A Agustín Gauto, la gran esperanza del boxeo argentino, la cuarentena le cayó en medio de su chance mundialista y lo obligó a postergarla, con todos los daños colaterales que ello le acarreó, como problemas de entrenamiento y alimentación, además de su perjuicio económico y deportivo. Sin quejarse, se lo cuenta a DIARIO POPULAR, blanqueando los alcances secundarios de esta pandemia

La figura más prometedora del boxeo argentino por juventud y jerarquía, el invicto bonaerense Agustín “El Avión” Gauto, tenía que pelear en estos días –más precisamente este viernes en Panamá-, por el título mundial mosca jr interino de la OMB que se halla vacante, ante el Nº 10 del ránking, el puertorriqueño René Santiago García.

El campeón regular de la entidad, que se suponía iba a dejar la corona para subir a mosca pero no lo hizo, es el mexicano Elwin Soto Castro.

Gauto es el 1º retador, por lo que, entre el nivel que muestra pelea tras pelea, más el rival que le tocaba -en los papeles un escalón más abajo-, parecía estar todo dado para que este finde Argentina dejara de estar acéfala de campeones mundiales masculinos, aunque más no sea a través de un interinato.

Y no era un pálpito. La “sensación térmica” puede medirse con pequeños gestos en el boxeo, y podía leerse que el escenario estaba armado para el eximio púgil, que pinta como el hermano menor de Omar Narvaes: rival a elección (27 años, récord de 8-2-0, 6 KO, de manos picantes pero sin gran experiencia ni oposición seria en su palmarés), que tal vez fue elegido por ser boricua al igual que casi toda la familia de la OMB, incluyendo a su presidente, Francisco “Paco” Valcárcel.

Pero la pandemia pudo más que todo, e impidió –ojalá que solo lo haya retrasado- una consagración que si bien no estaba servida en bandeja, era una buena “asistencia”. Y así como casi todos los eventos deportivos internacionales, éste se desvaneció hasta nuevo aviso, que sólo el Coronavirus sabe cuándo será.

La cuarentena a la que nos confinaron a todos los argentinos, es la otra parte de la historia, porque afecta entrenamientos, dietas, descansos, humor y fortaleza mental y espiritual, entre otras cosas.

Por eso DIARIO POPULAR quiso saber cómo transitaba estos días el púgil del momento, principal damnificado por este contexto, y el whatsapp fue la vía:

- ¿Cómo tomaste esta cuarentena forzada justo en este momento tan especial para tu carrera?

- Y, la verdad es que esto que está pasando con el Coronavirus es algo muy complejo, muy complicado. Y estar encerrado en tu casa sin salir a ningún lado, también. Pero es algo que lo tenemos que hacer. Como dicen, si no nos cuidamos nosotros no nos va a cuidar nadie. El problema es que tener que hacer todo acá, sin poder ir al gimnasio, por lo menos de mi parte es lo más difícil.

-Imagino… ¿Pero cómo hacés entonces? ¿Cómo te la estás rebuscando? ¿Entrenás igual?

- Sí, me estoy entrenando acá, como puedo. Soga, sombra, gimnasia, algunos circuitos que me pasó mi preparador físico (NdeR: Iván Suárez), pero más que eso no podés hacer…

- ¿Cómo es tu rutina en este momento? ¿Modificaste mucho la conducta de lo que era tu rutina en épocas normales? ¿Tenés bolsa, puching ball, hacés algo de ring, guanteos, etc?

- Y, mirá, mi rutina se me complicó bastante ahora. Primero porque vivo en un lugar muy chiquito, es un monoambiente. Estoy viviendo con mi novia. Así que no tengo mucho espacio. Igual me estoy levantando a cualquier hora, ja, no es la misma rutina que cuando estoy entrenando en serio. Sólo cuando tengo ganas me pongo a entrenar un poco, 40 minutos de soga, abdominales, flexiones de brazo, circuitos. Trato de meterle aunque sea un ratito todos los días, pero no todos los días tenés ganas de hacer siempre lo mismo, y encerrado acá.

- ¿Guanteos, y esas cosas, nada?

- No, de eso nada de nada. La verdad es que no guanteo hace un montón. Igual trato de mantenerme en ritmo para cuando tenga que volver al gimnasio, para hacerlo de la mejor manera.

- ¿Y la dieta? ¿Y el peso? ¿Te estás yendo mucho?

- Y sí, con la dieta pasa lo mismo…. ¿Cómo hacés? Encima me suspendieron la pelea, no tengo fecha siquiera aproximada, así que tampoco me estoy poniendo las pilas con eso. Trato de mantenerme, de comer tranqui, pero me fui de peso a lo que yo estoy acostumbrado. Estoy como en 55/54 kilos. Pero apenas vuelva al gimnasio lo primero que voy a hacer es bajar esos kilos de más, ja.

- Qué problemática… Pocos ven eso. Tal vez la gente crea que es como un futbolista de elite, que entrena en su casa, programadamente, y tiene un jardín, o un fondo. Acá es como que estés de vacaciones, aunque tengo entendido que sos de los que no descansa nunca, ya que a lo sumo entre pelea y pelea te tomás un par de días, nada más.

- No, no es ni cerca como estar de vacaciones, porque es grave lo que está pasando. No es ni parecido a unas vacaciones, y te digo por qué: en las vacaciones uno sale, se distrae… Yo por lo menos en las vacaciones más largas que me tomé, que fueron de 10 días (creo), fui a San Bernardo, y salía a correr todos los días. Seguía haciendo la rutina allá. Pero este año no me tomé vacaciones para nada y apenas descansé dos días en todas las peleas que hice. Pero es mi trabajo, y si bien quería tomármelas, porque mi cuerpo me lo pedía, tampoco quería que fueran tan largas y que fueran así.

Video entrevista Nigrelli.mp4

-Yo me refería no tanto a lo recreativo, sino al trabajo específico, al entrenamiento. O sea, uno en vacaciones suspende sus actividades tradicionales (salvo excepciones como en tu caso, ja). Pero digo, si vos ahora no estás entrenando con la intensidad o asiduidad de antes, no podés salir, guantear, entretenerte, etc, la pregunta es ¿qué hacés? ¿En qué ocupás el resto del tiempo en que no entrenás? ¿Cómo reemplazás tus turnos de gimnasio en la parte física y técnica, cómo ordenás tu descanso? Por eso te decía si no eran una especie de vacaciones forzadas.

-(risas). El tiempo ese que me sobra lo paso tomando mate, mirando alguna película o serie, charlando con mi novia, jugando a las cartas…, más de eso no podemos hacer, más que sacar al perro, o ir a comprar algo. Es bastante aburrido hacer siempre lo mismo, tanto en la parte del entrenamiento como en el día a día. Pero bueno, como te decía antes, otra no nos queda, lo tenemos que hacer todos. Así que sí, desde ese punto de vista se parecen a unas vacaciones, pero sin diversión y muy forzadas. Yo ya no quiero estar más encerrado, ja.

-Películas como cuáles?

- Estuve viendo “Bajo sospecha”, que son dos temporadas (voy por la segunda), “Elite” (la tercera temporada), y “Toy Boy”, que está buena. Es de un asesinato, está buena.

-¿Y el descanso? ¿Es más, o menos que antes? ¿En un día normal, sin cuarentena, a qué hora te acostás y te levantás?

- Ahora por razones obvias descanso más de lo normal, pero cuando estaba en actividad, entrenaba a la mañana bien temprano. Me dormía, ponele, a las 22:30/23:00, y me levantaba a las 7:00, o un poquito antes. Entrenaba la preparación física y luego descansaba hasta las 11/11:30. Comía y volvía a descansar un ratito, o charlaba tomando unos mates, hasta las 14:00. Luego iba al gimnasio y entrenaba hasta las 16:00, y ahí venía, me duchaba, merendaba, descansaba un par de horitas más y volvía al gimnasio tipo a las 19:00.Y ahí le pegaba hasta las 21:00.

- Tres turnos. Por suerte sólo te dedicás a boxear. ¿Antes trabajabas en algo, además del boxeo?

-Sí, tengo esa suerte de solamente dedicarme a lo que me gusta. Antes trabajaba en una fábrica, haciendo corte y plegado de chapas. Cuando me hice profesional renuncié para dedicarme al boxeo como pudiera. Pero después, como necesitaba la plata me metí con un amigo a hacer unas changas, poniendo membranas. No fue mucho, habré estado 4 meses, más o menos. Hasta la defensa del sudamericano contra Luis Golindano .

- Y de pronto, la vida se te acomodó gracias a tus éxitos.

- Sí, empecé a tener sponsors, como “Transporte Ala”, “Cimarrón” (una empresa que fabrica mates), y “100 %”, una fábrica de ropa deportiva que me dan para entrenar.

- Si mirás el lado positivo, lo bueno es que a tu rival le debe estar pasando lo mismo que a vos.

- Eso espero, jaja. Lo importante es que uno llegue en las mejores condiciones posible.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados