Cuando la madre de la chica radicó la denuncia en la Justicia contra el ex futbolista de River presentó una serie de mensajes subidos de tono que él envió desde México, en abril de este año

Una de las principales pruebas que se utilizaron en el juicio que terminó con la condena a 14 años de prisión de Jonathan Fabbro fueron los chats que éste mantuvo con la víctima, que fueron aportados a la Justicia por la madre de la nena abusada sexualmente por el ex jugador de River.

En las conversaciones que el futbolista mantuvo con su sobrina y ahijada se pudo observar que éste, tras comprobar que la niña se encontraba sola en su casa, le pidió que le enviara fotos.

“¿Tenés jeans? A verlooo…”, le escribió el ex Boca y River.

“No, ja ja. Estoy en pollera”, le contesta la nena, que a continuación le envía dos fotografías, en situaciones de entrecasa pero de con ninguna connotación sexual.

Fabbro le pide más fotografías y como ella se niega, le envía gran cantidad de emoticones que denotan tristeza.

“Sos mi tío, no mi novio”, le responde la nena, y agrega “Igual no haría eso. Osea, a mi novio tampoco le mando fotos”.

Ante la insistencia de Fabbro con los emoticones de “llanto”, ella le reitera: “Perdón, pero me parece que no da”. Ante más “caritas llorando”, la menor le aconseja “pedile esas cosas a tu novia”, en referencia a la modelo paraguaya Larissa Riquelme.

ADEMÁS:

Jonathan Fabbro, el ex jugador de Boca y River, condenado a 14 años de prisión por abuso sexual

Fue el hermano mayor de la nena, de 17 años, quien descubrió las conversaciones que mantenía ésta con el futbolista y puso en alerta a su madre. Entre ambos lograron que la nena confiese su relación con él, que no se limitó a los chats sino que reveló un largo historial de abusos sexuales, que luego fue ratificada en Cámara Gesell.

La denuncia fue convertida luego en una denuncia penal radicada en el Juzgado N° 32, caratulada como “abuso sexual con acceso carnal agravado por vínculo”.

La madre de la menor relató los abusos con las palabras utilizadas por su hija. "Yo me dejé, le dije a todo que sí, cuando me besa, como si fuera mi novio, porque tenía miedo a que me hagan algo pasaron esas cosas. La última vez me tocó las tetas y le dije que no se pase. Me daba semen y lo escupía, me daba besos y me tocaba la vagina. (…) Viste, mamá, ¿que los hombres tiran eso? Me lo tiraba en la boca y no me gustaba”, habría dicho la nena.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados