La gastronomía "tiki" es un concepto surgido en los Estados Unidos en los años '30 a partir de la idealización de las culturas exóticas de la Polinesia. Conjuga preparaciones típicas del Pacifico y del Caribe y los platos se caracterizan por la presencia de pescados y mariscos.

Se denomina “tiki” a las grandes estatuas con forma humana de las culturas de la Polinesia Central en el Océano Pacífico. Tienen un valor sagrado y simbolizan dioses o semidioses. Entre los años 800 y 1300 d.C, los tikis llegaron a Nueva Zelanda, donde se convirtieron en uno de los símbolos más populares de la cultura maorí y representan al primer hombre en la Tierra, el equivalente a la figura de Adán en la Biblia.

¿Cómo se llega de estos conceptos a la denominada cultura tiki, dentro de la cual la gastronomía tiene un rol fundamental? Se trata de un concepto surgido en los Estados Unidos en los años ‘30 a partir de la idealización de las culturas exóticas de la Polinesia. Después de la anexión de Hawaii a los Estados Unidos estas creencias religiosas llegaron al país de América del Norte, sumándose más tarde la experiencia que llevaron los marines norteamericanos al regresar a su país luego de haber participado en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Se fue conformando así un imaginario tiki que mezclaba figuras religiosas con elementos exóticos, sabores, colores y costumbres del Sudeste Asiático, la Polinesia, las Islas del Pacífico, Hawaii e, incluso, del Caribe, en un ambiente playero e informal. El primer bar-restaurante tiki surgió en Hollywood en 1933. Se llamó “Don the Beachcomber” y su dueño, Ernest Raymond Beaumont-Gantt -más conocido como Don Beach-, movido por su añoranza de sus viajes navegando por el Pacífico Sur, decidió decorar su local con muebles de ratán, antorchas, guirnaldas de flores, y ofrecer un propuesta de comida cantonesa y cócteles a base de ron. “El concepto de tiki es medio un chanchullo, es una mezcla de un montón de cosas, un invento americano. Tomaron elementos que les gustaban a los soldados y a los ex marines que volvían de la guerra y que habían estado en esos lugares exóticos y terminaban creando esos bares que eran paraísos. Como antes no se podía viajar como ahora, entonces te llevaban ese mundo exótico a tu lugar. Eran lugares muy pitucos. Nosotros hicimos un bar más descontracturado. Pero siempre, un bar tiki te transporta a otro lado”, explica Ludovico de Biaggi, creador de “Oh’ No! Lulu”, bar tiki del barrio de Villa Crespo.

La coctelería tiki tiene una esencia muy personal. La mayoría de los cócteles están hechos a base de ron. El mencionado Don Beach impuso dicho estilo al combinar almíbares saborizados y jugos de fruta fresca con ron. Los más famosos son el Mai Tai Tiki, el Zombie, el Suffering Bastard, la Piña Colada y el Aku Aku, entre otros. Suelen servirse en vasos de cerámica con formas de tótems. “Las columnas vertebrales son las especias, el ron y los cítricos. El trago no es ni dulce ni frutal. La idea es conseguir el balance. Es potente a nivel alcohólico y se juega mucho con las especias y con los cítricos para darle otro volumen. Es una coctelería compleja que exige productos de calidad y que tiene una identidad de imagen única e impactante”, explica Ludovico.

Un versión del cocktail Suffering Bastard nació en Egipto, en el bar del Shepherd’s Hotel de El Cairo, como una cura para la resaca de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial. La otra versión fue creada por la cadena de bares tiki, Trader Vic’s

En cuanto a la gastronomía, también conjuga preparaciones típicas del Pacífico y del Caribe. Los platos se caracterizan por la presencia de pescados y mariscos, muchas especias, arroz o fideos de arroz, etc. En su imaginario, conviven platos de origen chino, japonés, filipino, polinesio, thai y caribeño. Por ejemplo, el Bo Bun Imperial (ver receta) es una receta camboyana que lleva fideos de arroz, verduras frescas, hierbas, maní tostado, pickles, arrolladitos primavera, carne marinada y langostinos. “Los tragos tiki son todos muy fáciles de tomar y cualquier va muy bien con esta receta o con la flor de cebolla frita”, indica el bartender.

El cocktail Derby nació en las carreras de caballos del Derby de Kentucky para acompañar el glamour del espectáculo. Es un cocktail refrescante que en ese caso presenta una versión tropical para darle un toque tiki.

Un ambiente playero pero exótico, sabores lejanos y tragos que nos transportan a las islas del Pacífico, todo eso encontraremos al sumergirnos en el mundo mágico de un bar tiki.i

DERBY Y ZOMBIE

trago

Ingredientes:

50 ml de Bourbon,

25 ml de jugo de piña,

25 ml de jugo de limón,

25 ml de almíbar de vainilla.

Bitter Angostura,

1/4 de rodaja de piña.

Preparación: colocar ingredientes en una coctelera con hielo y batir energéticamente. Colar el contenido a un vaso de whisky y llenar con hielo picado. Terminar el cocktail con golpes de Bitter Angostura y un cuarto de rodaja de piña.

Ingredientes:

35 ml de Ron Blanco

35 ml de Ron Dorado

25 ml de velvet Falernum (almíbar a base de especias y lima)

25 ml de jugo de lima,

25 ml de jugo de pomelo,

15 ml de almíbar de canela,

3 golpes de Bitter Angostura.

Preparación: colocar los ingredientes en una coctelera con hielo y batir energéticamente. Colar en el contenido a un tiki mug y llenar el resto de este con hielo picado. Tomar media lima exprimida y colocar un terrón de azúcar embeberlo en Ron y Angostura y prenderlo fuego. Esta lima es la decoración del coctel.

ADEMÁS:

PASO A PASO: Cómo hacer budín de mandarinas en licuadora

FLOR DE CEBOLLA

Ingredientes.

Para la salsa:

2 cdas de mayonesa,

2 cdas de sour cream,

1 1/2 cucharadas de té de ketchup,

1/2 cucharada de té de salsa Worcestershire,

1/4 cucharada de té de paprika,

pizca de pimienta de Cayena,

sal y pimenta fresca.

Para la cebolla:

1 cebolla grande o cebollón,

2 1/2 tazas de harina blanca,

1 cda té de pimienta de Cayena,

2 cdas de paprika,

1/2 cuchara té de tomillo seco,

1/2 cda té de orégano seco,

1/2 cda té de comino en polvo,

Pimienta fresca,

2 huevos grandes,

1 taza de leche entera,

Aceite para freír,

Sal a gusto.

Preparación: combinar todos los ingredientes de la salsa y refrigerar. Cortar la cebolla en gajos sin llegar hasta la base para que tome forma de flor. Mezclar la harina con todos los condimentos secos, en un bowl. Aparte, batir los huevos con la leche más una taza de agua. Enharinar la cebolla en el bowl cuidando de que quede bien cubierta, sobre todo entre los pétalos. Sacudir luego el excedente. Usando una espumadera, sumergir la cebolla en la mezcla líquida, retirar y dejar escurrir. Luego volver a enharinar y sacudir el excedente. En una olla grande, calentar el aceite a punto de fritura y, con cuidado y la ayuda de la espumadera, sumergir la cebolla. Freír hasta que esté bien dorada y crocante. Retirar y escurrir boca abajo sobre papel. Darla vuelta, emplatarla, condimentar con sal a gusto y servir caliente con la salsa.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados