Un efectivo de la Policía Bonaerense fue imputado por el delito de homicidio y sospechado de exceso en la legítima defensa luego de responder con disparos a una agresión en Berazategui

El efectivo de la Policía Bonaerense acusado de matar de un balazo de goma en la cabeza a un joven de 27 años en la localidad de El Pato, partido de Berazategui, durante una pelea familiar en la que el agente presuntamente fue agredido mientras intervenía, resultó detenido por la Justicia que pone en duda su actuación en el marco de la legítima defensa.

Tal como informó POPULAR, el hecho se registró en la puerta de un domicilio ubicado en la intersección de las calles 531 y 633 de la mencionada localidad del sur del conurbano, donde acudió personal del Comando de Patrullas de Berazategui a raíz de una denuncia al servicio de emergencias 911 por una situación de violencia familiar.

Según los voceros, al lugar llegaron el teniente Emilio Guardis (47) y la sargento Noelia Aparicio, quienes en el marco de la pelea que se había generado en la vía pública fueron recibidos con piedrazos de los involucrados.

Luego, los vecinos comenzaron a discutir con los policías y uno de ellos le arrojó un elemento contundente a Guardis, que recibió una herida cortante en la frente, y cuando un grupo de hombres intentó atacarlo, el agente realizó varios disparos de bala de goma con una escopeta Escort que llevaba consigo.

Uno de los proyectiles impactó en la cabeza de Diego Arias (27), quien cayó al piso desvanecido tras recibir el balazo y murió pocos minutos después debido a la gravedad de la lesión.

Por su parte, el policía fue trasladado al Hospital Evita Pueblo, donde le realizaron las primeras curaciones por su herida, y luego llevado por orden de la fiscal Gabriela Mateo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Berazategui, a una sede de la fuerza de seguridad junto al arma de fuego que había utilizado, la cual fue incautada.

Allí, la fiscal le informó que había sido imputado por el delito de homicidio y Guardis se descompensó ante la noticia, por lo que fue derivado al Nuevo Sanatorio de Berazategui, donde los médicos decidieron que fuera internado para observarlo y realizarle estudios.

Mateo solicitó a los policías de guardia que custodiaban al policía que le informen si el hombre se encuentra en condiciones de prestar declaración, mientras que la Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía dispuso la desafectación de Guardis de la fuerza.

En tanto, la Justicia dio intervención a la Gendarmería Nacional (GNA) para que preserve la escena del crimen y continúe con las tareas de investigación.

Lo cierto es que la justicia, mediante la prueba reunida hasta el momento, interpreta que el uniformado cometió exceso en la legítima defensa, al realizar disparos. "Debió saber que podría ocasionar mucho daño en ese contexto", dijo un vocero judicial.

Un testigo que vio a Diego fallecer relató que el disparo "le hizo un hueco en la cabeza, perdía masa cerebral cuando lo vi yo. Esa imagen me quedó grabada. Traté de cubrirle la herida con una venda pero perdía mucha sangre".

Asimismo, Norma, mamá del joven baleado, contó entre lágrimas que el oficial Guardis y una oficial femenina a quien no pudo identificar "se la tenían jurada" a su hijo.

"Sólo exijo justicia porque a mi hijo no me lo van a devolver, pero quiero que el policía que lo mató vaya preso", contó la mujer.

ADEMÁS:

Una mujer chaqueña viajó a Buenos Aires para reclamar justicia por su hijo

Un ´trapito´ mató a fierrazos y puñaldas a un mecánico

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados