Mauricio Sulaimán, el presidente del CMB, vino al país a presentar la Superliga Amateur Argentina, sin confesarlo abiertamente, y con un proyecto poco claro que tampoco interesó mucho explicar. ¿Por qué? ¿Estará de acuerdo la FAB? ¿Es en represalia contra AIBA? ¿Es para recolectar países en una zona estratégica con poca presencia AIBA? Conozca el pensamiento del pope azteca.

Hacía 21 años que no teníamos el honor de que un presidente del CMB visitara nuestro país.

La última vez había sido el mexicano Don José Sulaimán Chagnón en 1996, con motivo de una Convención que la entidad realizó en Buenos Aires, y anteriormente lo había hecho el mismo Don José en 1986, dado la gran afinidad que por entonces tenía con la gente de la FAB, ya que el Luna Park, más específicamente Tito Lectoure, operaba con la AMB.

La semana pasada, a poco más de 3 años de la muerte de Don José, su hijo Mauricio Sulaimán – que sucedió en la presidencia a su padre- estuvo dos breves días aquí, y vaya que debió haber sido justificado el motivo después de 21 años, aunque sin embargo en la conferencia de prensa que se brindó, no quedó tan claro.

En realidad, gran parte de ella se pareció a una mini convención extra del organismo, de poco interés como para que ésa sea la razón real y citar a la prensa por la mañana a presenciar videos.

Sulaimán 2.jpg

Todos, absolutamente todos los periodistas fueron para hablar de otra cosa, y fue algo que tampoco se anunció con bombos y platillos: la creación –o su intento- de la Superliga de Boxeo Amateur Argentina, cosa de lo que se habló poco y nada, por encima, casi a lo último y porque algunos colegas interrumpieron para sacar el tema, que era imparable.

¿Pero desde cuándo al CMB le interesa tanto el boxeo argentino, e incluso el amateur? ¿Pero desde cuándo al CMB le interesa tanto el boxeo argentino, e incluso el amateur?

No es demasiado difícil la respuesta, y tiene que ver con la cercanía que nuestro país tiene con la AIBA (Asociación Internacional de Boxeo Amateur), con quien el CMB está enfrentada ideológicamente, y así lo hace saber en cada informe, aunque por diplomacia política lo nieguen.

Tanto la AIBA como el CMB aplican el mismo discurso para justificar las reacciones adversas que generan a veces sus polémicas decisiones, como la de excluir de sus listas tanto a púgiles como a Federaciones que no se alineen bajo su égida, o peor aún, que lo hagan bajo las del otro.

Sulaimán

La AIBA amenaza con desafiliar a las Federaciones Nacionales que tengan relación con organismos internacionales profesionales, excluyéndolas del boxeo en los JJOO; y el CMB hará lo mismo con los profesionales que intervengan en torneos AIBA, cualquiera sean.

Ambos ejercen una actitud autoritaria y represiva que no reconocen, digna de otras épocas, mas ninguno de los dos se hace cargo. El CMB se victimiza acusando a la AIBA, y viceversa. Ambos ejercen una actitud autoritaria y represiva que no reconocen, digna de otras épocas, mas ninguno de los dos se hace cargo. El CMB se victimiza acusando a la AIBA, y viceversa.

Es más; si la FAB llegara a desconocer y a no federar a los púgiles que peleen por la Superliga, privándolos de acudir a los JJOO, para el CMB -o mejor dicho, para Mauricio Sulaimán- es “un problema de la FAB”, que nada tiene que ver con el Consejo.

Lo mismo dice la AIBA cuando el CMB expulsa de su ránking y suspende por 2 años a quienes peleen en los JJOO: “problema del CMB”.

Considerar las consecuencias negativas como problemas ajenos, sin poner el ojo en las causas que las generan cuando estas devienen de actitudes personales, es un acto de soberbia. Es ponerse en el centro del universo, sin autocrítica ni ecuanimidad, algo peligroso en cualquier dirigente.

Pero a todo esto, ¿qué es la Superliga Amateur?

En toda la estadía, nadie lo explicó debidamente, como se esperaba. Sólo trascendió que será una especie de torneo entre Ligas del país, que luego irán a “revalidar” sus títulos a México (¿?).

Y circuló además un reglamento amateur diferente al de AIBA y al de la FAB, con reglas hechas por el CMB, que ni el propio Mauricio supo explicar bien, porque por ejemplo, en él se contempla la cuenta de protección de pie, algo que va contra los principios del CMB.

“Habría que ver qué versión has consultado”, respondió Sulaimán ante preguntas reglamentarias no del todo claras, donde entre otras cosas no figuraba cuánto es el mínimo de puntos que puede recibir un boxeador por cada round.

No es difícil suponer que la FAB, tan ligada política y deportivamente a la AIBA, no apruebe la Superliga, o quiera imponer sus reglas, más que nada por las represalias que puede recibir de AIBA, aunque a nivel interno hay independencia, mientras no afecten a los torneos de aquella entidad.

MARAVILLA MARTÍNEZ

¿Se viene otro cisma en el boxeo argentino, en este caso en el ámbito amateur? Porque hasta se habló de la facultad de otorgar licencias en caso de que la FAB se niegue, de traer autoridades de afuera (México, Uruguay), y de tener el aval legítimo por estar inscriptos en la IGJ. Todo bajo un clima político, que en un momento se pareció a un acto gremial.

Pero más allá de eso, retóricamente Don Mauricio –que estuvo reunido también con gente de la FAB, aunque eludió pormenores- dejó conceptos refutables al menos en las formas, porque en el fondo es obvio que todos queremos un boxeo mejor. Pero mejor realmente, y no en función de intereses personales.

Iremos analizando una por una sus declaraciones, con la esperanza de alguna vez poder acercar posturas y echar luz donde hoy hay sombras.

En primer lugar, el presidente dijo que “el CMB es un organismo sin fines de lucro, no como la AIBA, a quien lo único que le interesa es lucrar, el rating, y los sponsors”. En primer lugar, el presidente dijo que “el CMB es un organismo sin fines de lucro, no como la AIBA, a quien lo único que le interesa es lucrar, el rating, y los sponsors”.

Y sí, a la AIBA tiene que interesarle el rating y el dinero como a cualquier deporte, para progresar, pero fundamentalmente porque el Boxeo Amateur está en la mira, y corrió el riesgo de ser descendido a los deportes “D”, considerados “prescindibles”. Hay que entender que hoy en día el COI también funciona como empresa y lo que no da rating, ni interés, pasa a segundo plano.

LEA MÁS:

Pero que el CMB es un organismo sin fines de lucro, ¿está seguro Don Mauricio? ¿No cobra aranceles por las sanciones de las peleas mundialistas -que no son fijos, sino porcentajes de las bolsas-? ¿Y no desafectan a grandes campeones –incluyendo a Oscar de la Hoya- por no pagarlos, o por querer pagar de menos, dado el gran monto a descontarles por lo exorbitantes de las mismas?

¿Será por eso también que su organismo rankea a los campeones de títulos regionales como los Latinos, Fecarbox, EBU, NABF, OPBF, etc, que ni ránkings tienen, en vez de hacerlo con los nacionales, que salen de una confección más seria?

¿Por qué, Sr Mauricio, no rankean en el CMB a los campeones argentinos y sí a los latinos CMB, que a veces en nuestro ránking ni figuran, o los ganaron ante no rankeados? ¿Será porque el título argentino no paga arancel al CMB? ¿Eso es un boxeo mejor?

Mauricio dice: “Son dos boxeos distintos. El boxeo amateur es uno y el profesional es otro”. Y estamos de acuerdo. Pero también es cierto que ambos son practicados por hombres de carne y hueso, y bien pueden algún día llegar a ser lo mismo, si el profesional de adecua al amateur. Ninguno nace de un repollo.

“Un profesional puede lastimar a un amateur”, afirma. Pero los resultados en los JJOO y en las competencias previas que se han hecho lo desmienten rotundamente. Todos los profesionales perdieron ante púgiles amateurs en Río, y casi todos en el preolímpico de Venezuela.

“No hay una sola figura a la que le haya preguntado y no me haya dicho que él como profesional vencería a su versión amateur”, comenta con fuerza de argumento.

Ganar, siempre puede ganar cualquiera, sin que nadie mate a nadie. Y es común que a mayor experiencia haya mayor rendimiento. Pero esto sucede con cualquier púgil dentro del mismo campo. La clave está en los momentos. Ganar, siempre puede ganar cualquiera, sin que nadie mate a nadie. Y es común que a mayor experiencia haya mayor rendimiento. Pero esto sucede con cualquier púgil dentro del mismo campo. La clave está en los momentos.

El de la Hoya profesional que perdió ante Pacquiao sería noqueado por el de la Hoya amateur que ganó en Barcelona ’92. Y el Alí que perdió ante Holmes, o ante Berbick, también caería contra el Alí que se consagró en Roma 1960.

Lo que debería tener en cuenta Sulaimán es que las estrellas profesionales se avendrían a las reglas amateurs para vencer a éstos en apenas 3 rounds. Y que no obstante, las estrellas amateurs cuando pasan de un campo al otro, hacen tabla rasa contra los profesionales.

Argentina ganó en los últimos 48 años 1 sola medalla de bronce (Chacón), y México en los últimos 28 ganó también apenas una. ¿Les parece que Argentina y México, dos potencias, tengan sólo 1 medalla cada uno en el boxeo olímpico en tantos años? ¿Qué perderíamos si no participáramos más en AIBA? Nadie se va a morir”, reflexiona.

Sería como que México no participe más en los Mundiales de fútbol, porque jamás ganó ninguno en la historia. Y la inmensa mayoría de los países tampoco, ya que nunca ganaron nada. Un razonamiento inentendible.

El hecho de que potencias profesionales como USA, México y Argentina no figuren en el medallero olímpico refuta la idea de Mauricio de que los profesionales lastimarían a los amateurs.

Pero además, ¿quién es la figura profesional del momento? No es yanqui, ni argentina, ni azteca, sino “GGG” Golovkin, un kazajo. Y dentro de las 10 primeras libra por libra, la mitad son de países soviéticos.

“Los boxeadores sueñan con el cinturón verde y dorado del CMB, no con las medallitas”, afirmó el presidente, con Maravilla Martínez al lado, quien prefirió en su momento abandonar el título del CMB –debía defenderlo ante el campeón interino Sebastian Zbik- para agarrar una pelea por una mejor bolsa ante Serhiy Dzinziruk.

En algo estamos absolutamente de acuerdo con Don Mauricio: “La AIBA no demuestra tener la idoneidad esencial para manejar el boxeo amateur ni profesional”, asegura el pope. En algo estamos absolutamente de acuerdo con Don Mauricio: “La AIBA no demuestra tener la idoneidad esencial para manejar el boxeo amateur ni profesional”, asegura el pope.

Ciento por ciento con él.

Aunque quizás Mauricio se refiera particularmente al quite del cabezal y a la unificación de los campos aficionado y profesional, mientras que nosotros al tan absurdo criterio que usan para fallar combates, tan falto de sabiduría y coherencia que desorienta a ellos mismos.

Porque si vamos a los datos -que tanto parecen gustarles-, de los 120 años de historia del boxeo mundial, el cabezal sólo se aplicó en 30. Y de las 24 medallas del boxeo argentino, 23 fueron sin él.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados