Franco Farreluk, de 16 años y oriundo de Florencio Varela, vive junto a su familia en una humilde casilla que no cumple con los requisitos para su rehabilitación, motivo por el cual lanzaron con urgencia una campaña solidaria.

La familia de Franco Farreluk, un joven de 16 años que quedó quadripléjico tras un accidente doméstico, necesita de un milagro de Reyes para mejorar su calidad de vida. El adolescente, que sufrió rotura de cráneo y un serio daño en la médula que le imposibilita caminar y mantenerse en pie, vive en una precaria casilla del asentamiento 25 de mayo, en Florencio Varela, junto a sus seis hermanos, madre y padrastro, quien es el único sostén de la familia.

Por ende, necesita de la solidaridad de la comunidad para mudarse a una casa en buenas condiciones, así como también prótesis, una silla de ruedas y medicamentos, que no le son cubiertos por la obra social.

En dialogo con El Quilmeño, Juan Góngora, padrastro de Franco, explicó que el adolescente sufrió un grave accidente el 8 de abril pasado “cuando se cayó de las escaleras de una iglesia evangélica”. “Producto de la caída, sufrió un rotura de cráneo, se rompió una vértebra a la altura de la nuca y se le partió la médula. Por todo esto, ahora ya no puede caminar”, lamentó.

A raíz de las lesiones, el menor debió afrontar numerosas operaciones durante los 8 meses en los que estuvo internado en el Hospital de Alta Complejidad El Cruce Néstor Kirchner. Pero ahora volvió a su humilde hogar, ubicado sobre la calle Bulgaria, entre Berna y Estocolmo, desde donde se traslada hacia la localidad de Tapiales, en el partido de La Matanza, para realizar su rehabilitación.

Al respecto de la situación, su papá del corazón -con un tono de tristeza- comentó: “Vivimos en una casilla en la que no contamos con los servicios adecuados, se inunda y hay filtraciones en el techo cada vez que llueve. Resulta imprescindible que Franco viva en otra casa, en buenas condiciones, para que pueda evolucionar con su recuperación”.

Asimismo, Góngora puntualizó que su hijo necesita con urgencia que le coloquen una prótesis para reconstruir su cráneo. “Sí o sí requiere una placa, ya que el sector de la cabeza dañado quedó hundido y su cerebro está muy expuesto, de modo que cualquier golpecito puede agravar su salud”, contó.

También, dijo que Franco “se moviliza en una silla de ruedas prestada, que nos entregó el área de Desarrollo Social del Municipio de Florencio Varela. “La obra social se la niega”, indicó ofuscado.

Aquellos que deseen y puedan colaborar de corazón con la humilde familia de Franco, pueden hacerlo comunicándose por teléfono a los siguientes números: 11-2759-8379 o 11-5746-4957.

LO QUIERE COMO A UN HIJO

Juan y Franco no tienen un vínculo de sangre pero sí de amor. Juan no es el padre biológico de Franco, pero lo quiere como tal y, por eso, con mucho esfuerzo, se encarga día a día de poner un plato de comida caliente en la mesa de su familia, integrada por sus otros seis y su esposa, Marilyn. Además, costea los medicamentos y tratamientos desde que Franco quedó cuadripléjico.

Sin embargo, no puede solo ya que se desempeña como un empleado en un frigorífico y su sueldo no alcanza a cubrir siquiera una canasta básica. “Gano 10 mil pesos por quincena, a lo sumo alcanzo a los 12 con horas extras, pero igualmente no me alcanza, ya que debo comprar la comida y también pagar los remedios de Franco”, confesó angustiado.

En ese sentido, Juan señaló que actualmente debe comprar heparina sódica, un medicamento altamente costoso que actúa como anticoagulante y antitrombótico. “En la farmacia sale 25 mil pesos y la obra social, del padre de Franco, que es la de los encargados de edificio, no la cubren. Lo mismo pasa con la prótesis y la silla de ruedas”, se quejó.

Pero no tener un lazo de sangre no le impide a Juan seguir con su esfuerzo para ver bien a Franco. “Yo no hago ninguna diferencia con respecto a mis hijos, los amo a todos. Deseo con todo mi corazón que Franco se recupere”, afirmó emocionado y, luego, agregó: “Cuando le dieron el alta, fuimos todos a la iglesia para agradecer. Estamos confiados en Dios que él podrá salir adelante”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados