Los retornos desde Europa suelen ser polémicos y en el fútbol argentino más aún, porque están muy relacionados con los finales de carreras. Son pocos los casos que coinciden con éxitos y menos aún con curvas que van hacia arriba en los rendimientos. Al menos en River los dos casos más emblemáticos de estos tiempos se llaman "Enzo", primero por Francescoli y ahora por Pérez.  

Cuando Gallardo pidió por Enzo Pérez lo pensó muchas veces, en especial porque a los 31 años y tras una carrera exitosa en Europa sobreviene el relax o, al menos, bajan por naturalidad los impulsos de ir por más, de competir. El caso de Pinola le había dado buen resultado, pero con otros costó, como fueron los casos de Lucho González, D´Alessandro, Saviola y Pablo Aimar. Pero en Enzo había un deseo muy furioso de ponerse la camiseta de River y eso inclinó la balanza, junto a las variantes tácticas que podía darle al equipo.

Lo que no pensó Enzo Pérez fue, además de cumplir un sueño y coronarlo en Madrid en la final eterna con 102 partidos y 6 títulos en tres temporadas que se van a cumplir en junio de este año, que volver lo haría mejor jugador, que lo devolvería a la Selección, a un Mundial y a jugar en una posición en la que pudo sacar su mejor nivel. Enzo Pérez tuvo una curva ascendente y a los 34 años juega mejor que a los 31 cuando llegó: eso es otro título que en su interior festeja, al igual que todo el cuerpo técnico de River.

En una charla con el sitio web de la Conmebol, el propio jugador confesó: “Marcelo me dio la posibilidad de cumplir el sueño de estar acá. Porque, por más que uno quisiera, si él no quiere que uno esté acá, no se da. Porque es el técnico y decide. Y porque a la edad que tengo, que hace poco he cumplido 34 años, me sigue sacando cosas que uno piensa o que las dejó o que no las tiene, y me sigue potenciando futbolísticamente. También está en uno seguir creciendo o aprendiendo, pero se lo debo mucho a él, muchísimo, porque me ha ayudado a que mi nivel futbolístico siga creciendo. Y en eso hay que ser agradecido.”

Los que dice Enzo Pérez se puede verificar con solo recorrer el camino desde su debut; ante Guaraní el 8 de agosto jugando en un 4-4-2 siendo volante ofensivo delante de Ponzio (ese partido salió sin poder jugar a su nivel e ingresó Scocco). O en esta etapa final jugando delante del líbero, haciendo relelevos y casi sin pisar el área rival. Todo el procesos fue bravo, pero Enzo Pérez pudo sumarse a ese sentido de pertenencia que habla no solo de River, sino también de un modo de jugar, entrenar y formar parte de un plantel.

Sobre este tema, él mismo dijo: “Cualquier entrenador que haya conseguido lo que consiguió Gallardo hasta ahora, y más lo que pasó en la Copa Libertadores de Madrid, hubiera dicho 'bueno, listo, hasta acá llego, no tengo más para ofrecer, me voy como me voy que es la gloria y lo máximo'. Y, sin embargo, se queda, sigue por más, te sigue exigiendo al máximo para los que nos quedamos acá, de seguir siendo el mismo que cuando llegó, de seguir ganando, de seguir teniendo hambre y, bueno, eso hace que hoy el club esté como esté y sigue siendo partícipe de los campeonatos más importantes”.

Lo cierto, es que Enzo Pérez ya entró en la galería de los ídolos del club y es una de las caras visibles de este momento. Pero lo es porque además de ser hincha, fue y es parte de un equipo. “Creo que después el día de mañana te van a quedar los partidos buenos, los partidos malos, pero entrar al museo de un club donde vos has pertenecido y esté tu nombre y esté tu camiseta, no sé, que esté la imagen tuya, tu video, eso es impagable. Eso es lo más lindo que hay para el jugador de fútbol. Quedar en la historia de los clubes. Para eso hay que prepararse y nos preparamos semestre a semestre”, dijo para entender este asunto.

ALGUNOS NÚMEROS, DETALLES Y DATOS DE ENZO PEREZ

-En el segundo semestre del 2017 al llegar tuvo que lidiar con la regularidad y pasar de la gloria a la nada y las dudas. De aquel increíble gol a Willsterman y ese 8-0, al desastre que significó la derrota con Lanús. Fueron tiempos raros e intranquilos, intensos para un regreso que buscaba paz. Fueron 17 partidos, 14 de titular y 3 goles. Peleando un lugar en el equipo con Carlos Auzqui y Ariel Rojas. La tuvo que pelear como uno más.

-En el 2018 tuvo un buen primer semestre con 17 partidos jugados sobre los 23 que jugó el equipo y siempre jugó de titular cerca de Ponzio y algunas veces sobre la derecha. Pero en la segunda parte se le complicó con una lesión y luego con la explosión de Palacios y hasta pasó etapas de suplente. Fueron 18 juegos y sólo 10 de titular. Pero en partidos como ante Racing o contra Boca jugó de 5 y el tiempo diría que aquel ensayo le cambiaría la cabeza. Sus actuaciones lo devolvieron a la selección para ser parte de la clasificación y al mundial.

-En el 2019 su carrera seguiría con la curva hacia arriba con un partido extraordinario jugando de 5 en un 6-1 frente a Racing y con otro soberbio en el 0-0-con Cruzeiro cuando en el segundo tiempo con Ponzio lesionado tuvo que ser el líder del equipo. Ya en la segunda parte del año empezó a verse el Enzo Pérez afirmado en su nuevo lugar de volante central con 21 partidos siempre desde inicio y su mayor cantidad de minutos en cancha 1819. Quedó en el equipo ideal de América para Conmebol.

-En el 2020 y más allá que no se coronó en la Superliga, Enzo Pérez se vio obligado a ser el cerebro de un equipo que debió rearmarse sobre la salida de Exequiel Palacios. Lejos de costarle, el mendocino fue el más regular y la presencia de Ponzio en el banco lo obligó a jugar a un alto nivel para no salir. Jugó 9 de los 10 partidos y sólo faltó cuando el equipo alternativo viajó a Quito.

ALGUNAS FRASES DE ENZO PEREZ

“En las primeras charlas con Gallardo cuando vine acá, me acuerdo la primera charla que tuve grupalmente, que fue en la pretemporada. Decir que no se casa con nadie, que no le importan los nombres, le importa el equipo, lo grupal, que va a jugar el que mejor esté. Creo que eso lo ha demostrado él y lo sigue demostrando”.

“Nosotros tenemos una forma que es ganar. Creo que cada uno de los que son nuevos o de los que son hace un tiempo voy a cumplir tres años que seguir teniendo ese hambre de seguir consiguiendo cosas para seguir quedando en la historia del club”, sobre la competencia.

“Tratar de siempre estar perfilado hacia adelante. Un defecto que él me vio, que por ahí no estaba bien perfilado en jugar en donde yo juego, por no mirar o por no observar o porque un compañero no me gritaba o algo, pero más allá, era más mío. Cuando me viniera la pelota, mirar antes si el espacio donde estaba era poder jugar hacia atrás nuevamente en un toque o ya perfilado dar un toque hacia adelante y dar un pase hacia adelante para ganar terreno”, sobre su aprendizaje.

“Marcelo me puso mucho hincapié en tratar de permanentemente jugar con los dos pies. Tanto como para izquierda como para la derecha. A veces nosotros, al ser tan derechos o zurdos, paramos con derecha y damos el pase con izquierda, que el pase va a ir mejor, tratamos de darle de tres dedos o pegarle de diferente manera que el compañero la recibe mal o no la recibe como la tiene que recibir”, sobre cuestiones técnicas.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados