Yamandú Cardozo habla del regreso a los tablados de Montevideo y cuenta cómo lo impacta la realidad argentina. "Se sabe que banderas levantamos".

Agarrate Catalina regresó a Buenos Aires para seguir presentando "Defensores de causas pérdidas". A Yamandú Cardozo, fundador y director de la reconocida murga uruguaya, se lo nota plácido en esta ciudad "con gente muy parecida a la nuestra, aunque con un vértigo que a veces asusta". Mate va y mate viene, el talentoso y querible artista fana de Nacional sentencia: "Cruzar desde Montevideo con arte y humor no soluciona, pero ayuda a pelear". A eso vino junto a sus compañeros, a darnos un abrazo y ánimo a nosotros (a quien nos considera hermanos) en medio de esta coyuntura que vive la Argentina. La Catalina está para defender cosas que ya nadie defiende, causas que parecen perdidas.

La gira que arrancó el 22 de agosto incluye presentaciones en Luján, El Palomar, Lomas de Zamora, San Isidro, Escobar, Ensenada, Quilmes, Villa de Parque, Tigre, Ramos Mejía y seguirá por varias ciudades de Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos y Buenos Aires. "Vamos a presentar el show de Defensores de Causas Perdidas. Es un espectáculo que nos representa mucho. Cada año que armamos y presentamos algo es porque queremos decir eso en ese momento. Además, es el espectáculo que nos trajo de vuelta al carnaval, a concursar, y a la fiesta, al barrio. Está bueno pasear por el mundo como hicimos, pero también actuar en nuestro país".

Cuando giraron por el mundo también grababan el reality Gira Mundial que se vio por Sun Channel en cable. ¿Volverán a hacerlo?

-Estuvo bueno. Gira mundial estaban asociados a las giras, que fueron un orgullo como murguistas. El programa nos sirvió para financiarlas. Siempre buscamos visibilizar al género. La primera gira grande y larga que hicimos, además de haber cruzado a Argentina, fue cuando estuvimos un mes por España y por Francia. Fuimos como embajadores representando a Montevideo en lo cultural. La última función fue en Paris. Y la primera que tuvimos al llegar a Montevideo fue en uno de los barrios más sumergidos y laburantes de Montevideo que se llama Nuevo París. La murga me llevó de París a Nuevo París sin escalas. Es muy gracioso porque luego nos pasó lo mismo con Berlín. Tocamos en Alemania y al llegar nos tocó ir a Nuevo Berlín, un pueblo del interior de nuestro interior del Uruguay.

ADEMÁS:

Una famosa actriz reveló que fue la mano del póster de "Belleza Americana"

Bruce Willis fue un "duro de saludar" para José María Listorti

Se te nota el placer de volver a los barrios, a los pueblos.

-El tamaño del Uruguay y nuestro tamaño artístico tienen lo bueno y lo malo de lo pueblerino. La parte buena es que no permite creerse una estrella. El país es chiquito, la gente se siente cercana y te conocés. Y el carnaval menos lo permite eso de creerte una estrella. Si pasa, te trae de los pelos, te aterriza y te tiene cerca del origen. La murga en cada presentación reafirma eso a cada rato. Termina el recital y no se va al camarín, termina de cantar en la platea, en el tablado. Ese compromiso se renueva en cada show.

¿Y qué te gusta de Buenos Aires?

-Pasear y su oferta cultural, todo lo que hay para ver y para hacer. Los códigos de los barrios de Buenos Aires son muy parecidos a los de mis barrios. Disfruto el cariño y el amor fraternal que me sienten porque vengo de Uruguay. Porque sí. Me gusta cómo tratan a otros compatriotas míos en Argentina. Eso me da orgullo. Pienso en La Vela, en No Te Va Gustar... También en Buenos Aires camino con mucha tranquilidad y anonimato. En Uruguay no me siento una estrella, pero la murga te da popularidad. Si voy a un show, a tomar unas cervezas o a probarme un calzoncillo en una feria de Buenos Aires, eso lo hago y nadie se entera, jaja. Solo me agobia la distancia y el vértigo de la ciudad.

En Civilizaciones Vecinas ustedes remarcan es invasión que sienten cada verano por la llegada de argentinos. El dólar los va a "salvar" otro año más de nosotros...

-Jaja. El fragmento de ese cuplé es una manera de criticarnos a nosotros los uruguayos. Lo pueblerino, resentidos y acomplejados que somos por estar entre dos gigantes como Argentina y Brasil. Antes decían que si Argentina estornudaba, Uruguay se resfriaba inmediatamente. Por suerte nosotros hoy tenemos un país que en mi pensamiento, aun faltando mucho por hacer, ha logrado algunas cuestiones como surfear algunas olas que vienen del Río de la Plata con cada estornudo. Argentina puede engriparse y nosotros zafamos. Pero igual hay una conciencia de región y de pueblo más hermano que vecino. Argentina sufre, y a mí me duele, me impacta, me rebela y quiero que esa cuestión cambie rápidamente. Todo el mundo que conoce a La Catalina sabe de qué lado del mundo me paro y qué bandera he elegido levantar y cual no.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados