En 1978 el zaino colorado ganaba en Palermo la Polla de Potrillos, el primer eslabón que se completaría después con el Gran Premio Jockey Club, el Gran Premio Nacional y el Gran Premio Carlos Pellegrini. Fue corrido por Marina Lezcano

El 8 de junio de 1978 Telescópico, un hijo de Table Play y Filipina, ganaba en la arena de Palermo la Polla de Potrillos, el primer eslabón de la famosa cuádruple corona de la hípica nacional, que se completaría después con el Gran Premio Jockey Club, el Gran Premio Nacional y el Gran Premio Carlos Pellegrini.

Telescópico, un zaino colorado que había nacido el 20 de octubre de 1975 en el Haras-Stud Don Yeye, vencía por medio cuerpo a Botón en un registro de 1m.36s.45/1000 para los 1600 metros. Esa Polla de Potrillos fue el lanzamiento para un año inolvidable.

Telescópico fue corrido por la joqueta Marina Lezcano, quien en ese año se consagró como la primera mujer en el mundo en ganar la triple y cuádruple corona.

El pupilo del entrenador Juan Esteban Bianchi, Telescópico, también ganó el Jockey Club el 3 de septiembre y el Gran Premio Nacional el 1 de octubre en Palermo.

El 5 de noviembre, el Gran Premio Carlos Pellegrini se corrió en Palermo, puesto que el hipódromo de San Isidro estaba cerrado.

Ese día, Telescópico ganó en Palermo y ante 80.000 personas la cuádruple corona al vencer de manera categórica -por 18 cuerpos- a Serxens en 3m/07s/2/5 para los 3 mil metros de arena. El premio de la carrera fue de 70 mil dólares.

La popularidad del turf, entonces, era tapa en los diarios nacionales: la foto de Telescópico con Marina Lezcano en su montura salió en casi todos los matutinos del 6 de noviembre.

La dupla Marina Lezcano y Juan Esteban Bianchi entró también en la historia grande del turf internacional: Telescópico es al día de hoy el último ganador de la cuádruple corona. Nunca nadie en 42 años igualó esa hazaña.

Juan Estaban Bianchi, quien falleció en el pasado mes de marzo, solía tomar café en la confitería de la tribuna Paddock de Palermo. Una tarde le confesó a Télam: "Marina sabía correrlo a Telescópico. Antes de la Polla de Potrillos se lo había dado a (Jorge) Valdivieso, quien lo corrió dos veces y había perdido. Una carrera antes de la Polla se lo di a Marina para que lo pruebe. Se bajó del zaino y me dijo: 'el misterio de este caballo es que no hay que pegarle'. Estaba súper convencida de lo que me estaba diciendo".

"En la carrera anterior a la polla, el caballo fue corrido por Marina y terminó ganando por 15 cuerpos. Durante todo el desarrollo, Marina nunca le pegó un fustazo", evocó Bianchi entonces.

Telescópico, después de su proeza, fue vendido a Francia. En París no anduvo bien y en Roma tampoco. El dueño del caballo intentó convencerlo a Juan Bianchi de que debía viajar a Europa a cuidarlo. Bianchi le dijo que no. Un año después, en 1980, Telescópico volvió a la Argentina.

El 14 de diciembre de ese año corrió por última vez en el césped del hipódromo de San Isidro, reinaugurado en 1979, ante la friolera de 95 mil personas. Telescópico largó y en menos de 500 metros se lesionó el talón. El público se quedó sin verlo y Telescópico no corrió nunca más.

Desde hace 42 años que su nombre brilla en la hípica argentina. Murió en 1982 de un infarto en Brasil, a donde lo habían llevado como padrillo. Triste final para un gran caballo. (Télam)

Compartir

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados