólo los domingos no abrimos, nosotros somos peluqueros raros’, bromea.

WAL_6539_result.JPG

Diego, el dueño del bar-buffet, que está ‘en el codo’, como le dicen los vecinos a la unión en forma de letra L del pasillo de Sáenz con Traful, es la segunda generación instalada en la galería y que ‘sigue la tradición de las comidas’, dice.

‘Hace 28 años estamos acá. Mi papá fue el que empezó. Tenía una cocinita y un par de mesas’, afirma. Su local es conocido en Pompeya. Atrae, principalmente, a empleados de fábricas y locales lindantes.

De un cine-teatro pasó a un centro comercial. A pesar del paso arrollador de los cambios en las costumbres, la Galería Monumental se emplazó en el barrio y aún resiste.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados