viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
General
16 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Histórico: Brochero ya es santo, el primero nacido y muerto en Argentina

0
Comentarios


El papa Francisco, con la presencia del presidente Mauricio Macri, encabezó la ceremonia en la Plaza San Pedro, ante más de 80 mil personas. En el rito, también se canonizaron a otros seis beatos

Histórico: Brochero ya es santo, el primero nacido y muerto en Argentina
Foto:

Argentina ya tiene al primer santo nacido y muerto en el país. En una histórica ceremonia en la Plaza San Pedro y ante 80 mil personas, el papa Francisco canonizó al "cura gaucho" José Gabriel Brochero (1840-1914). Mauricio Macri y Juliana Awada presenciaron el rito, que llegó a su punto más alto a las 10.32 de Roma (5.32 de Argentina), cuando el sumo pontífice declaró y definió la santo al religioso cordobés.

Además de Brochero, otros seis beatos también fueron canonizados. El líder de la Iglesia pronunció las históricas palabras en latín y dijo: "(a los siete beatos) Inscribirlos en el Libro de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados como santos".

En la misma ceremonia, Francisco proclamó al "niño mártir", el mexicano José Sánchez del Río, un joven cristero de 14 años procesado y ejecutado por oficiales del gobierno de su país, durante la guerra cristera en México en 1928. Los dos nuevos santos latinoamericanos, que vivieron a comienzos del siglo XX, son figuras que representan a la iglesia católica en el continente: uno comprometido con los pobres y enfermos, otro dispuesta a sacrificar su propia vida por la fe.

      Embed
banner

"Los santos son hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración. Hombres y mujeres que luchan con la oración, dejando al Espíritu Santo orar y luchar en ellos; luchan hasta el extremo, con todas sus fuerzas, y vencen, pero no solos: el Señor vence a través de ellos y con ellos", explicó el papa ante los miles de fieles.

Durante la ceremonia también fueron canonizados otros cinco santos: los franceses Salomón Leclercq (1745-1792) e Isabel de la Santísima Trinidad Catez (1880-1906), el español Manuel González García (1877-1940) y los italianos Ludovico Pavoni (1784-1849) y Alfonso María Fusco (1839-1910). Las reliquias de los nuevos santos, entre ellas fragmentos de huesos, fueron bendecidas por el Papa.

Ellos representan "el estilo de vida espiritual que nos pide la Iglesia: no para vencer la guerra sino para vencer la paz", recalcó el papa, recordando que "hay que orar siempre sin desanimarse".

LEA MÁS:

      Embed

Entre los argentinos llegados especialmente para la canonización estaba también Fabiana Brochero, hija de un sobrino nieto del santo y que en medio de la alegría en la Plaza San Pedro mostró su "alegría" por la ceremonia.

"Es un honor estar en Roma, frente al Papa y con esta cantidad inmensa de gente que nos acompaña. Es un orgullo estar acá con los argentinos y estar todos identificados con la misma bandera", expresó.

Además del Presidente y la primera dama, durante la canonización también saludaron al pontífice la canciller Susana Malcorra, el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti junto a su mujer, el ex gobernador José Manuel de la Sota y el embajador ante la Santa Sede Rogelio Pfirter.

      Embed

Comentarios Facebook