Especialistas en nutrición concuerdan en que les llegó el fin a las dietas y proponen un nuevo método para vivir saludablemente

Este 6 de mayo se celebra el Día Internacional Sin Dietas, una fecha que surgió en Gran Bretaña en 1992 y que se fue expandiendo a otros países con el objetivo de alertar sobre los riesgos de caer en trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia.

En un mundo en el que la publicidad vende una imagen de cuerpo perfecto, ¿quién no ha caído alguna vez en la necesidad de bajar de peso sometiéndose a dietas estrictas por el simple hecho de “verse bien” para un evento o “para llegar al verano”? Pero las consecuencias de someterse a un tipo de alimentación prohibitiva pueden ser muy peligrosas, sobre todo si de adolescentes se trata.

ADEMÁS:

La moda fitness y el peligro de los trastornos alimenticios: claves para detectarlos

Mary Evans Young ha sido una de las tantas víctimas de anorexia nerviosa, un trastorno alimentario que provoca rechazo de la ingesta de alimentos por desarrollar un miedo irracional al aumento de peso. Feminista y escritora, ayudó a las personas que padecían pensamientos desordenados relacionados con la comida, la imagen, sus cuerpos, las relaciones sociales y la salud”, relató la especialista en nutrición Virginia Busnelli sobre el surgimiento de la iniciativa “Diet Breakers”:

En esa línea, la licenciada explicó que las dietas y la regulación excesiva de los alimentos pueden causar graves daños a nuestra salud física y mental. “Estudios han demostrado que las dietas tienen una tasa de fracaso del 98%. Una dieta no es más que una negación de una nutrición saludable para nuestro cuerpo, no es más que la vía de comercialización global que abusa del término para hablar de un cuerpo y una vida mejor, pero negociando con el grave problema de la obesidad”, precisó.

En el último tiempo surgió un abordaje denominado “No Dieta”, un método creado por la doctora Mónica Katz, que nace del fracaso de los régimenes. “Está comprobado científicamente que las dietas como las conocemos, que prohíben todo, no funcionan. Porque es posible tener un cuerpo cómodo y sano sin renunciar al placer primario del alimento”, aseguró la especialista.

Al respecto, Agustina Murcho, Licenciada en Nutrición, en diálogo con POPULAR, sostuvo que hacer dietas estrictas, si bien ayuda a las personas a bajar de peso rápidamente, también hace que lo recuperen con la misma velocidad: “Es una alimentación insostenible, en la que se pierde masa muscular, por lo que se ralentiza el metabolismo, al poco tiempo se produce un atracón, lo que genera grasa, y cada vez cuesta más bajar de peso”.

dietas 1

ADEMÁS:

Dietas milagrosas y jugos detox: ¿realmente funcionan?

El eje del método “no dieta” es legalizar el placer comiendo una porción lógica y saludable, por lo tanto no habrá abstinencia ni prohibiciones. “El objetivo no es perder peso sino realizar cambios en el modo de vida para perder peso. El peso es resultado de cambiar y sostener el cambio en el tiempo”, definió Murcho, quien describió: “El rebote surge de reducir calorías y placer. El organismo entra en emergencia y no solo activa el funcionamiento en modo ahorro sino que activa el descontrol. Aunque comamos muy poco, como el cuerpo gasta poco no podemos perder peso y además anhelamos el placer de lo prohibido”.

En este mismo sentido, Estefanía Beltrami, especialista en nutrición y psicología, editó su libro “Basta de dietas” a través del cual promueve el cambio de hábitos alimenticios. “Todas las dietas tienen fecha de vencimiento, porque si bien uno cuando hace una dieta baja de peso y llega a la composición corporal que quiere, una vez que deja esa dieta tiene efecto rebote porque come en exceso”, describió a POPULAR.

De acuerdo con la licenciada, “esto sucede porque las dietas proponen cosas muy extremistas que nadie puede sostener en el tiempo como excluir determinados grupos de alimentos, restringir aquellos que nos provocan placer, o hacer detox”.

Y advierte: “Hacer dieta no es saludable porque en general se restringen los carbohidratos y se aumentan las proteínas, con lo cual las personas empiezan a sentir dolor de cabeza y mareos, falta de energía para llevar a cabo las actividades diarias, incluso pensar cuesta más; y el abuso de las proteínas puede llegar a causar daño renal”.

Por todo esto es que las especialistas en nutrición concuerdan en que lo que sí funciona para bajar de peso y sentirse cómodo con el propio cuerpo es cambiar de hábitos. Cada vez más se hace énfasis en la educación en alimentación saludable, ya que es la clave para evitar caer en trastornos alimenticios, y por supuesto, reducir el riesgo de obesidad y enfermedades asociadas.

Mejorar la conducta alimentaria y la relación con la comida, no restringirse, comer de forma saludable y medida la mayor parte del tiempo pero darse un gusto de forma equilibrada y haciendo ejercicio. Estos hábitos permiten de a poco mejorar la composición corporal, perder grasa y no músculo. El proceso es más lento pero lo que se logra se puede sostener en el tiempo”, afirmó Beltrami.

“Es un proceso que lleva tiempo, si uno viene arrastrando determinados hábitos durante su vida, no se modifica de golpe. Se tiene que ir focalizando en distintos aspectos. No se buscan cambios radicales de un momento a otro, sino que hay que entender que llevan tiempo y la persona tiene que estar decidida”, concluyó Estefanía, quien además aseguró: “lo que importa es la perseverancia, no la perfección”.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

☝️ Esto es lo que pasa cada vez que nos proponemos hacer una dieta... 1️⃣ Día: empezamos super motivados porque venimos de comer de forma descontrolada. Para ver resultados instantáneos y hacer dieta el menor tiempo posible, nos restringimos al extremo. Con el paso el día, cada vez vamos sintiendo más la falta de energía y nutrientes, lo cual se va traduciendo en hambre y ansiedad, somnoliencia, cansancio, dolor de cabeza, etc. 2️⃣ Día: seguimos con la dieta pero ya empezamos a cuestionarnos por cuánto tiempo la vamos a poder sostener. Cada vez nos sentimos peor y nos cuesta más controlarnos, por eso la respetamos la primera parte del día, hasta que en algún momento alguna situación actúa como detonante para derrapar. 3️⃣ Día en adelante: como la pasé tan mal al principio y en algún momento me descontrolé, me cuesta volver al eje. Siento que todo esta perdido y que ya tiré a la basura esta semana, así que tengo rienda libre para descuidarme varios hasta que la semana siguiente vuelva a empezar. Les parece que hacer esto funciona? A mí criterio, es un círculo vicioso y cada vez que empiecen y abandonen la dieta van a verse y sentirse peor, porque el exceso de peso va a ser mayor. Piensen que en este ejemplo, de toda la semana “se cuidaron” nada más que un día y medio, que ni siquiera fue lo ideal porque se restringieron. Y el resto de los días fue un descontrol. Si ponemos esto en la balanza, el 20% del tiempo se cuidaron y el 80% del tiempo no. Por eso, imagínense la clase de resultados que van a obtener... Por eso, dejen de restringirse y hacer locuras para acelerar el proceso. Si de verdad quieren obtener cambios positivos que duren en el tiempo la solución es cambiar nuestros hábitos y entender que cómo nos vemos y nos sentimos va a cambiar, pero lentamente! Nadie nos apura! Y recuerden que no llega primero el que va más rápido, sino el que sabe a dónde va! ▪▪▪ Turnos nutrición y psicología Av Rivadavia 3645, Almagro WhatsApp +54 9 11 6940 6392

Una publicación compartida de Lic. Estefanía Beltrami (@nutricion.salud.arg) el

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados