Todos los turistas manotean el celular y buscan sus páginas favoritas para nutrirse de datos y después, poniendo cara de expertos, lanzan una serie de afirmaciones precisas sobre el tiempo

MAR DEL PLATA (Enviado especial).- La madrugada del martes volvió a mostrar un aspecto brumoso. Después de un lunes de cielo gris de la mañana a la tarde, las estrellas aparecieron en cielo sobre la medianoche, dibujando sonrisas en los rostros de los turistas que presagiaban una jornada soleada. Pero ese cielo límpido no pudo apreciarse por mucho tiempo; desde el mar empezó a crecer una densa bruma y, en pocos minutos, la niebla se adueñó de la ciudad y la visibilidad se redujo considerablemente al punto que era muy difícil divisar el mar.

El panorama se mantuvo, incluso, hasta algunas horas después de que hubiera despuntado el alba. Pero cuando el sol empezó a ganar posiciones, la niebla se empezó a disipar y, si algo quedaba, el viento se encargó de limpiar el aire para armar un día que, desde temprano, se predispuso para invitar a la gente a regresar a la playa.

No hubo un cielo de celeste impecable, pero las nubes que se dieron cita desde la mañana y que no abandonaron el paisaje durante toda la jornada, no alcanzaron para malograr el día de playa; el sol estuvo siempre en primer plano, acompañado, es cierto, por un viento que se hizo sentir y que obligó a buscar puestos reparados a la hora de elegir el lugar de descanso sobre la arena.

La temperatura máxima del día apenas superó los 26 grados, lo que si bien parece una marca discreta, los 23° del lunes, con cielo nublado, dejaron en claro que no hace falta que el termómetro explote para pasarla bien en la playa e, incluso, sentir calor. Es más, después de las 15, y pese a hubo nubes que dejaron caer algunas gotas, se armó una tarde espectacular, con sol brillando a pleno y el termómetro acariciando los 28°, con lo que el verano recuperó su mejor aspecto.

ADEMÁS:

Anses: promociones y descuentos para beneficiarios de AUH y jubilados

Por eso, los protectores solares que no pueden tomarse descanso ni los días nublados -la resolana es aún más riesgosa que el efecto de los rayos solares cayendo directamente- volvieron a ser el primer recaudo a la hora de empezar a armar los bolsos para la playa; en este sentido, un dato a tener en cuenta a la hora de proteger el cuerpo, es no olvidar ponerse crema en los empeines de los pies, un lugar del cuerpo muchas veces olvidado y que suele generar muchos problemas cuando el sol ataca provocando, además de ardor, hinchazón y hasta algún cuadro de fiebre.

El panorama de la ciudad, en cuanto a su ocupación, mostró una merma de público en los diferentes puntos de concurrencia habituales. La inquietud de los operadores turísticos era confirmar si la gran cantidad de turistas que se advirtió en la última semana permanecería en la ciudad después del domingo o si se produciría el primer éxodo marcado; el lunes ,con cielo amenazante y mucha gente cambiando planes, no permitió hacer un cálculo exacto sobre esa situación. Sin embargo, ya por estas horas estamos en condiciones de asegurar que fueron muchos los turistas que eligieron emigrar el último domingo.

Entonces, habrá que estar atentos al movimiento de público que se empiece a registrar conforme se acerque el nuevo fin de semana, teniendo en cuenta que en el marco de esta nueva modalidad de los argentinos de elegir las franjas calendarias en las que se tomará descanso, un gran número presta especial atención a los pronósticos del tiempo tratando, ya que van veranear por un puñado de días, escoger aquellos que nos aseguren poder disfrutar de la playa.

ADEMÁS:

Advierten que 2019 vino con subas de 50% en alquileres

Pero este 2019 viene bastante irregular en materia climática, y aunque los que llegaron con el inicio mismo del año han tenido un balance favorable en cuanto a las visitas a cercanías del mar, todos están muy atentos a lo que pueda pasar. Atrás quedaron los tiempos en que había que recurrir a los viejos baqueanos que miraban el horizonte y, en cuestión de segundos, te anticipaban lo que iba a pasar a lo largo del día; hoy casi nadie analiza los aspectos naturales, todos manotean el celular y buscan sus páginas favoritas para nutrirse de datos y después, poniendo cara de expertos, lanzan una serie de afirmaciones precisas sobre el tiempo.

La jornada de ayer fue casi perfecta; y el "casi" tiene que ver con la presencia del viento, que sopló del Sudoeste a velocidades superiores a los 20 kilómetros por hora, por momentos se hizo molesto. En estos casos, lo mejor, al momento de acomodarse en la arena a comer algo o a tomar mates, fue elegir un punto cerca del mar, donde la arena está húmeda y vuela menos. También hay una ingeniería ya elaborada a la hora de la instalación de las sombrillas (hay que ponerlas inclinadas, contra el viento y bien enterradas para evitar que una ráfaga las arranque con lo peligroso que se torna ese momento), mientras que también están proliferando los turistas que llevan pequeñas carpas que también requieren de su minuciosa instalación.

La recomendación del día

Al momento de instalar la sombrilla en la arena tener en cuenta que quede bien asegurada. Los días de viento, con ráfagas fuertes, es habitual que se vuelen con el riesgo de que, la punta del caño golpee a alguien y lo lastime seriamente. Si no tenemos fuerza para lograr una profundidad adecuada, no hay que dudar en pedir ayuda al guardavidas (que suelen tener una pala a mano) o a algún caballero musculoso.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados