Desde accidentes cerebrovasculares, hasta la tensión arterial surgen como consecuencia del desequilibrio del organismo y los malos hábitos cotidianos. Apuntar al origen y modificar problemas recurrentes, como la alimentación, son principios de solución. Mucha atención a los diagnósticos y al exceso de trabajo, principios de estrés que afectan nuestro bienestar

La hipercolesterolemia, o el colesterol alto, es una enfermedad metabólica que puede traer consecuencias importantes sobre el organismo, afectando la salud. Como consecuencia de tener el colesterol alto, se presenta una serie de enfermedades que pueden producir complicaciones. Estar atentos y modificar ciertos hábitos nocivos para nuestra vida, son principios básicos para frenar a tiempo cualquier problema mayor.

La hipercolesterolemia, por ejemplo, se caracteriza por tener altas concentraciones de colesterol, la cual si no es tratada a tiempo puede traer consecuencias como alteroesclerosis, cardiopatías isquémicas, en la cual se produce un menor flujo de sangre, lo cual reduce el transporte de oxígeno a los tejidos.

Por ello se produce accidente cerebrovascular, tensión arterial alta, síndrome metabólico, etc.

Peligro silencioso

Esta es una enfermedad silenciosa y por ende comienza a manifestar síntomas cuando se encuentra ya instalada, por ello es importante realizarse chequeos en forma periódica.

Las consecuencias de los altos niveles de colesterol pueden ser fatales, pero las personas usualmente no les presta atención, porque no tienen síntomas notorios.

Esto en verdad es un gran error, aunque no existen síntomas que indiquen altos niveles de colesterol, las consecuencias son muy reales.

Aún si una persona haya sido diagnosticada con colesterol alto se puede sentir bien, porque no hay ningún síntoma o dolor.

El colesterol es producido de manera natural en el cuerpo, por el hígado, el exceso de colesterol es un factor principal en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Estas son culpables de poner a las personas en un riesgo mayor de tener derrames cerebrales y ataques al corazón.

Ultimamente han habido avances importantes en las medicinas y tratamientos para las enfermedades cardiovasculares, son todavía la causa número uno de muertes en hombres y mujeres adultos, en la actualidad.

El colesterol alto, según los últimos estudios confirmados por la organización mundial de la salud, está directamente relacionado con el 20 por ciento de todos los derrames cerebrales y, además, con el 50 por ciento de todos los ataques al corazón que ocurren.

Los niveles excesivos

Todas las personas tienen colesterol circulando en el torrente sanguíneo, pero los niveles excesivos de este pueden acumulare en las paredes de las arterias. Esta acumulación es llamada en términos médicos, placas que estrechan las arterias y eventualmente las obstruye.

La placa no es buena para las arterias, termina en arteriosclerosis, que es el endurecimiento de las arterias y hace frágil los tejidos flexibles.

Para combatir la placa, hay que cuidar la dieta y asegurarse que se está comiendo las comidas correctas, ya que la placa puede formarse en cualquier lugar del cuerpo.

Por ejemplo, si se forma en la arteria carótida en el cuello, entonces se transforma en la enfermedad de la arteria carótida.

Si se forma en la arteria coronaria, que suministra sangre y oxígeno al corazón, también se transforma en dicha enfermedad. Por esta razón hay un riesgo mayor de desarrollar coágulos de sangre si una placa se rompe. Este es otro factor de alto riesgo del colesterol alto.

Una de las consecuencias de los coágulos de sangre, es que se alojan en una arteria y bloquean completamente el suministro de sangre.

Esto quiere decir que, si las células sanguíneas no reciben los nutrientes y el oxígeno necesario, empezarán a morir.

Si se desarrolla un coágulo de sangre en el cerebro y el flujo de sangre es bloqueado, habrá un derrame cerebral. Si el coágulo es en la arteria coronaria, habrá un ataque al corazón.

La tensión constante y cotidiana, familiarmente llamada estrés, causa una liberación de las catecolaminas y por lo tanto aumenta la acumulación de lípidos en las arterias, lo que es considerado un factor de riesgo de importancia.

Aunque el colesterol alto es un factor de alto riesgo, cuyas consecuencias son los derrames cerebrales y ataques al corazón, hay muchas opciones para que la persona pueda alterar esa posición.

La manera de hacerlo es decidirse a cambiar seriamente el estilo de vida. Revisar aquellas cuestiones que sabemos repercuten en el organismo, tanto del orden alimenticio, como respecto de la vida social y el espacio que se le deja a la actividad física y saludable. i

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados