La tendencia de menstruar sin ningún tipo de artículo que contenga el sangrado crece entre las mujeres; qué opinan los profesionales

A través de las redes sociales y las protestas realizadas por algunas personalidades públicas, se viralizó la tendencia del “free bleeding”, es decir, el sangrado libre, que consiste en no utilizar ni toallitas íntimas ni tampones durante la menstruación.

El free bleending tiene dos caras, ambas relacionadas con el movimiento feminista. Por un lado, es un símbolo de protesta en contra del conocido “impuesto rosa”. Todos los meses las mujeres atraviesan el proceso natural de la menstruación, lo cual las obliga a utilizar algún método higiénico, que además representa un gasto fijo adicional. También, como una forma consciente de actuar respecto al impacto que estos elementos producen en el medio ambiente.

Por otro lado, es una postura política, que va de la mano de la libertad de las mujeres: sangrar libremente, sin tabúes y evitando el pensamiento arcaico de que la menstruación es algo sucio y vergonzoso que se debe mantener en secreto. La menstruación es un proceso natural del cuerpo de las mujeres producto del desprendimiento del endometrio tras finalizar un ciclo en el que el óvulo no ha sido fecundado, por lo cual, no tiene por qué ser oculto.

ADEMÁS:

Cada vez hay más consultas por vasectomías

Algunas mujeres adoptaron esta práctica de no utilizar ningún tipo de artículo higiénico que evite que la sangre de la menstruación manche la ropa, para cada ciclo, otras en determinados momentos, a modo de protesta. En esta línea, distintas personalidades femeninas han mostrado su menstruación en público para generar conciencia sobre lo tóxico y caro que son los productos higiénicos, y lo natural del sangrado.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

A ver toda la piba que están indispuesta

Una publicación compartida de Ana Pauls (@anitapauls) el

La especialista en Tocoginecología, Melisa Pereyra, explica que esta tendencia “va de la mano de la lucha por el empoderamiento femenino, el reconocimiento de nuestro cuerpo y entender nuestra biología”. Y al hablar de libertad, “está en cada una cómo quiere gestionar su menstruación, y este movimiento empieza por reconocer el respeto por nuestro cuerpo”.

Métodos de higiene reutilizables

La utilización de toallitas o tampones, al ser productos sintéticos, tienen efectos en la salud de la mujer. “Si pensamos en que algunas son alérgicas, y además muchos de estos productos tienen blanqueadores y perfumes, irritan la piel sensible de la vulva, produciendo infecciones vaginales a repetición y flujos. Estas afecciones están actualmente en crecimiento, y por eso se aconseja no utilizar productos descartables”, asegura la especialista.

Además de estos métodos descartables, popularmente utilizados, existen nuevas formas de contener en sangrado. Por un lado la copa menstrual, que consiste en un recipiente de silicona médica que se introduce en la vagina durante el ciclo menstrual. La copita no absorbe, solo junta el sangrado en su interior y luego de unas 8 horas, es necesario retirarla, vaciarla, lavarla y volver a colocar.

copa.jpg

También se desarrolló en los últimos años ropa interior con tecnología de absorción, “que son bombachas aptas para absorber ese flujo menstrual. Si bien en Argentina aún no están en el mercado, es una buena opción para que las nenas comiencen a relacionarse con su ciclo”. Existen además unas esponjas marinas que se colocan dentro de la vagina y absorben el sangrado, pero para uso hay que ser extremadamente cuidadosas.

Además, estos productos innovadores resultan más económicos y eco amigables. Cada toallita o tampón demora unos 200 años en biodegradarse; causando durante todo ese tiempo una contaminación irreversible.

La copa menstrual, bien esterilizada y guardada, puede durar hasta cinco años. En contraposición, los métodos descartables deben ser cambiarlos cada cuatro horas. Si pensamos en el costo, actualmente en Argentina, un paquete de 16 toallitas de primera marca cuesta alrededor de $100, mientras que un pack de 8 tampones de la misma línea sale $75. Calculando un período menstrual de 5 días, se utilizarían aproximadamente 360 toallitas por año, con un costo de alrededor de $2300 anuales.

kiran-gandhi-marathon-period-run-bleed-2-ftr.jpg
En 2015, en un intento por desmitificar la menstruación y protestar contra el poco acceso a los productos de higiene femenina, Kiran Ghandi no usó ni toallas ni tampones durante una maratón en Londres
En 2015, en un intento por desmitificar la menstruación y protestar contra el poco acceso a los productos de higiene femenina, Kiran Ghandi no usó ni toallas ni tampones durante una maratón en Londres

Otra práctica que va de la mano con el free bleeding es la de ejercitar el suelo pélvico para retener la menstruación. Para esto, se realizan ejercicios de Kegel para lograr tonificar los músculos que contienen los órganos reproductivos de la mujer. “Estos músculos son los encargados de las contracciones cuando tenemos orgasmos, de retener la orina cuando tenemos relaciones sexuales, y en este caso, al entrenarlos, cuando una siente que le baja la menstruación, al contraerlos puede controlar dónde quieren eliminar ese sangrado”, explica Pereyra.

Claro que esto hay que hacerlo a conciencia y con guía, ya que una sobrecarga en los músculos pueden generar problemas, por eso se recomienda siempre la consulta con un especialista. En las tiendas donde venden copas menstruales suelen ofrecer una pelotitas que sirven para este ejercicio.

“Como profesional, recomiendo a las mujeres que conozcan todos los métodos para elegir el que mejor les parezca para gestionar su menstruación. Es una adaptación, pero las nuevas generaciones ya los tienen incorporados y cada vez va a ser más simple el cambio”, finaliza la especialista.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Si es la 1ra vez que comprás una #copamenstrual lo ideal es que te asesores y te dejes guiar por personas con experiencia para elegir tu talle. Los talles y tamaños de la copa varían según las marcas y las calidades, por lo que este post te dará info general. Si bien el principio básico de todas las copas es el mismo, según el tamaño y dependiendo del tipo de silicona, la copa será más o menos firme y se adaptará de una manera diferente a tu cuerpo. La vagina es flexible y tiene musculatura. Si no tuviste ningún problema de salud, tus músculos vaginales deberían contener perfectamente la copa cuando es introducida en la vagina. Le talle de la copa NO depende de la cantidad de flujo menstrual. Aunque tengas sangrado abundante, si por tu edad y condición te corresponde el talle M (o talle 1 según la marca) deberías elegir ese ya que te sorprenderá, entre otras cosas, que no sangramos tanto como pensamos. Si elegís una copa de talle más chico a la que te corresponde, podés sufrir pérdidas e incluso notar como la copa se desliza hacia abajo por la vagina. Si utilizás una copa más grande, podrías tener molestias y dolor al retirarla. Por lo tanto guiate por el diámetro y no por la capacidad de la copa. Normalmente se aconseja utilizar el talle 2 o L después de haber dado a luz ya que inevitablemente el canal vaginal se ensancha. En algunos lugares leí que recomendaban mantener el mismo talle (1 o M) si tuviste una cesárea sin dilatación y sos menor de 30 años, a lo que no estoy de acuerdo ya que después de un embarazo nuestra anatomía cambia con o sin parto vaginal. Muchas mujeres refieren molestias con el talle M pese a no haber tenido partos o ser aún menores de 30 y puede deberse entre otros factores a la falta de actividad física o a la elasticidad de sus músculos. Algunas marcas tienen 2 talles, otras 3: •S (pequeña): menor de 18 años y que no hayan tenido relaciones sexuales. •M (medio): menor de 30 años y ningún parto vaginal. •L (grande): mayor de 30 años (hayas parido o no) y/o si tuviste parto vaginal (independientemente de tu edad). Caro de @vivalacopita es la mejor asesora de tiene showroom en Villa Crespo y venta online. Coincidió tu talle?

Una publicación compartida de Dra. Melisa Pereyra Ginecóloga (@gineconline) el

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados