Se trata de Andrés Ismael Sosa, un albañil de 48 años y residente de Florencio Varela, desaparecido desde diciembre de 2020. La trama de la trágica historia.

Andrés Ismael Sosa, un albañil de 48 años y residente en el barrio Presidente Sarmiento de Florencio Varela, estaba desaparecido desde principios de diciembre de 2020. Su familia radicó la denuncia, expresó las sospechas sobre que había sido víctima de un hecho violento y apuntó hacia una pareja que eran sus inquilinos en el mismo terreno en el que vivía, sin lograr que la investigación avanzara demasiado en ese sentido y por lo tanto, transcurrieron siete meses en medio del misterio.

La aparición de un testigo, al hacerse público el caso mediante un informe televisivo, permitió esclarecer que este hombreque buscaban había sido asesinado a golpes y puñaladas en una casa de la localidad de San Francisco Solano. Por el crimen se detuvo a dos sujetos y como no se había logrado identificar a Sosa, debido a que le quemaron sus huellas digitales, permaneció en la Morgue Judicial de Ezpeleta y ser enterrado, tiempo después, como NN.

Ahora, producto de la desidia judicial, la inacción policial y un reclamo nunca atendido de los familiares, hay dos causas abiertas, pero conexas. Entonces ese expediente por "averiguación de paradero", a cargo de la fiscal Valeria Maiola de la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 6 Descentralizada de Florencio Varela, luego de la identificación del cadáver (por un tatuaje de un escudo de River Plate que tenía en uno de sus brazos) quedó vinculado al "homicidio", que tramitó y con dos detenidos ante la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 1 de Quilmes, cuyo titular es Ariel Rivas.

Cartel Ismael SOsa.png

Nicolás Sampayo, hermano del albañil que figuraba como desaparecido cuando en realidad había sido asesinado para esa misma época, no logra salir del estupor, ya que todos los elementos que fueron quedando al descubierto abonan aquella hipótesis de la relación de aquel matrimonio de inquilinos (que componen Stella Almirón y Nelson López) como los presuntos instigadores del crimen. Esta mujer, con el que Andrés Ismael Sosa mantendría una relación sentimental oculta, junto a su marido se encuentran prófugos y en tal sentido, queda por resolver el rol de ambos en este demorado y trágico desenlace del caso, que hasta aquí tiene dos sindicados ejecutores del homicidio ya presos, más una joven que habría actuado como "entregadora".

Más allá de que aún restan piezas para terminar de armar el rompecabezas, la principal hipótesis indica que enterado de la relación extramatrimonial (hasta con un supuesto embarazo y paternidad, de por medio) se habría tramado una venganza hacia este hombre, conocido por todos en el barrio como "El Enano". Según se tendría acreditado fue llevado engañado hasta una vivienda deshabitada en la zona de San Francisco Solano para ofrecerle un trabajo de albañilería y una vez que llegó allí se produjo el ataque, con ciertos detalles escabrosos que dan cuenta de la saña en la que fue torturado, golpeado, apuñalado y con lesiones post mortem que buscaron borrar evidencias.

Inhumano como NN

Al hallarse el cuerpo sin vida, personal de la comisaría 4ta. de Quilmes llevó adelante el sumario, en el que no se logró identificar a la víctima, pero sí se apresó a dos sospechosos de ser los autores del hecho. Su falta de documentación y fundamentalmente, las huellas digitales quemadas adrede y la no aparición de nadie que reclamara por él, derivó en que luego de unos días de estadía en la morgue judicial, resultara inhumado como NN. Ya para entonces, la familia de Sosa ya lo buscaba, había denunciado su desaparición, pero desde la Fiscalía de Florencio Varela ese requerimiento habría llegado tiempo después, ya cuando el nombre de este albañil figuraba en el listado de personas buscadas de la Dirección Provincial de Registro de Personas Desaparecidas del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Por un cúmulo de situaciones, más fortuitas que atribuidas al trabajo de los investigadores, el pasado jueves, Nicolás Sampayo fue convocado a identificar ese cuerpo y certificó que se trataba el de su hermano, por el que nunca dejó de reclamar, con publicaciones en las redes sociales e insistentes presentaciones ante la Justicia. "Desde siempre sospeché que lo habían matado, pero nadie me dio bola. Es terrible lo que le hicieron a Andrés y quiero que paguen, sus asesinos y quienes en estos siete meses encubrieron todo, para que quedara impune", exclamó, en declaraciones al portal DataJudicial.com.

"Mi hermano era un tipo muy conocido, todos lo conocían por su apodo de Enano, siempre andaba vestido con ropa de River, ya que era muy fanático. Un laburante que hace changas de albañil por su cuenta y no tenía problemas con nadie, pero le alquiló a esta pareja que son gente complicada, que mintieron de entrada, dijeron que no sabían nada y ahora, todo salió a la luz. Solo queremos que todos paguen, tanto los asesinos, como los que mandaron a matarlo y los que no investigaron", resumió, en medio del dolor y hasta cierta incredulidad por el tiempo transcurrido sin que nada se supiera.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados