Buen domingo doctor, quería aprovechar este espacio para hacerle una pregunta: ¿cómo se relaciona la ansiedad con las fobias específicas a las que se refirió el domingo anterior?

Muchas gracias por el interés, Germán, y por su pregunta. Le cuento que los seres humanos tenemos la capacidad de anticipar los peligros, prever escenarios posibles y también podemos revisar nuestro pasado e imaginar situaciones que podrían haber ocurrido pero que no existieron. Este sistema da lugar a un mecanismo de alerta sofisticado: la ansiedad. Se trata de un estado emocional negativo generado por la anticipación de una amenaza que todavía no está presente. Ahora bien, esta capacidad de proyección sobre el pasado y el futuro representa una herramienta clave para la supervivencia porque nos permite estar preparados antes de que el peligro se haga presente. En el caso de las fobias específicas a las que nos referimos el domingo pasado, ese sistema empieza a detectar peligros donde no los hay y a evaluar los riesgos en exceso. Entonces, las fobias aparecen cuando las personas se sienten intimidadas por elementos aparentemente inofensivos.

LEA MÁS:

Alicia

¿Se puede tener “fobia” a estar con otras personas?

Gracias por la pregunta, Alicia. Sí, podemos decir que se puede tener fobia a las situaciones sociales. Así, asistir a reuniones sociales, rendir exámenes orales, dictar clases, dar exposiciones, ir a fiestas y hablar en público pueden ser para las personas que tienen fobia social momentos altamente temidos. Se llama “fobia social” a un trastorno de ansiedad que se caracteriza por generar miedo intenso ante la posibilidad de ser evaluado negativamente por los otros o de hacer el ridículo en público, como los casos que mencionamos. Quienes sufren este tipo de fobia poseen un fuerte deseo de agradar al tiempo que tienen la sensación de no tener la capacidad para lograrlo y desarrollar nuevas relaciones. Por ello, se sienten ansiosos cuando interactúan con desconocidos. Cuando viven experiencias que les provocan ansiedad, se sonrojan, sudan en exceso, tienen palpitaciones, tiemblan, se marean y sienten que se les pone la mente en blanco. Asimismo, intentan ocultar estos síntomas porque les causan mucha vergüenza. Incluso es probable que intenten evitar el contacto con desconocidos para no tener que sufrir la ansiedad que les produciría tener que conversar con ellos. Es posible que lleguen a sufrir ataques de pánico al enfrentar las experiencias que les causan miedo extremo. Esta fobia se manifiesta generalmente en plena adolescencia, aunque también se pueden detectar rasgos de ansiedad social en el temperamento desde la infancia temprana. En casos severos puede llevar a que la persona se aísle por completo. Por eso es fundamental la consulta y el tratamiento guiado por un especialista. Hoy hay tratamientos farmacológicos y psicoterapeúticos eficaces para mejorar esta condición que genera mucho sufrimiento.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados