La especialista Agustina Murcho desmiente sus beneficios y explica los efectos que se generan en la salud

Las conocidas “dietas milagro” y los jugos "detox" son regímenes apuntados a adelgazar, que tienen en común la promesa de una rápida pérdida de peso sin esfuerzo. Pero, ¿realmente funcionan?

La realidad es que estas dietas no cuentan con ningún fundamento científico, y suelen generar un gran desequilibro en nutrientes y pérdida de masa muscular, así como aumentan el riesgo de padecer enfermedades. Además, está comprobado que favorecen una recuperación muy rápida del peso perdido, en lo que se conoce como “efecto rebote”.

Estas dietas milagrosas, en general, se basan en un solo alimento o nutriente, y se pueden clasificar en cuatro tipos: ricas en proteínas, ricas en carbohidratos, ricas en grasas o disociadas.

“Las dietas milagro no son equilibradas, y rompen con las leyes esenciales de la buena alimentación”, explica la Licenciada en Nutrición y especialista en Trastornos Alimenticios, María Agustina Murcho.

Una alimentación saludable se basa en cuatro leyes que buscan garantizar una alimentación suficiente, completa, armónica y adecuada para cada persona. Estas son:

- Ley de la cantidad: busca una alimentación suficiente para cubrir las necesidades calóricas del individuo y mantener en equilibrio el cuerpo. Cuando la alimentación es insuficiente, se genera una desnutrición, mientras que cuando es excesiva, se produce el sobrepeso u obesidad.

- Ley de la calidad: la alimentación debe ser completa con todos los macros y micro nutrientes.

- Ley de la armonía: establece una relación proporcional entre los principios nutritivos.

- Ley de la adecuación: tiene como finalidad estar supeditada a la adecuación a cada persona, es decir, acorde a los gustos de la persona, hábitos, cultura, situación socioeconómica y su estado de salud.

ADEMÁS:

Qué es el linfedema, la enfermedad que padecería Florencia Kirchner

nutricion

De acuerdo a esto, “la dieta cetogénica, por ejemplo, se basa en grasas saturadas, por lo que no respeta la ley de la calidad, de cantidad, ya que incita a consumir una cantidad innecesaria de verduras, no es armónica, porque no incluye todos los nutrientes, y no se adecua a los hábitos del paciente”, menciona Murcho.

En las dietas milagrosas, “no se cumple la ley fundamental que es la adecuación. Al momento de plantear una dieta a un paciente, es necesario conocer los hábitos, gustos, estilo de vida y si realiza actividad física. Además, no se puede prohibir cosas, porque si le gusta el chocolate, incluso en una dieta orientada a bajar de peso, no se puede eliminar, ya que la restricción hace que uno coma más”, explica la especialista.

En general, estos regímenes exponen a quienes lo realizan, a un desequilibrio en sus nutrientes, una severa restricción de la energía ingerida, desventajas para la salud, como la pérdida de masa muscular y el aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, anemia. “Incluso, son un disparador muy importante en los trastornos de alimentación, enfatiza.

4805.jpg

Por otro lado, las famosas dietas detox, muchas veces basadas en jugos, ofrecen un método para eliminar del cuerpo sustancias tóxicas o poco saludables, a través de la abstención y la ingesta de “zumos depurativos”.

“El organismo tiene el hígado, el riñón, la piel y los pulmones para eliminar toxinas de manera natural. No se necesita un jugo que limpie el cuerpo, porque el mismo cuerpo se limpia, y se limpia comiendo bien”, desmiente Murcho.

Y asegura: “Si un día me como una hamburguesa con papas fritas, al día siguiente no necesito un jugo para depurarme, lo hace el hígado. Siempre que se retome una alimentación saludable, haciendo ejercicio, tomando agua, comiendo frutas y verduras”.

En general, todas estas dietas milagrosas para perder peso en poco tiempo, si bien logran que las personas bajen rápido, también lo recuperan con la misma velocidad. “Es una alimentación insostenible, en la que se pierde masa muscular, por lo que se ralentiza el metabolismo, al poco tiempo se produce un atracón, lo que genera grasa, y cada vez cuesta más bajar de peso”.

Por este motivo, la nutricionista recomienda: “Es ideal conocer cómo come la persona y modificarle los hábitos. Indicarle que haga ejercicios físicos y que no coma por emociones, y analizar el perfil hormonal del paciente, ya que tanto el cortisol, la insulina, la prolactina, o la tiroides desrreguladas pueden evitar que se baje de peso a pesar de alimentarse bien”.

Para lograr la pérdida de kilos a largo plazo, los especialistas recomiendan huir de los métodos "milagrosos", y cambiar los hábitos alimentarios, además de practicar regularmente ejercicio físico.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

El abordaje No Dieta es un método creado por @nodieta_katz que surge a partir del fracaso rotundo de las dietas extremas! Las que quitan demasiadas calorias (menos de 1000 kcal dia) o las que quitan los hidratos, etc. Además, están destinadas al fracaso! El eje es legalizar el placer comiendo una porcion logica y saludable por lo tanto no habra abstinencia ni prohibiciones. El objetivo no es perder peso sino realizar cambios en el modo de vida para perder peso. El peso es resultado de cambiar y sostener el cambio en el tiempo. El rebote surge de reducir calorias y placer. El organismo entra en emergencia y no solo activa el funcionamiento en modo ahorro sino que activa el descontrol, el atracon, el picoteo. Aunque comamos muy poco, como el cuerpo gasta poco no podemos perder peso y ademas anhelamos el placer de lo prohibido. No solo es posible perder peso sin renunciar al placer primario de la comida sino que precisamente como no me privo, no deseo tanto y nunca me despido de mi comida preferida. Debemos tener en cuenta 3 cosas: 1⃣ Alimentación: cuanto comemos, calidad, si salteamos comidas, si picoteamos, si comemos porciones abundantes o repetimos plato, si comemos la cantidad necesaria de frutas y verduras, si hay equilibrio en los nutrientes. 2⃣ Ejercicio: el ejercicio no solo es necesario para bajar de peso sino que tiene muchos beneficios. Siempre lo mejor es hacer algo que nos guste para sostenerlo en el tiempo. Obvio que siempre hay que consultar con especialistas. 3️⃣Emociones: muchas personas comen para tapar emociones negativas y “solucionan” con comida. Entonces en vez de solucionarlo, empiezan a hacer dieta agravando la situación. Para esto es necesario ayuda psicológica y nutricional. La comida y las emociones van de la mano, y una dieta hace que terminemos comiendo aún más por hambre y restricción, además de la ansiedad que tenemos por cuestiones emocionales. No Dieta no termina nunca porque no es una Dieta! Es un cambio para toda la vida. Por eso el descenso no es rapido pero es continuo y sin rebote! #nutricionista #lovequotes #alimentacionsaludable #comidasana #lover #photography #dietasana #fitnessfood #foodporn #nodieta

Una publicación compartida de Lic. M. Agustina Murcho (@nutricion.ag) el

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados