El ex futbolista Antonio Cano Toledo, parte importante del club y presente en una publicidad sobre el hito, revivió la consagración. "Ni di la vuelta olímpica. En el vestuario el profe me confesó que yo había tenido 40º de fiebre", afirmó.

Antonio Cano Toledo es uno de los protagonistas de la publicidad de telefonía celular y también fue uno de los héroes de aquella memorable campaña de Piraña en 1978, que culminó con el ascenso a Primera C, logrado el 6 de enero de 1979 frente a JJ Urquiza en la cancha de Argentinos Juniors. Porteño del Sur habló con el goleador de aquel equipo para recordar ese momento de gloria y saber sobre el presente de los futbolistas que hoy están inmortalizados en un cuadro que luce en la sede del club de Parque Patricios.

‘Yo vivía en el Bajo Belgrano. De pibe jugué mucho contra René Houseman, compartí mucho con él en el barrio. Yo además jugué en las inferiores de Platense, cuando estaba en Manuela Pedraza y Cramer‘, comenzó contando Tony Cano Toledo, quien agregó: ‘El hermano del arquero de Piraña, Pedro Gutiérrez, me dijo un día para ir a probarme. Yo era chico, tendría 19 años. Fui y quedé. El técnico Marino Colágero me dijo que sí. Hasta ese momento yo no sabía ni que existía Piraña. En el equipo estaba Oscar Bianco, que hoy es el presidente. El entrenador vivía en Lanús y se traía a varios jugadores desde allá. Yo tenía como una hora y medio de viaje a la ida y lo mismo a la vuelta, pero lo hacía con mucha pasión tres veces por semana. Al que le gusta al fútbol no le importa nada: hace lo que sea por jugar. Entrenábamos en la canchita actual (ubicada en la calle Elías 678), aunque no era reglamentaria para jugar. E íbamos a correr mucho a Parque Patricios. Pero en la cancha los vestuarios no tenían desagüe y si te bañabas ahí, terminabas lleno de hongos. Por eso nos bañábamos con una manguera en la puerta del vestuario‘.

El ‘Paragua‘ también contó que ‘el lugar de encuentro siempre fue el club. Sólo una vez nos concentramos en Huracán, pero no íbamos a almorzar a algún lugar del barrio. Nos gustaba mucho ir a partidos lejos y ponernos a cantar. Oscar Bianco era el que levantaba el espíritu. Arengaba a todos. Y en 1978 hicimos una campaña extraordinaria. Yo ya entré en un equipo armado. Hace mucho que los chicos jugaban juntos y yo era un pibe. Tenía buen estado físico y me cuidaba. El equipo jamás cambiaba su manera de jugar... Ganábamos y perdíamos, pero siempre nos divertíamos‘.

Fútbol de riesgo

Y siguió con una anécdota de la gloriosa campaña. ‘Una vez -dijo Cano Toledo- fuimos a jugar a Cañuelas y para mí era como ir a Holanda. Hermoso. En la charla previa nos habló el preparador físico, López. Nuestra barra brava eran las hermanas del arquero y otros familiares. No cobrábamos nada y tendríamos 20 hinchas, pero fuimos a Cañuelas contra una hinchada que nos reputeaba de arriba a abajo. Fue un partido bárbaro. Les ganamos 2 a 0 con dos goles míos. Mi principal asistidor era el 5, Oscar Bianco. En el primero le hice un sombrero de taquito al central, pero no de talentoso, fue sin querer y terminó siendo un golazo. En el segundo, salté mucho y le gané al arquero arriba. Ese partido nos hizo creer que podíamos ascender. Y nos fuimos escoltados por la policía de ahí. Después perdimos con Sacachispas un día de lluvia y en la última le ganamos a Victoriano Arenas. Quedamos igual que JJ Urquiza y tuvimos que ir a un desempate en cancha de Argentinos. Y tuvo un gusto más lindo porque jugamos ante más de 5 mil personas. Encima, Maradona fue a ver el partido. Yo puedo decir que Maradona fue a verme jugar, jaja. La final la jugué enfermo. Era el 6 de enero, pero yo estaba engripado. El técnico no estaba porque ya tenía sacado pasajes para sus vacaciones. Antes de partido le dije al profesor López (el PF), que no me sentía bien. Me tomó la temperatura y me dice: ‘Paragua, tenés 36. Jugá’. A los 10 minutos mi camiseta roja estaba hecha agua. En definitiva, hice dos goles y me hicieron un penal. Después pedí el cambio, cansado, y me fui al vestuario. Ni di la vuelta olímpica. En el vestuario el profe me confesó que yo había tenido 40º de fiebre...”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados