En la provincia de Buenos Aires, el voto de la suma de fuerzas que no alcanzaron el 1,5% es del 9,93%, más del doble que la diferencia entre Juntos y el FdT.

Con la definición de las candidaturas y la habilitación de las fuerzas políticas que quedaron en condiciones de participar de la elección general del 14 de noviembre, comenzó también la disputa por el voto de aquellas agrupaciones que no alcanzaron el piso del 1,5% y se plantea la duda: ¿a dónde irán a parar?

En la mayoría de los distritos ese interrogante no representa un dilema de demasiada importancia, pero en la provincia de Buenos Aires la situación es completamente diferente, ya que fueron 20 las fuerzas políticas que no pasaron el filtro del mínimo requerido y entre todas sumaron 825.898 votos, equivalentes al 9,93% de las voluntades expresadas este domingo en la principal provincia del país por la cantidad de diputados.

Para tener una dimensión de la importancia de ese total de votos que en dos meses tendrá que volcarse a otros destinos políticos, algunos datos terminarán de convencer a cualquier dirigente en campaña electoral.

Por ejemplo, ese 9,93% es equivalente a más del doble de la diferencia que hubo este domingo entre la suma de votos de Juntos (las listas de Diego Santilli y Facundo Manes) y los obtenidos por Victoria Tolosa Paz, del Frente de Todos.

Si todo ese conjunto de votos se plasmara en una sola lista, cualquiera fuera su orientación, obtendría entre tres y cuatro diputados y por sí sola sería la tercera fuerza provincial.

Desde que existe la política se sabe que los votos no tienen dueño y que las motivaciones para inclinar el apoyo de un elector hacia una u otra fuerza política son múltiples, por lo que las especulaciones sobre el destino de ese caudal electoral tienen un valor relativo.

Pero el repaso de las orientaciones de cada una de las 20 listas que quedaron afuera de la elección general podría servir de aproximación para dilucidar a dónde se volcará esa masa de votos que por sí solos duplicaron a los obtenidos por José Luis Espert y casi triplicaron los de Florencio Randazzo.

Al respecto, puede darse por sentado que quienes votaron por el Movimiento al Socialismo o Política Obrera optarían por el FIT-Unidad, pero en las 18 fuerzas restantes no hay certezas, ya que empezarán a terciar otros aspectos como el apoyo o no al aborto (Cinthia Hotton fue la más votada de los que quedaron afuera, con el 1,44%), la ecología (el Partido Verde obtuvo el 0,5%) o la pertenencia al “viejo tronco peronista”, con expresiones como el Partido Laborista o el Partido Republicano Federal, que llevó de precandidato al ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno .

Esa situación no es exclusiva de la provincia de Buenos Aires, pero en ninguna otra parte alcanza sus dimensiones: en once provincias no quedó ningún partido afuera (Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, Misiones, Río Negro, San Juan, Santa Cruz y Tierra del Fuego) y sólo en la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba representa más del 3% de los votos.

En medio de esas especulaciones, la “temporada de caza” a esos 825.898 votos acaba de abrirse.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados