Emilse Ayala había decidido terminar la relación hace un mes y medio con Luis Tobías Zuchelli, de 19, debido a sus constantes "ataques de celos". El joven la fue a buscar a la escuela para hablar y la llevó a una casa donde la mató.

L a fue a buscar a la escuela y la llevó a la casa de sus abuelos para hablar, pretendía recobrar el noviazgo y ante la negativa de ella, tras el tradicional comentario machista de "sos mía o de nadie", la atacó a trompadas, palazos y la estranguló hasta causarle la muerte.

Ocurrió en una vivienda de Isidro Casanova, donde tras cometer el femicidio, el joven confesó lo sucedido y escapó, mientras sus familiares llamaron a la Policía y a una ambulancia, que constararon que la chica estaba muerte y poco después, capturaron al asesino cuando deambulaba por la zona.

Emilse Ayala tenía solo 15 años y había mantenido una relación con Luis Tobías Zuchelli, de 19, que decidió "cortar" hace un mes y medio, debido a sus constantes "ataques de celos" que fueron in crescendo hasta generarse una situación desagradable, como que le controlaba su actividad en las redes sociales, que derivó en que los padres de la adolescente intervinieran para pedirle que dejara de molestarla. No obstante, los investigadores del caso señalaron que no hay denuncias previas por episodios de violencia de género, aunque algunas evidencias dan cuenta de que se trató de "un típico noviazgo violento".

Todo empezó a quedar al descubierto cuando Tobías Zuchelli le dijo a su abuela: "Me mandé una cagada con Emilse", aunque en realidad este hecho se había iniciado horas antes, cuando cerca de las 18 del pasado jueves, el joven pasó a buscar a su ex novia por la escuela y le pidió charlar. Se presume que la adolescente dejó su clase de Educación Física y accedió a dirigirse a la casa de los familiares del joven, en la calle Alvear al 1900 del barrio San Carlos de Isidro Casanova, a tan solo seis cuadras del domicilio en el que vivía con sus padres.

"El quería recomponer la relación, a pesar de que sabía que ella estaba saliendo con otro chico", reconstruyeron los investigadores del caso, quienes consignaron que los ex novios llegaron a esa vivienda, perteneciente a los abuelos de él y se dirigieron a una pieza en construcción que está en el fondo. Allí, se supone, hablaron durante varias horas, sin lograr convencerla y en medio de recriminaciones.

"Hasta que Zuchelli comenzó con su agresión, en principio verbal, cuando le dijo que si no estaba con él, no iba a estar con nadie y enseguida, se produjo la física", se explicó, basándose en el relato del femicida ante los efectivos policiales (por ende, carece de validez legal). "Empezó a pegarle trompadas en la cara y luego con un palo, el que se incautó en la escena del crimen, en la cabeza y todo el cuerpo, además de provocarle corte con algún objeto, para luego ahorcarla con sus manos", agregaron.

ADEMÁS:

Merlo: dos ladrones quisieron robarle a un policía, pero se defendió a los tiros

De acuerdo a la principal hipótesis de lo sucedido, tapó el cuerpo ya sin vida de la chica con una frazada y fue hacia la parte delantera de la casa, donde Tobías Zuchelli despertó a su abuela que dormía y le dijo: ‘Me mandé una cagada con Emilse’. De inmediato, escapó corriendo y la mujer, en medio de la conmoción, llamó al 911 y contó que la adolescente estaba tendida sobre un colchón y que parecía muerta.

"Los efectivos policiales convocaron a una ambulancia y los médicos corroboraron que Emilse Ayala ya no tenía signos vitales y que había sido víctima de una muerte violenta, por lo que se dio intervención al fiscal de Homicidios de La Matanza, Claudio Fornaro, que dispuso de varios operativos para dar con el paradero del asesino. En pocos minutos, personal de la comisaría Oeste 2da y de la DDI de La Matanza localizaron al joven, cuando caminaba en estado de shock por la ruta 3, en dirección a la estación ferroviaria de Isidro Casanova", precisó uno de los investigadores.

En poder del acusado se encontró un teléfono celular, con el que le había mandado un mensaje a la madre de la adolescente en el que le decía que su hija se quería suicidar, en un intento de armar una coartada para encubrir el femicidio que había cometido.

No obstante, trascendió que los padres de Emilse Ayala le habían prohibido a Zuchelli acercarse a su hija, ya que lo consideraban peligroso, aunque por el momento no se estableció que haya habido denuncias previas por violencia de género radicadas en alguna dependencia policial o judicial.

Al respecto, el padrastro de la chica contó, en declaraciones periodísticas, que mantenían una relación de pareja ‘muy peligrosa’, ya que él la celaba mucho. ‘Le revisaba todas las redes sociales porque tenía todas las claves para ingresar y hacerlo. La tenía muy controlada’, aseguró el hombre, quien confirmó que "se habían separado hacía un mes y medio, pero él siempre la buscaba".

"Ella me comentaba que cada vez que ella se juntaba con sus amigas, él estaba cerca, aunque la relación ya no seguía. Lo que sé es que se la llevó del colegio cuando estaba en la clase de educación física. Se veía que el pibe no era una buena persona. El chico no quería terminar nada y la mató", concluyó el padrastro de la víctima.

Ante una situación de violencia de género, siempre es recomendable realizar la denuncia. Se puede llamar al 144 las 24hs. También se puede acudir a Comisarías de la Mujer y la Familia o, eventualmente, a cualquier comisaría cercana. También se puede recurrir al Juzgado de Garantía de turno o fiscalía. Acá, todos los organismos dependientes del Estado Nacional donde se podrán hacer las consultas y las denuncias pertinentes.

http://www.jus.gob.ar/atencion-al-ciudadano/guia-de-derivaciones/violencia-familiar.aspx

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados