El presidente de los Estados Unidos está desesperado por la salida de "Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump". Tildó de mentiroso a Michael Wolff, el autor que merodeó durante 18 meses los pasillos de la sede de gobierno y habló con "más de 200 personas"

"Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump", el libro de Michael Wolff que puso por demás nervioso al presidente de los Estados Unidos, salió a la venta pese a los intentos oficiales por impedir su circulación, prevista para la semana que viene y finalmente adelantada para este viernes.

Donald Trump parece estar más furioso de lo que indica el propio título de la publicación. Dijo que el libro está "lleno de mentiras" y que se basa en "fuentes que no existen". El autor alega tener más de 200 entrevistas realizadas durante los 18 meses que le demandó el trabajo.

"¡No autoricé ningún acceso a la Casa Blanca (de hecho le dije que no varias veces) al autor de este libro falso! Nunca hablé con él para el libro", disparó el presidente desde Twitter.

Una firma de abogados envió en su nombre una carta de 11 páginas al autor y al editor del libro, conminándolos a suspender su publicación y distribución, así como también a "una retractación plena y completa". "Fuego y furia" ya encabezaba todas las listas de pedidos de compra anticipada.

La divulgación el miércoles de fragmentos del libro provocó la espectacular ruptura de Trump con el controvertido Steve Bannon, quien fue uno de los coordinadores de su campaña electoral y durante poco más de un semestre fue Jefe de Estrategia de la Casa Blanca.

Bannon, quien renunció al cargo en agosto, formuló declaraciones explosivas a Wolff para el libro. En particular, afirma que el hijo mayor de Trump cometió "traición" por sus contactos con gente allegada a Rusia durante la campaña y sus turbios negocios, denuncias que llevaron al presidente a una explosión de ira.

Steve Bannon
<p>Steve Bannon</p>

Steve Bannon

QUÉ CUENTA EL LIBRO

Trump no quería ganar y Melania lloró

"Su objetivo final, después de todo –dice Wolff-, nunca había sido ganar. 'Puedo ser el hombre más famoso del mundo', le había dicho a uno de sus ayudantes, Sam Nunberg, al comienzo de la carrera por la presidencia. En el libro se dice que "Trump había asegurado a Melania que nunca llegaría a presidente, y que podrían volver a una posición más discreta". Pero "poco después de las 8 de la tarde en la noche de las elecciones, cuando la inesperada tendencia de que Trump iba a ganar se confirmaba, el hijo de Trump, Don Jr., le contó a un amigo que su padre estaba como si hubiera visto a un fantasma. Y que Melania estaba llorando, y no de alegría". Bannon definió así aquella escena: "un Trump perplejo se transformó en un Trump incrédulo y luego en un Trump horrorizado".

Los caprichos y el temor a que lo envenenen

En una oportunidad, Trump "reprendió al equipo de limpieza por recoger una camisa suya del suelo: 'Si mi camisa está en el suelo, es porque yo quiero que esté en el suelo'. Después impuso un conjunto de nuevas reglas: nadie toca nada, especialmente no se toca su cepillo de dientes. Es que el presidente de los EEUU teme que lo envenenen, y por eso le gusta comer en McDonald’s: allí nadie sabe con antelación y toda la comida ya está preparada. También discutió con el Servicio Secreto cuando pidió que a su habitación en la Casa Blanca, que le pareció "un lugar irritante", le pusieran una cerradura en la puerta. El personal de inteligencia justamente insistía en que debía tener acceso a la habitación.

Las burlas y las aspiraciones de Ivanka Trump

Según el libro, "poniendo en la balanza los riegos y las recompensas, tanto Jared [Kushner, el famoso yerno] como Ivanka aceptaron sus roles en la Casa Blanca contra las advertencias de la mayoría de sus allegados. Fue una decisión conjunta, de pareja y, en cierto modo, un trabajo conjunto también. Entre ellos hay un trato formal: si en el futuro aparece la oportunidad, ella será la que opte a la presidencia. La primera mujer presidente, en palabras de Ivanka, no sería Hillary Clinton, sino Ivanka Trump". De personalidad fuerte, se burlaba del peinado de su padre: "Ella trataba a su padre con tal grado de desapego, e incluso de ironía, que llegaba a burlarse sobre su peinado ante otros. A sus amigos solía describirles la mecánica con que se sostenía: sobre la coronilla completamente despejada —una isla acotada con cirugía de reducción del cuero cabelludo— y rodeada por un círculo de pelo abundante por los costados y el frente, se unen todos los extremos, hasta que se encuentran en el centro, y luego se barren hacia atrás y se aseguran con spray fijador".

Admira al empresario de medios Rupert Murdoch… pero él lo desprecia

"Trump se la pasaba mirando al reloj. Rupert Murdoch, quien había prometido que visitaría al presidente electo, se demoraba. Cuando algunos de los invitados señalaron que se iban, Trump, cada vez más inquieto, les aseguró que Rupert ya estaba en camino. 'Es uno de los grandes, el último de los grandes', dijo Trump. 'Tienen que quedarse para verlo'. Sin comprender que ahora él era el hombre más poderoso del mundo, Trump todavía se esforzaba por ganarse el favor de un magnante de los medios que siempre lo había despreciado como un charlatán y un tonto". Una vez, al cortar una llamada telefónica con Trump, Murdoch se encogió de hombros y expresó: "Qué pedazo de idiota".

Quién es Wolff

Michael Wolf
<p>Michael Wolff</p>

Michael Wolff

El periodista estadounidense de 64 años ya está habituado a las controversias, pero su libro superó todas las expectativas y desató una tormenta política de alcance impredecible en Washington.

Wolff logró entrevistar a Trump en junio de 2016 y luego de su triunfo electoral pidió tener acceso a la Casa Blanca, donde se convirtió en lo que denominó "una mosca en la pared", un testigo privilegiado.

Instalado hace ya muchos años en Nueva York, Wolff ganó varios prestigiosos premios nacionales por su labor periodística. Su libro más conocido, "The man who owns the news", de 2008, está dedicado al magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch.

En 2004 Wolff fue descrito como "en parte un editorialista, en parte un psicoterapeuta, en parte un antropólogo social que invita a los lectores a ser una mosca en la pared en el círculo íntimo de los magnates".

Su estilo narrativo, basado en conversaciones o fuentes indirectas, también genera reacciones. La periodista británica Bella Mackie apuntó en Twitter que el último libro de Wolff es "muy divertido", pero alertó: "Si usted conoce bien a Wolff lo disfrutará, pero no lo tomará como si fuese dinero en efectivo".

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados