Ademas de ser arquitecto, Claudio Parisi es un apasionado del jazz, que lo cautivo desde joven. Autor de un libro sobre las visitas de grandes músicos al país, conduce varios ciclos radiales no solo de ese genero sino también de homenaje a una gloria del rock como Luis Alberto Spinetta.

El siglo XX alumbró, en materia musical, dos géneros que se convirtieron en el marco y la representación de épocas y cambios sociales, políticos y culturales, y que generaron pasiones, a favor y en contra: el jazz y el rock, y aunque de algún modo tuvieron una raíz en común, sus diferentes estilos y su diverso grado de masividad marcaron signos distintivos entre ambos.

Cuando Claudio Parisi (58) era adolescente, su vida se repartía entre sus estudios secundarios (se recibió como maestro mayor de obras) y su ingreso a la universidad, donde siguió la carrera de Arquitectura, y su infaltable presencia los fines de semana en la tribuna de Independiente, club en el que también era abonado a la pileta.

Casado en dos ocasiones, tiene una hija de su primer matrimonio, Daniela, y un nieto, Felipe, mientras que con Mariela son padres de Candela y Aylen, de 20 y 18 años, y también amantes de la música.

Criado en Barracas, los gustos musicales de Claudio se acercaban al rock nacional y al rock progresivo y sinfónico. Así, su discografía se repartía entre Spinetta, Charly, Yes, King Crimson, The Beatles, Jethro Tull, Génesis y muchas otras grandes bandas y solistas de aquellos años.

Lejos estaba entonces Claudio, a fines de los ‘70, de pensar que se convertiría de a poco en un especialista en el género que, justamente, fue el "padre" del rock, junto al blues, y uno de los difusores constantes del jazz no solo en distintos ciclos de radio sino en medios gráficos, y a través de apasionantes historias condensadas en un libro de reciente aparición: "Grandes del Jazz Internacional en Argentina, 1956-1979".

Integrante de una "fauna" clásica, la de los habitúes de parques como el Centenario y el Rivadavia, que se reunían a cambiar discos, Parisi entró al jazz de la mano justamente de un gran pianista que fusionaba ese género con el rock: Chick Corea, a quien descubrió en un disco de su banda Return To For Ever.

Por eso, en paralelo a su trabajo como arquitecto, profesión que orientó más hacia el ámbito publicitario, la construcción de stands, el armado de marquesinas y el armado de exhibidores en eventos o comercios, Claudio ostenta ya casi 20 años de participación en distintos ciclos de radio, justamente difundiendo jazz y estilos aledaños.

Fanático de músicos como Sonny Rollins, John Coltrane, Louis Armstrong o Miles Davis, Claudio comenta que su camino radial se inició cuando "en una cena con amigos en casa, puse un disco de jazz, y mi invitado, enterado de nuestra afinidad con el género, me propuso armar un programa de jazz y literatura, yo no tenía experiencia, pero me animé, e iniciamos en La Tribu el ciclo Revuelto Gramajo, donde hicimos críticas de conciertos, charlas y lectura de textos".

El ciclo resultó un trampolín para otros rumbos. "Me conecté con Nano Herrera, un gran referente de los periodistas del género, y junto a él y Néstor Rodríguez iniciamos un ritual cotidiano en radio Municipal, además de hacernos muy amigos. Por desgracia, Nano muere, y en forma de homenaje creamos el ciclo La Herrería, que tras circular por varias emisoras, ahora se emite por Estación 1550 y Radio Belgrano, y hacemos entrevistas a músicos de todos los géneros, disqueros, sonidistas y gente relacionada con la música".

Detalla que "además, hago columnas de jazz para medios como Vea Magazine y Jazz Magazine y los viernes conduzco el programa Universo Spinettiano, que emiten Argentina y Belgrano en distintos horarios, una verdadera entrada en el mundo de Spinetta en todos sus aspectos musicales y creativos".

Los grandes del jazz reunidos en un libro monumental

Durante más de una década, Claudio Parisi realizó un monumental trabajo que dio sus frutos hace pocas semanas con la edición del libro "Grandes del Jazz Internacional en Argentina 1959-79", que publicó Gourmet Musical, y cuyo eje son las anécdotas y testimonios sobre las visitas de importantes músicos internacionales a la Argentina, incluyendo fotos inéditas, y hasta programas de shows.

claudio hdv

Claudio cuenta que "esto se inició cuando mi familia me regaló un grabador de periodista, y comencé a hacer reportajes a músicos argentinos de jazz. Pero gracias a ellos no solo accedí a sus actividades, sino además empecé a recopilar datos y anécdotas muy originales sobre músicos del género que visitaron nuestro país, y ese fue el leit motiv que me llevó a hacer este libro".

Así, a través de entrevistas a más de 100 músicos, Claudio accedió a historias que involucraron a grandes artistas como Dizzy Gillespie, que cuando vino a grabar con Osvaldo Fresedo llegó al estudio disfrazado de gaucho y a caballo, o de Louis Armstrong, que quería comer comida judía porque le recordaba su infancia en Harlem, y un baterista argentino, Leo Bigoda, lo invitó a su casa donde su madre le cocinó.

De Satchmo (como era conocido el trompetista) también comenta que "luego de esa cena, se pusieron a hacer música a tal punto que la gente que pasaba por la calle se paraba a escuchar, se armó un lío impresionante, no podían pasar ni los tranvías, y terminaron todos declarando en la comisaría, incluído el mismo Armstrong".

Una imagen con los grandes del género

El 19 de noviembre de 2016 fue un día muy especial para los buscadores de rarezas y records, ya que ese día, en las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA, se dieron cita 130 músicos, tanto de jazz como de fusión con otros géneros populares, para perpetuar esa reunión en una foto (ver arriba) que es un verdadero testimonio de la música contemporánea argentina. El principal organizador de este evento fue justamente Claudio Parisi, quien explica que "la idea me la transmitió Gonzalo Chicote, creador de un blog de jazz, que se inspiró en una foto sacada en Harlem, Nueva York, que juntó a casi 60 músicos de jazz internacional, lo hablamos con Maria Cueto, de Jazz Magazine y nos pusimos a trabajar en la idea, que costó pero se pudo plasmar en pocos días".

Así fue que ese día, luego de convocar por distintos medios a músicos y allegados al jazz, se dieron cita 130 artistas, y la encargada del testimonio gráfico fue Laura Tenenbaum (fotógrafa de destacada trayectoria en DIARIO POPULAR y otros medios). Claudio señala que "el objetivo se cumplió y la imagen puede verse tanto en el acceso al local Be Bop, en San Telmo, como en un número de Vea Magazine, pero también se puede encontrar en internet".

ADEMÁS:

El escultor Waldemar Moreira Zubrigk: "Mis obras tienen alma de hierro pero hablan de libertad"

Su valiosa labor solidaria es el mejor capital de Rita

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados