Se trata de Fouad Yamal González, de 17 años, que abandonó su domicilio luego de una discusión familiar. No saben de su paradero desde el 3 de noviembre

Un adolescente de 17 años que, enojado tras una discusión familiar, se fue de su casa del barrio porteño de Palermo el 3 de noviembre y nunca regresó, es intensamente buscado por familiares y la Policía de la Ciudad.

Todo se inició cuando Fouad Yamal González, de 17 años, volvió del colegio el viernes por la tarde, quiso poner a cargar su celular que se había quedado sin batería pero su hermano no le prestó el cargador y comenzaron a discutir.

El adolescente acompañó a su mamá al supermercado y aunque estaba más tranquilo el enojo no le había pasado.

Cuando volvieron a su casa en el barrio de Palermo, tomó las llaves y les dijo: “Chau, me voy. Vuelvo el lunes”.

Su mamá, Soledad Faruch creyó que se trataba de una broma y Yamal necesitaba tomar algo de aire, pero a medida que pasaba el tiempo y el adolescente no volvía comenzó a preocuparse.

“Estaba nervioso, como enojado cuando llegó del colegio. Pero no me dijo nada si había pasado algo. Después discutió con el hermano”, contó Soledad al portal Minutouno.

LEA MÁS:

Mencionó que “es la primera vez que no duerme en casa”, para luego agregar: “Pensamos que era un chiste, no es de salir, no habla con nadie”.

“Es muy reservado. A lo sumo a la noche sale a sacar al perro”, contó.

Los familiares junto con la policía de la Ciudad comenzaron a buscar datos en las redes sociales.

“Primero pensamos que podía haberse ido a Zárate porque fue eso lo que buscó en mi celular antes de irse”, dijo Soledad.

Fueron hasta la localidad bonaerense pero no encontraron ninguna pista que los lleve a Fouad.

“Lo único que se sabe es que con el recorrido de las cámaras registraron el momento en el que salía de casa, se tomaba el subte D hacia Congreso y se bajaba en la estación Carranza”, precisó.

Explicó que ahora se encuentran esperando los resultados de la tarjeta SUBE para saber cómo siguió su trayecto.

Su mamá además relató que en las últimas semanas el joven le había manifestado sus ganas de cambiarse de escuela.

“Me dijo hace algunas semanas que no quería ir más, que no estaba contento y que además le quedaba lejos”, explicó.

La madre dijo que desconocía que haya sufrido algún caso de bullying.

El adolescente que cursa 3 año del Colegio Nacional Nicolás Avellaneda cuando desapareció tenía puesto una gorra con un dibujo bordado blanco y negro, una campera grande con capucha de mangas grises y bordó, y un jogging negro.

Además el joven tenía una remera negra y zapatillas de lona negras.

En cuanto a datos físicos, el adolescente tiene le pelo rapado, no tiene tatuajes ni piercings, en la ceja izquierda tiene una cicatriz, mide 1,75 metro y pesa 70 kilos.

Cualquier información la familia pide contactarse al: 15.6900.1646 o al 4833.3188.