Los directivos de IATA comprobaron en el breve encuentro virtual que el Gobierno está decidido a mantener las restricciones.

El encuentro fue breve. Muy breve. Apenas diez minutos bastaron para que las autoridades de IATA (la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, según sus siglas en inglés) se encontraran de manera virtual con sus pares de la ANAC (Asociación Nacional de Aviación Civil) y del Ministerio de Transporte de la Nación. Poco fue lo que hablaron por zoom. Pero a los representantes de las líneas aéreas internacionales les quedó claro que el Gobierno está decidido a mantener las restricciones que establecen que sólo 600 pasajeros por día que pueden ingresar al país, lo que equivale a dos aviones llenos. Y esa decisión impide que las aerolíneas internacionales vuelen con una mínima regularidad a la Argentina.

“Tuvimos la reunión con IATA. Por supuesto que IATA representa los intereses de las líneas aéreas. Ellos plantearon tratar de reducir las restricciones de los vuelos en la República Argentina. Explicamos que esto tiene que ver con el cuidado de la vida y de la salud de los argentinos y las argentinas. Haciendo un análisis de la evolución epidemiológica, que por supuesto deriva en la imposición de las medidas que sean necesarias para garantizarlas”, dijo la titular de la ANAC, Paola Tamburelli, al finalizar el breve encuentro.

Durante la reunión, estuvo acompañada por el secretario de Planificación del Ministerio de Transporte, Gastón Jaques. Por IATA, en tanto, estuvieron la representante regional de la entidad en Argentina, Paraguay y Uruguay, María José Taveira,; Alejandro Muñoz Torres, Miembro de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, y Lars Pottgiesser, Jefe de Desarrollo Comercial de IATA para la región de las Américas. No participó del encuentro el vicepresidente regional de IATA para América Latina, Peter Cerda, quien había anunciado su presencia en una reunión previa que se canceló la semana pasada.

El argumento del Gobierno fue la obsesión por preservar la salud de los argentinos, y la decisión de frenar el ingreso —ya no sólo de turistas, sino de los propios argentinos varados en el exterior— de personas que puedan traer consigo la cepa Delta del Covid, que según estudios recientes es mucho más contagiosa y lo hace de manera más veloz y afecta a los más jóvenes.

Sin embargo, hay quienes hacen una lectura más política de la situación, y aseguran que con la medida de no permitir el regreso de los argentinos que viajaron al exterior —especialmente a Miami para vacunarse— lo que se busca es fidelizar clientes. Es decir, que el Gobierno quiere reforzar el vínculo con sus votantes de cara a las elecciones de medio tiempo y para eso toma decisiones que caen bien entre sus seguidores. Porque, al parecer, han notado que el avance de la vacunación no resulta lo suficientemente atractivo para atraer el voto independiente. “La vacuna no vota”, se oyó decir en los pasillos de la Rosada. La frase, dicen, se la robaron a un experimentado encuestador.

Lo cierto es que la breve y poco productiva reunión entre ANAC y IATA no hace más que confirmar que el próximo decreto —que deberá salir el viernes 9 de julio—, mantendrá todo tal cual está. Es decir, que continuarán las restricciones para volver al país para quienes viajen o hayan viajado al exterior.

Y continuarán con esta medida las complicaciones para las aerolíneas internacionales, que no pueden cumplir con sus planes de vuelo, porque no cuentan con la autorización de ANAC para aterrizar en el país. De allí el caos y la reprogramación de vuelos en todo el mundo.

Los más pesimistas aseguran que esta situación terminará dejando a la Argentina casi fuera del mapa aerocomercial. Sin embargo, otros no tan dramáticos, aseguran que no será así. “Las empresas no van a dejar de volar a Argentina, en especial a Buenos Aires, porque es un buen punto”, sostuvo un consultor que conoce bien el sector. Y se animó a pronosticar que “cuando todo se normalice, las empresas van a regresar y vamos a tener conectividad con el mundo”.

Sin embargo, lo cierto es que hoy estamos bastante aislados, ya que para volar las líneas aéreas tienen que tener la autorización de la ANAC, y preparar un vuelo y comercializarlo lleva al menos 15 días. Por las próximas dos semanas, todo parece que continuará como hasta ahora. Ya sea para preservar la salud de los argentinos, asegurarse los votos, o ambas cosas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados