Mientras cumple junto a su familia con el aislamiento obligatorio, el mejor jockey argentino habló de la pandemia y sus efectos, cómo sobrelleva la cuarentena y, por su puesto, de turf.

En su casa, mientras cumple con el aislamiento junto a su familia, Juan Carlos Noriega, con la onda que lo caracteriza, se prestó a la charla, donde contó cómo son sus días en tiempos de coronavirus, reflexionó sobre los efectos de la pandemia y dejó un mensaje esperanzador.

-¿Cómo sobrellevas la cuarentena?

-Estamos guardados; como dicen los que saben, el tema del aislamiento es lo mejor que puede haber para evitar la propagación del coronavirus. Al principio, la verdad, uno no le daba tanta importancia, pero con el correr de los días fuimos tomando consciencia que es primordial aislare y lo estamos haciendo en familia: con mi esposa Paola, y mis hijos, Guido, de 22 años, y Sol, de 19. Y una perra que tenemos. Estamos todos guardados, no salimos a ningún lado. Fuimos sólo al super a hacer una compra general para estar abastecidos. La verdad es algo que no ocurrió nunca; me estoy acordando que la última vez que corrí fue el día 14 y la última vez que monté fue el lunes 16. Esperemos que esto pase rápido porque para la hípica, y el país en general, seguramente va a ser un golpe muy duro. Ya está muy complicado para los propietarios aguantar los caballos en las villas hípicas de Buenos Aires, imaginate ahora sin correr... Pero el argentino y el turf se asemejan mucho, siempre le damos para adelante, eso es lo que va a pasar. Yo creo que no va a haber carreras por un tiempo largo y habrá que bancar. Cuando arranquemos vamos a tener que ir de a poco porque a los caballos no los podes preparar de un día para el otro...

-¿Estás preocupado por el "día después"?

-Sí, me preocupa el "día después". Porque, tal vez, los que tenemos una base armada ya lo podemos bancar, pero a los chicos que recién están empezando les va a costar bastante, y más que todo a los entrenadores, que tienen personal a su cargo, se les va a complicar mucho: afrontar cargas sociales, pagar sueldos, etc. Ahora, la mayoría de los propietarios que tienen campo se llevaron a todos sus caballos. Se va a poner muy duro. Un stud, como por ejemplo el de Pellegatta, es una empresa.

-¿Cómo ocupas todo el tiempo que tenés ahora?

-Me la paso mirando la tele, películas, series; duermo, descanso. Y algo fuera de lo normal: hoy en día desayuno, almuerzo, meriendo y ceno, que cuando corro, en general, sólo desayuno y ceno. Actividad física por ahora no hice nada; en estos días seguramente voy a empezar a hacer algo.

-Te sumaste al #10toqueschallenge...

-Está bueno el tema del desafío, es algo fuera de lo común. Ahora estoy por hacer uno con una media, jaja...

-Hablame de Ajool.

-Es un caballo serio, es bueno de verdad. Seguramente ahora va a tener que arrancar de cero, igual mal no le va a venir porque es un caballo que no tiene problemas físicos, pero se comió unas cuantas carreras en estos meses. Cuando empiece a entrenar se va a poner rapidísimo; es un gran caballo. Ojalá lo podamos disfrutar un tiempo más en la Argentina, sobre todo yo, ja, que soy el que lo corro.

-Tu abrazo a Calvente fue un gesto muy lindo...

-Lo del Latino fue una alegría bárbara porque a Tetaze lo conozco hace mucho; nunca lo he corrido ni montado, pero yo me pongo feliz cuando al stud de Pellegatta le va bien. Somos un equipo y es una carrera que Pelle quería ganar. Y Gustavo (Calvente) es sensacional, para mi es uno de los mejores jockeys que tenemos en la Argentina.

Para el cierre el gran Chupino deja una frase que lo pinta de cuerpo entero: "El argentino es muy duro, así que vamos a salir adelante si Dios quiere. Abrazo grande para todos".

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados