lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
17 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Terminó el sueño, pero la leyenda sigue: la Generación Dorada se despidió de Río

0
Comentarios


Por los cuartos de final, la Selección argentina cayó 105-78 ante Estados Unidos y se despidió de los Juegos Olímpicos. Ginóbili, Delfino y Nocioni jugaron por última vez en un equipo conmovedor, que quedartá para siempre en el recuerdo.

Terminó el sueño, pero la leyenda sigue: la Generación Dorada se despidió de Río
Argentina vs. Estados Unidos. Foto: AFP
Foto:

La Selección argentina masculina de básquetbol perdió 105-78 frente a los Estados Unidos, que despidió a los últimos sobrevivientes de la "Generación Dorada" de los Juegos Olímpicos, en los cuartos de final de Río 2016.

Emanuel Ginóbili, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y el capitán Luis Scola seguramente hayan disputado su último encuentro olímpico en el Arena Carioca de Río, donde los hinchas los saludaron como lo que significaron: la mejor Selección argentina de todos los tiempos.

 Esos cuatro jugadores estuvieron en cancha en los últimos minutos de juego, mientras el grito era ensordecedor desde las tribunas y frente a millones de televisores, otros tantos miraban con lágrimas en los ojos.

LEA MÁS:

      Embed


 Atrás de este inapelable triunfo estadounidense quedaron las dos medallas olímpicas (dorada en Atenas 2004 y bronce en Beijing 2008) y quince años de proezas por distintas partes del mundo.

 En el juego, los dirigidos por Sergio Santos Hernández tuvieron un prometedor arranque en el primer cuarto con un parcial de 19-9 producto de una fuerte defensa y la poca efectividad de tiros externos de los estadounidenses.

 Sin embargo, en el tramo final del cuarto inicial, Estados Unidos ajustó sus ataques y empezó a hacerse fuerte en la zona pintada para dar vuelta la historia. En la segunda manga, siguió con la hegemonía en ambos tableros por la potencia de Kevin Durant y empezó a estirar la diferencia, que mantuvo hasta el 56-40 con el que se fueron al descanso.



LEA MÁS:
      Embed


 El atrevimiento de Facundo Campazzo no alcanzó, porque si bien volvió loca por momentos a la defensa estadounidense, también tuvo muchas pérdidas en momentos clave del encuentro.

 Argentina esbozó una reacción en el inicio del tercer cuarto, pero para ese entonces, la confianza de Estados Unidos estaba por las nubes y demostró una diferencia física, principalmente, inalcanzable para los de Sergio Hernández.

 Con la cabeza en alto, la Selección de básquetbol cerró su etapa más gloriosa de la historia con una demostración de hombría, carácter y valores por el deporte incomparable.

LEA MÁS:
      Embed



      Embed


Comentarios Facebook