Hasta el momento, la madre no había brindado un testimonio completo de los hechos que sucedieron desde que se supo del embarazo hasta que se le practicó una cesárea

El caso de la menor de 11 años que fue abusada sexualmente por la pareja de su abuela, quien había solicitado una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y se le practicó una cesárea en el Hospital Del Este Eva Perón de la provincia de Tucumán fue por demás resonante y conmocionó a todo el país.

Si bien la ley amparaba la realización de un aborto a la menor, las autoridades del hospital hicieron lo posible para evitarlo, y producto de sus trabas burocráticas, tanto la pequeña como su madre vivieron un calvario.

Hasta el momento, la madre no había brindado un testimonio completo de los hechos que sucedieron desde que se supo del embarazo hasta que se le practicó una cesárea, el 26 de febrero pasado.

En una entrevista realizada por el medio local Panorama Tucumano, la mujer relata cómo fue su llegada a la institución de salud junto a su hija, y la permanente insistencia del doctor Gustavo Vigliocco, titular del Sistema Provincial de Salud, para que la menor continúe con el embarazo.

ADEMÁS:

Absolvieron a todos los acusados por el crimen de Paula Perassi

"Cuando entré hemos pedido que se haga un aborto. Primero había dicho que me iba a hacer cargo, pero mi hija me dijo que no quería. Me puse a pensar para qué iba a venir una criatura al mundo si se iba a criar bajo un odio y desprecio. Supuestamente había una ley que la amparaba a ella y queríamos que se respete”, comienza.

Continúa: “En la habitación todos los días iba un cura. A mí me hacían hacer una lista de las personas que yo quería que pasen a verla, pero él pasaba y nunca nos decía ‘vamos a rezar’. Solo averiguaba cómo se llamaba mi hija, qué íbamos a hacer con el bebé, le decía que tenía que querer al bebé. Ella no quería que ningún hombre se le arrime y él se le acercaba y le hacía cruz en la frente”.

En palabras de la mujer, el Dr. Vigliocco la "volvió loca": "Iba todos los días. Me decía ‘tenés que firmar el papel, pero tenés que saber que tu hija puede morir’. Y me decía: ‘Si no querés darlo en adopción, te prometo que me hago cargo del bebé. Lo voy a criar como mi propio hijo. Aguantá mamita, que a los siete meses te prometo hacerte tu casa”.

Tucuman ILE

De acuerdo al testimonio, fue a pedirle al delegado comunal que le hagan la casa. Comenzaron a hacer las reformas, pero cuando finalmente tomó la decisión de solicitar el aborto, no volvieron a ir. "Vigliocco me prometió que iba a hacer estudiar a todas mis hijas, No podía creer que me quería comprar la vida de la criatura. Todo el tiempo me decía que aguante los siete meses”, expresó.

Entre otras trabas burocráticas, le hicieron firmar el papel en varios ocasiones, les demoraron la entrega del documento y le solicitaron hasta cuatro donantes. "Se demoró un montón (la ILE). Firmé para que le hagan la operación, pasaron como dos semanas y nada. Todo el tiempo me ponían un pero. Primero me pidieron dos donadores de sangre y no sabía cómo conseguirlos. No podía salir ni hasta al frente del hospital porque mi hija no permitía que me alejara. Cuando le avisé a Vigliocco que ya había conseguido uno, me pidió cuatro”.

La mujer relató un crudo momento que atravesó con la nena: "Una mañana ella se levantó llorando y decía que quería ir a la casa. Se hizo el mediodía y lloraba sin parar. No quería comer, tomar el té ni nada. Yo estaba desesperada. La llamé a mi prima para que busque ayuda. Ella se comunicó con la abogada Florencia (Vallino, de la ONG Andhes), que me ayudó un montón".

Tucuman ILE 1

El calvario continuó hasta el último día antes de la operación, ya que la nena era sometida a inyección para ayudar a la maduración del feto, mientras que a la madre le decían que eran vitaminas para su hija. “El mismo día de la operación me querían hacer firmar un alta para que me trasladen en un remis a una clínica para que me hagan el aborto, porque ahí ningún médico quería hacerle el aborto”, relató

La interrupción legal del embarazo fue solicitada el 25 de febrero, según el Estado. El Siprosa practicó la cesárea durante la madrugada del 26 de febrero en el Hospital del Este.

Según el testimonio, Vigliocco se comunicaba por celular todos los días con la nena, le preguntaba cómo estaba y le mandaba caramelos. “Todo el tiempo me decía que aguante los siete meses. Cuando pedí que la operen, él desapareció hasta hoy”, expresó.

Entre lágrimas, cuenta cómo es el día a día después de aquella terrible experiencia: “La jueza tomó la decisión de darle la tutela provisoria por seis meses a mi hermano, pero ella todo el día me pide a mí, y me duele decirle de que no puedo tenerla. Sé que me necesita y yo a ella. Para que nosotros seamos totalmente feliz, hace falta que me entreguen a mi hija”.

Tucuman ILE 2

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados