Un pesquero de capacidad regulada que nos permite pescar a un paso de casa buenas taruchas, fruto de siembra y una fina variada menor ideal para el ultraliviano o el fly cast, con chanchitas y dientudos.

S iempre decimos en esta sección que lo ideal sería poder dar siempre noticias de pesqueros cercanos, baratos, de orilla y rendidores. Pero claro, como en la vida, todo no se puede y muchas veces tenemos que resignar algún factor: o debemos viajar un poco más, o pagar un ingreso para evitar excesiva presión de pesca o embarcarnos para conseguir mejores resultados. Por eso, consideramos que un saludable equilibrio para despuntar el vicio sin hacer largos (y costosos) viajes, optimizando tiempo de pesca, pero pagando un pequeño canon (plenamente justificado) es la del coto de pesca Hoplias, que en San Vicente, muy cerquita de Ezeiza, y CABA, nos invita al vadeo en busca de combativas tarariras, o al desafío de tentar a sus territoriales chanchitas o sus feroces dientudos en opciones de pesca liviana.

Combinamos el encuentro con César Cubilla, encargado del predio y nos dijo de antemano que las tarus chicas a medianas estaban muy activas, pero que siempre íbamos a dar con alguna buena haciendo bien los deberes. Enseguida armamos dos equipos: uno de fly cast y otro de baitcast, para divertirnos en ambas modalidades.

Comprobar la actividad de las taruchas no nos llevó demasiada espera. En sus 4 hectáreas pantanosas, con mucho junco en derredor y aguas cristalinas en los claros, bastó pasar ranas de goma y señuelos que bajaran apenas unos centímetros e hicieran mucho barullo (con hélices o cucharas) para empezar a divertirnos con taruchitas menores.

La combinación de cucharas con gomas Yum (el modelo crawn chung es letal) y con los señuelos Spinit Highlander, resultó letal. Y al abordar un claro mayor, nos metimos a vadear hasta la cintura sorteando un cordón vegetal que era una verdadera ensalada de algas, y trabajando el centro del espejo contra una pared de juncos metimos un par de taruchas que pasaron el kilo y medio dejándonos más que conformes con el rendimiento.

Sinceramente, estaba para seguir dándoles batalla a las tarariras, pero como creemos que nuestra misión es ir a relevar un ámbito para contarle al lector pescador cuáles son las posibilidades del ámbito, cambiamos la de bait por la caña de fly para probar suerte con una pesca fina. César fue clave en orientarnos la mirada sobre otros ámbitos para tentar chanchitas. Las chanchas, esas que de niños pescamos en los lagos de Palermo, se vuelven un verdadero desafío cuando las queremos pescar con artificiales. Territoriales como son, muchas veces atacan por bronca y no por hambre. Pero son muy astutas y desconfiadas. Así, el pescador verá que muchas veces sigue a nuestras cucharas 00 o 01 y también a nuestras moscas, pero no las ataca, sólo las acompaña hasta que éstas se alejan de sus dominios. En gatillar ese ataque que no se produce está el juego, precisamente. Y así, o deberemos recoger más lento si hacemos ultralight, o bien deberemos ir cambiando la mosca y afinando los tipets para que ellas no sospechen y se decidan a atacar. Una vez clavada, dan una interesante batalla en relación a su peso. Y el pescador que logre varias se dará cuenta de que son un verdadero trofeo. Más voraces, en cambio, son los dientudos, ideales para introducir a un principiante (en especial los niños) a la pesca con artificiales. Estos grandes tragones no presentan mayor dificultad y se les tiran a lo que les pase por delante. Vaya y disfrute.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados