El homeoffice se instaló como alternativa para que las compañías continúen funcionando en la era del Covid-19. Pero trasladar los procesos laborales fuera del perímetro habitual expuso las vulnerabilidades del sistema. ¿Qué alternativas proponen los expertos?

Se suele decir que una persona es “hija del rigor” cuando no hace lo que debe hasta que la situación no llega al extremo de amenazarla con algo o a obligarla de algún modo. Lo mismo ocurre con muchas empresas, que lejos de invertir en seguridad o darle al área un presupuesto acorde, la mantienen relegada hasta que se topan con una situación grave, como un ciberataque.

En medio de una realidad global sin precedentes, donde el Covid-19 nos mantiene separados físicamente y que por consiguiente ha causado un auge en el teletrabajo, nos enfrentamos a un escenario donde se multiplican las potenciales amenazas a la seguridad.

hacker.jpg

Los trabajadores debieron trasladar los procesos laborales a sus redes domésticas y en muchas oportunidades hasta se valen de sus equipos personales para continuar con su rutina.

Pero el estar más tiempo conectados, nos transforma en blancos más susceptibles a los ataques de ingeniería social, que se aprovechan de la multiplicidad de usuarios, videoconferencias y hasta del e-commerce para acceder a información sensible.

Nota interior evento.jpg

El Teletrabajo dejó al descubierto que si bien en el ámbito corporativo había quienes ya habían adoptado o comenzado procesos de transformación digital y pudieron adaptarse al nuevo escenario, otras organizaciones que postergaron la decisión se vieron tremendamente afectadas por la falta de mecanismos de protección de su información.

“La seguridad informática tiene 3 pilares básicos que son indispensables para cualquier implementación exitosa: Software, Políticas y Hardware”, explicó José Luis Fernández, Responsable de Tecnología para Kingston Technology Cono Sur en el “Foro Datos Seguridad” organizado este martes y del cual participó Popular.

Además, el especialista destacó que “el uso de dispositivos encriptado por hardware, un almacenamiento rápido, combinados con las mejores prácticas, estándares y políticas son claves. Las computadoras portátiles y los dispositivos USB perdidos dejan a las personas y empresas vulnerables a la exposición de información personal y privada”.

“La ventaja es que hoy con el advenimiento de los SSD a un costo mucho más accesible, y estándares abiertos como TCG Opal de encriptación por HW, se facilita muchísimo obtener niveles muy avanzados de seguridad sin sacrificar la productividad del usuario, ni invertir enormes sumas de dinero”, valoró Fernández.

“Detectamos un incremento de ataques basados en ingeniería social, con la modalidad conocida como Phishing a la cabeza, pero que no es la única”, explicó Paulino Calderón, Fundador de Websec una firma de consultoría en seguridad digital.

Nota interior evento 2.jpg

El especialista destacó que los cibercriminales “son muy oportunistas y por eso tienen éxito. Y la pandemia los ayudó porque los usuarios están más tiempo conectados y abren muchos links”. Además remarcó que las amenazas a los sistemas no se limitan solamente a la descarga de ejecutables.

“Las personas se llevan los dispositivos a sus casas y de esta forma abandonan el perímetro seguro de las organizaciones, las cuales no están preparadas en muchos casos y quedan expuestas”, sentenció.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados