El objetivo es poder entregarle a los niños útiles escolares, además de alimentos y vestimenta. El dinero recaudado será justificado con los recibos de compra.

Una vecina quilmeña organizó una colecta solidaria para el comedor Esperanza Kilme y así poder acercarles materiales de uso diario a los niños que asisten al recinto, a pocos días para el comienzo de las clases y en un momento realmente hostil, como así también alimentos y prendas para vestirse y abrigarse en invierno, en tanto que sostuvo que todo lo recaudado será justificado con los recibos de compra para darle mayor transparencia.

Se trata de un acto noble que pone en el foco a los pequeños que residen en el barrio de La Ribera y que día a día reciben un plato de comida en el mencionado lugar. Hace algunas semanas atrás, habían hecho lo propio y recibían juguetes con el motivo de las fiestas. Sin embargo, las vacaciones se están terminando y ante el inminente inicio del ciclo escolar, sumado al elevado costo que tienen los útiles, una allegada recurre a este medio para que a nadie le falte nada y puedan seguir funcionando con normalidad.

Su nombre es Agustina y tuvo la idea de juntar a los vecinos, sean quilmeños o no, para que den una mano con una donación económica. Sin embargo, quien no pueda hacerlo y quiera ayudar de otra manera puede hacerlo enviando alimentos no perecederos, lápices, reglas, cartucheras, mochilas y demás, o también ropa de abrigo, ya que luego vendrá el frío y siempre este tipo de prendas escasean en determinada etapa del año.

Cabe destacar que Esperanza Kilme no solo alimenta a los niños y adolescentes del barrio, sino que propone múltiples actividades de distracción, aprendizaje y ocio en situaciones realmente complicadas. De hecho, empezaron a difundir en sus redes sociales el calendario con talleres artísticos, de cocina y un bingo para los más chicos y los adolescentes. También trabajan con una huerta de la cual participan todos.

Esto se da luego de momentos angustiantes que tuvieron que atravesar a raíz de diversas tormentas que provocaron severas inundaciones. A fines del año pasado, la lluvia, el viento y la caída de ramas y árboles causaron pérdidas materiales realmente complicadas. En aquel entonces, pidieron desde toallas, artículos de limpieza y colchones, hasta alimentos y muebles. Sin embargo, en enero también padecieron diferentes trastornos, al igual que todos los allegados que viven en La Ribera.

Esto se dio con el desborde del río que no dio tregua y que salió en varias oportunidades, con centenares de evacuados.

Lo cierto es que el trabajo del comedor es destacable y a pesar de las incidencias, sigue trabajando. En medio de la ola de calor, por ejemplo, prepararon viandas y las repartieron.

Para ayudarlos, pueden contactarse con Agustina al 1136282558 o enviar su aporte económico al alias agustina.mariadni.

Cabe destacar que para darle mayor transparencia, luego de realizar las correspondientes compras con todo lo recaudado, mostrará los tickets para justificar cada centavo que haya desembolsado.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados