Será una reunión de comité sin el voto de Boca ni River, en la que determinarán la finalización de todas las temporadas sin consumación de descensos. Aún no hay acuerdo en los ascensos y la clasificación a las Copas. 

La reestructuración del fútbol argentino encontró en la pandemia el escenario más propicio para hacer borrón y cuenta nueva. La decisión de recuperar la Superliga en medio de un torneo encadenó en el calendario al mismo tiempo que el coronavirus paralizaba el mundo. El martes la AFA sentará las bases para cuando vuelva el fútbol.

Ese horizonte impredecible tiene varios aspectos por definir: ascensos, descensos, clasificaciones, promedios y el marco en que todo eso se desarrollará, un torneo. En el cálculo de posible retorno -según las estimaciones de Conmebol, de las autoridades sanitarias y de lo que sucede en otros rincones del mundo-, en la AFA analizan los últimos días agosto como una posibilidad.

Si eso sucede, jugarían un torneo de transición sin descensos que permitiría las clasificaciones a las copas. Sino, directamente el año próximo, un torneo anual que comience en enero y termine en diciembre. De cualquier modo, los descensos se consumarían en 2022.

El mismo efecto catarata para el resto de las divisiones: no habrá campeones ni equipos descendidos, sin embargo sí se respetarán los ascensos previstos, dos por cada divisional. Aún no está cerrado el modo en que se definirán si la competencia no se realiza y allí existen dos alternativas que están bajo discusión: que se produzcan por escritorio (tal cual quedaron las posiciones hasta la interrupción) o que se establezcan en cancha si es que en el último trimestre del año -mientras la Primera juega su torneo de transición- las autoridades sanitarias permiten la competencia.

El punto de conflicto es si se toma en cuenta la primera fecha de la Copa de la Superliga que quedará desierta. No es la misma tabla general con esos puntos disputados en la primera fecha, a excepción de River y Atlético Tucumán, por decisión del equipo de Núñez.

ADEMÁS:

FIFA le girará 500 mil dólares a la AFA

Existe una urgencia para limar asperezas: el 19 de mayo se realizará la asamblea general en la que se definirá la nueva estructura directiva con la Liga Profesional en reemplazo de la Superliga, y un nuevo comité ejecutivo armado con la cintura propia de Claudio Tapia que cerrará la grieta dirigencial, con los retornos de River y San Lorenzo a la mesa reuniones.

Pero para que eso suceda, también tiene que estar resuelto el modo en que se competirá cuando se pueda hacerlo. Para esta decisión no tendrá voto Boca ni River, el primero porque su presidente Jorge Ameal no pudo disponer de cargos porque Daniel Angelici -ex presidente del Xeneize- no renunció a la vicepresidencia en Viamonte. Y el Millonario porque quedó afuera junto a Tinelli, de San Lorenzo, cuando encontraron en la Superliga el ámbito para ejercer sus intereses.

La incertidumbre sobre la fecha en que volverá el fútbol no hace otra cosa que aumentar la desprolijidad con que los dirigentes resolverán el modo en que reactivarán los torneos.

Los promedios tampoco forman parte de la discusión: si se llegara a jugar sin descensos el incentivo será tener un buen coeficiente para que cuando se retome la competencia en 2021 y se consumen la pérdida de la categoría, la decisión de haber eliminado un torneo en curso no sea interpretada como haber salvado del descenso a quienes peleaban por evitarlo.

¿Cuántos descenderán? "Cuatro", "dos", "dos y dos, con Promoción", sugieren los dirigentes, demostrando que no hay acuerdo en la cuenta regresiva para cerrar el asunto. En AFA, las cosas se cocinan como si estuviesen a fuego lento pero el que le da una vuelta más a la rosca, se quema.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados